Glorioso 1 - Las Palmas 0: Notas personales sobre el partido
RSS

28/10/2001 - 15:42
Enviada por fidel





La UD Las Palmas es un equipo que se ha ido cruzando varias veces con los albiazules en los últimos años y en diversas categorías, deparando casi siempre momentos intensos en la historia del Glorioso. Ayer el partido tenía pues un cierto toque emotivo y hasta familiar, al menos a priori. Luego, la realidad se encargó de mostrar su vis más prosaica, deparándonos un choque marcado por la labor defensiva de ambos equipos, por el entusiasmo por el gol de Colocho y por los nervios, los interminables nervios ante la presión creciente de los canarios y el miedo a que los puntos volasen pegados a las alas amarillas.

Pero la cosa terminó bien. Al final, tres puntitos al zurrón, y hasta el año que viene, pío-pío-pum-pum. Así es el fútbol: ayer tocó ganar sin merecerlo en exceso. Bienvenido sea el exceso de premio, que ya se encargará la liga de ofrecernos ocasiones de gran juego y escaso premio.

Repitió equipo Mané hasta en la portería. El bueno de Kike no tiene suerte. En su mejor año como albiazul -y posiblemente como portero- no gana para lesiones. Ayer corría un rumor por Mendizorrotza acerca de que podía haber algún equipo extranjero tras el meta, que termina contrato este año. Parece que la realidad no es tan halagüeña ni para el futuro del jugador ni para las arcas del club. Más bien parece que, como cantara Rubén Blades, "si naces para martillo del cielo te caen los clavos".

Otro rumor, este de más calado, también oído en la grada, es el de que el club no va a ofrecer la renovación a Desio. El argentino termina contrato este año, y su lesión le mantiene fuera de juego. Esperaremos a ver cómo se desenvuelven los acontecimientos. Desde luego, es una ocasión para mostrar el señorío del que a veces se presume desde el club. Espero que quien firma los cheques siga conociendo a Hermes.

Hablando de cosas de dentro del campo, me apenó mucho la tarjeta a Coloccini. Al rizos le han liado en el saque de una falta y ha terminado pagando la factura. El caso es que, salvo que el club apele y le hagan caso -algo que entra dentro de lo posible, dado el historial de comités que tiene este club durante la presente campaña-en San Mamés no tendremos a Coloccini. No me importa en exceso su ausencia en labores defensivas: Karmona es bueno y supongo que estará muy motivado, recordando aquella camiseta "Bermiotik Europara" con la que secaba sus -nuestras- lágrimas hace dos temporadas.

Me preocupa más la ausencia de Kolotxo delante. Este equipo tiene varios delanteros en nómina, pero la lista de goleadores la lideran dos defensas. Adelante tenemos algún que otro problema. Por ejemplo, sigo sin ver a Rubén Navarro como un delantero para este equipo. Por lo que le he visto hasta ahora, es un jugador muy del montón. Pienso que tiene que ser bastante mejor de lo que hasta ahora ha demostrado, entre otras cosas porque el club pagó una pasta por él en verano, y aquí regalan poco. Mané sigue dándole oportunidades, pero sigue sin cuajar un partido digno. Hoy se ha pitado algo el cambio de Iván por Jordi, creo que porque quien sobraba era Navarro, que ha durado pocos minutos más sobre el césped. A ver si en San Mamés se sale.

El resto de puntas tampoco termina de descollar. Iván le pone más sangre que Navarro, pero no marca. Vucko no juega, pese a que cuando sale gusta. Magno no es estrictamente un delantero (por cierto, ¡vaya pelada!). Así que hay que mirar para atrás a la hora de buscar gol. Y eso no es muy normal.

Da gusto ver la clasificación. El Glorioso, cuarto, a tiro de piedra del liderazgo. Grande. Después de noventa minutos de nervios, tila para pasar la semana, un tranquilizante que nos vendrá bien, porque lo que nos espera es un Athletic-Alavés, que más que un partido es una asignatura que nuestro equipo tiene pendiente, y que ya va tocando aprobar. Aunque, termine como termine ese partido, el Glorioso saldrá de San Mamés siendo el mejor equipo vasco. Da gusto ver la clasificación.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal