Glorioso-Coruña: notas sobre el Coruña
RSS

21/9/2001 - 00:00
Enviada por Mikel Sagarduy





Acertar con una alineación o con un once tipo cuando tu rival es el
Deportivo de la Coruña es misión harto difícil. El equipo gallego tiene dos caras, una cuando visita y otra cuando recibe. En las dos su esquema es similar : una línea de cuatro atras, 2 volantes en el centro, 3 hombres de enlace y un delantero centro nato.

Lejos de su terreno el doble pivote que habitualmente lo forman en Riazor Mauro Silva y Valerón es algo más conservador dando entrada a gente con más recursos defensivos como Duscher o Emerson y sustituyendo en el enganche a Makaay por Valerón como quiera que Djalminha es baja por lesión.

En las alas los titulares son Víctor por la derecha y Fran por la izquierda, pero ninguno de los dos están recuperados de sus respectivas dolencias y bien que lo celebramos ya que sus sustitutos José Manuel o bien Scaloni, por el primero y Amavisca (con el que algún medio se columpió anunciando su fichaje por el Glorioso a bombo y platillo, y aqui paz y después gloria.....) por el segundo no llegan ni de lejos a la calidad de los internacionales.

Arriba es Diego Tristán quien se encarga del gol o en su caso de ablandar la zaga contraria para que remate la faena un Makaay que por cierto casi siempre "moja" en Mendizorrotza

Un dato a tener muy en cuenta: las irrupciones por la banda derecha y desde atras que protagoniza Manuel Pablo al que le acompana Romero en el banda opuesta. La pareja de centrales son toda una incognita. Djorovic parece fijo pero en su compañía pueden estar Donato, Naybet o César, a cual con más calidad.

Con todo el equipo de Irureta sufre mucho fuera de sum hasta hace poco, inexpugnable feudo, ya que eso de que sus rivales lleven la iniciativa, le presionen bien arriba y le escondan el balón no lo llevan nada bien acostumbrados como estan a manejar los tiempos de los partidos.

Bueno será que el equipo albiazul se muestre "agresivo" desde el inicio, ya que un ritmo de presunto dominio baldío en el centro del campo, sin presión arriba y sin ocasiones es precisamente lo que van a buscar los gallegos por el respeto que tienen hacia el feudo y el rival, para dar el zarpazo (gente tienen para ello) final en las postrimerías o para dar por bueno un empate que en Mendi pocos equipos grandes van a conseguir.





Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal