Valladolid - Alavés: notas sobre el Real Valladolid
RSS

18/10/2001 - 07:40
Enviada por Mikel Sagarduy





El domingo pasado, aprovechando que no había fútbol en Vitoria, decidí pasarme por San Mamés para hacer de espía de dos equipos a los que próximamente tendremos enfrente.

El choque deparó sorpresas y certezas a partes iguales. La sorpresa mayor fue encontrarnos con un Valladolid asentado y de gran personalidad que propició con su futbol el desorden del rival. La segunda novedad fue ver por primera vez a un árbitro valiente desprovisto de la losa psicológica que implica pitar en San Mamés tantas veces glosado y engrandecido por la incondicional y ganada a la causa "troupe mediática". Mejía Dávila pitó lo que vio y trazó de forma clara una raya entre la violencia y lo que en San Mamés de manera paranoicamente colectiva y ventajista llaman nobleza. Entre
las certezas, el Atleti, sin un rival "grande" o vecino, en definitiva motivante, y sin primas de por medio, mostró su fútbol atropellado, inconexo y antediluviano.

El Real Valladolid, sin embargo, me sorprendio positivamente, por su buena colocación sobre el terreno de juego, por el buen trato al balón con un Eusebio inconmensurable y por la calidad de los hombres de arriba que todo lo que tocaban iba a gol.

El equipo pucelano presenta una enorme variación táctica segun juegue fuera o en casa y según el rival al que se enfrente.

En Zorrilla la defensa habitual suele ser la siguiente: Torres Gómez por la derecha, Tena o Peña y Santamaría como centrales y Marcos por la izquierda; los dos laterales en defensa son prácticamente indesbordables.

En el centro es donde Pepe Moré cuenta con más posibilidades dado el número y la calidad de sus hombres. El dibujo tampoco está claro, ya que suele alternar un pivote con un enganche y dos delanteros o el doble pivote con tres hombres de enlace y un punta.

Los cerebros son Richetti y Eusebio. El primero es más gris pero más
completo, el segundo sigue siendo brillante tanto en la lectura de los partidos como en la ejecución de pases magistrales con los que Tote y el "Turu" arriba se frotan las manos. Una de las claves del partido sera abortar esas afinidades.

Otra baza ofensiva de gran empaque es Fernando, que desde la izquierda hacia el centro y de atrás hacia arriba irrumpe con mucho peligro y por sorpresa, aunque quizás este año este un tanto ensombrecido por un genial Tote que va para figura.

A todos ellos hay que unir gente como Caminero, F. Sales, Jesís, Cuauthemoc o el joven Oscar, que redondean un equipo de los más tecnicos de la categoría.

Aun así pienso que el Deportivo Alavés esta en disposición óptima de sacar los tres puntos puesto que el R. Valladolid en Pucela se le atragantan los rivales ordenados, homogéneos y cerrados atrás que les impiden la ejecución de su juego: la contra.



Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal