Glorioso 1 - Málaga 0: notas personales sobre el partido
RSS

03/10/2001 - 17:30
Enviada por fidel





Equipo nuevo, nueva victoria. Justa -no de justicia, sino de justeza- y con discusión arbitral, esta vez por parte malacitana. Un gol de penalti -tonto, pero claro- desequilibró el choque en favor de los albiazules. Un episodio más de la liga igualada que nos toca vivir. La buena noticia del día es que los árbitros -algunos árbitros- nos respetan cuando el rival es el Málaga. Malos siguen siéndolo un rato, pero al menos algunos, ante algunos rivales, no nos hunden. Aleluya.

Equipo nuevo, nueva delantera. Iván Alonso y Vucko, titulares el mismo día. Una locura, visto lo visto hasta ahora. Y una bendita locura. Con dos puntas, el rival necesita cuatro atrás para vivir tranquilo, lo cual da más aire al resto del campo. Con dos puntas y jugando balones largos, este equipo llega a jugar alegre, crea ocasiones. Se nos hará raro no ver dos puntas en casa...

¿De qué iba en el partido Rubén Navarro? Sales de refresco en la segunda mitad, cuando el Málaga apretaba, y juegas al paso, no presionas, solo juego posicional delante. En un equipo basado en el trabajo de todos, uno que no brega hace que los demás tengan que trabajar por él. Que Iván Alonso con el tute de todo el partido encima corra más que Rubén Navarro recién entrado es para pensarse seriamente quién debe ser titular en este equipo.

Más preguntas: ¿por qué cuesta tanto que alguien que no sea Kike o Téllez de un pase de cuarenta metros? Así no hay quien aproveche un desmarque -parecía que a Mara le estaban atracando, manos arriba, a cada minuto- y se permite al equipo rival jugar con comodidad. Y, otra pregunta, ¿cuántos jugadores de los creativos en el equipo son capaces de hacer un control orientado al recibir un pase desde más de dos metros?

Sigo con el interrogatorio retórico: Mara, ¿es mejor por la derecha o por la izquierda? Ayer jugó, creo, su mejor partido -¡si hasta defendió!- y anduvo bien por ambas bandas, pero algo mejor, a mi juicio, por la izquierda. Centra con ambas piernas, se mueve rápido, se desmarca... cuando le pasen la pelota empezará a ser un crack.

Ahora, tras las preguntas, las afirmaciones. Por ejemplo, que Karmona me sigue pareciendo un excelente central. De menos a más ayer, volverá al banco cuando Kolotxo esté recuperado, pero las garantías que ofrece el capi son totales.

Como lo son hasta ahora las que ofrece Kike. La verdad es que no daba un duro por él a mediados de agosto, pero el tío se ha ganado a pulso el ser el mejor del equipo en los dos últimos meses. Ayer volvió a salvar un gol en un alarde de reflejos. Con el quince por ciento de la liga consumido, Kike sigue impecable. ¿Suerte? Ya no parece que sea así. A lo mejor esta es su temporada. Que así sea.

Y, para acabar, el elogio a lo sencillo. ¿Cómo llegó el gol? Pues haciéndolo fácil. Un jugador recibe en la medular, controla, pasa y corre; vuelve a recibir, intenta proteger y le hacen penalti. La jugada más simple del partido, sin intentos de hacer lo que no se sabe, moviéndose a la vez que se mueve el balón. Si hay un jugador en este equipo que hace las cosas sencillas, este es Vucko. Pelea la pelota cuando hay que pelear, pasa al jugador más libre y cercano cuando no puede avanzar, avanza y se desmarca cuando no tiene balón, tira cuando tiene tiro, presiona cuando la pelota la tiene el contrario, recupera o ayuda, con su presión, a que el contrario recupere. Hombre de y para el grupo, no escatima ningún esfuerzo... Todo fácil, sencillo, natural. Con once tíos como Vucko en el campo, puede que perdiésemos algún partido, pero a buen seguro que saldríamos del campo en paz, pensando que, a lo mejor, la vida no es tan complicada. ¡Por favor, Mané, que este tío siga jugando!


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal