Glorioso 0 - Madrid 0 : Notas personales sobre el partido
RSS

14/10/2001 - 16:50
Enviada por fidel





Pocas cosas me cabrean más que hablar de los árbitros. Pero es que lo de Daudén fue llover sobre mojado. Listo como él solo, no hizo nada excesivamente escandaloso -de hecho, no se ha hablado de él en ninguno de los reportajes que he visto de la jornada en la tele- pero, en un partido competido por ambas partes, fue amonestando a jugadores del Glorioso por acciones similares a las que estaban haciendo sus rivales. Permitió que le mangoneasen el tiempo del partido cuando la lesión de Karanka. Consintió saques de banda a los rivales del Glorioso diez metros por delante de donde la pelota había salido. Corrigió, con tarjeta incluida para Iván, un mal saque de falta por parte de los blancos a instancias de los dos fallones. Amonestó a Lloréns por portestar, mientras sirvió de hombro para los lloros de Figo. Y, para acabar, pitó el final cuando Vucko se perfilaba para centrar uno de esos balones que hacía palidecer -en las postrimerías del choque- al mismísimo Makelele. ¿Por qué resulta más fácil llegar a una final de la Uefa que ganarle al Real Madrid en Mendi? Decía en un comentario anterior que sería una lástima que el techo de este Glorioso no lo marcasen sus propias limitaciones, sino decisiones ajenas. Y la cosa sigue por ese camino.

Y una vez arreglado el estamento arbitral, vayamos con lo demás. Interesante partido, muy tenso, sin apenas momentos perdidos, con mucho ritmo, muy trabajado, ante un rival muy bueno a priori y dopado con silbatina. Y con resultado de portería sin encajar un gol. Bien.

Salvo por un pequeño detalle: sin apenas tiros a puerta. Es la historia de hace un par de añitos: el equipo menos goleado, pero con escasa anotación. Al final, con permiso de Osasuna, podemos tener el ratio de puntos logrados por gol marcado más alto de la Liga. No está mal, pero hay que marcar, aunque sea de vez en cuando.

Me gusta más el equipo con Iván Alonso que con Rubén Navarro como punta solitario. Si a Mara lo crucificaron los que le compararon precozmente con Contra, a Navarro llevan camino de hacerlo los que le colocan como sustituto de Javinho. De momento, las opciones que teníamos en casa están siendo mejores que las aportaciones recién llegadas. Puede que eso cambien con el tiempo, pero de momento estos dos jugadores son más actores de reparto que primeros artistas.

De nuevo, dos jugadores discutidos resultaron a mi juicio de lo mejorcito. Pablo volvió a ser el referente creativo del equipo. De un equipo, por otro lado, lento hasa la desesperación, con una obsesión absoluta por no perder la bola, dando juego a los centrales, balón para un lado, balón para otro, hasta encontrar, si se daba esa circunstancia, un hueco para poder ver la cara de Hierro o de Karanka. A Casillas, en los cromos.

Me gusta cada día más la forma de jugar de Lloréns. Es el jugador que mejor controla la bola en este equipo. Con un buen balance entre defensa y ataque, con buen tiro, sacrificado... espero que la opción de compra de éste la podamos pagar.

Y va entrando en harina Witschge. El sábado intentó combinar fantasía con realismo, buscando la "vía con florituras hacia el Maneísmo", la cuadratura del círculo. En el rato que estuvo en el campo hizo algo de magia y bastante de lucha. Lástima que fuese a costa de mandar a Pablo a la caseta.

Puesto a repartir elogios, de nuevo Colocho y Karmo tienen que llevar los suyos. El capi, con el hándicap de la amarilla pematura. Como se recupere pronto Eggen, puede suceder que a Téllez se le vaya el mundial por su mala cabeza. Parece mentira que este hombre no espabile. A la chita callando, Karmona lleva ya unos cuantos minutos jugados, haciéndolo además bastante bien. Y, por primera vez en años, no es el más vetarano de los centrales en el campo. Porque no me creo yo que Kolotxo tenga veinte tacos. Este tío parece de la quinta de Franco Baresi, con oficio, sitio y facultades. Y solo vale dos mil kilitos, que en euros es todavía menos. ¿Quién dijo que Javinho por 1.500 era un chollo?

Llevamos ocho jornadas y doce puntos. A este paso, y si para salvarse hacen falta cuarenta y cinco puntillos, estaremos fuera de peligro en la jornada treinta. A ver si es verdad.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal