Glorioso 1 - Celta 0: Notas personales sobre el partido
RSS

18/11/2001 - 16:27
Enviada por fidel





¡Salve al segundo clasificado en la mejor liga del mundo mundial! ¡Tiembla, orden futbolísitico establecido, que aquí llega el Glorioso! Este Frankestein futbolero, hecho con retales de mejores sastrerías, este brote desmochado en verano a base de millones por dizque grandes escuadras italianas, este equipo seguido por gente del pueblico de Gasteiz, por alavesicos, fríos como la tierra que habitan -que habitamos- este club que parece que tiene que pedir perdón cada vez que respira, como si el aire lo tuviese que pedir prestado a otros dueños, esta banda de amigos que comparten tortilla y vivencia cada viernes, este equipo dirigido por un tío normal al que nadie en su sano juicio políticamente correcto asociaría nunca con el banquillo de Madrid o Barcelona -equipos que ahora miran desde atrás en la tabla- este embajador del fútbol profundo dirigido por gentes que a la mínima traicionan su memoria por dos perras... este equipo que defiende esta temporada al club al que amamos profundamente se ha colocado segundo en la clasificación de Primera División de la Liga española con más de un tercio de los partidos disputados.

¿Se ha vuelto loco el fútbol? ¿Es que con el nuevo siglo las clasificaciones se hacen de otra manera? ¿Será que los grandes han adpatado ya sus puntos al futuro y los han convertido en Euros, y el Glorioso todavía no ha hecho la división por 166,386? Nada de eso. La victoria sobre el Celta ha hecho visible en el teletexto la realidad de este fútbol de principios del tercer milenio. La relación entre lo que se paga a un jugador y su valía no es lineal, sino logarítmica: Zidane puede costar cien veces lo que Jordi, pero el francés no aporta mucho más que lo que hace el catalán. Se puede hacer un gran equipo con el tercer mejor jugador de un equipo megamillonario en cada puesto. Y mucho más barato. Eso aquí se sabe desde hace años, y esta segunda posición da la razón a la política de hombre y no de nombres a la hora de hacer un equipo.

Así que nada más cuerdo que lo que está haciendo el Alavés hasta ahora. Sobre todo si se aplica la máxima de hacer muy bien lo que se sabe hacer. Los equipos serios se hacen de atrás hacia adelante, y en este equipo atrás hay mucha calidad, y en general hay una gran mentalidad defensiva. Jugadores como Magno, Jordi y Pablo se bregaron con sus pares celtiñas no solo en ataque, sino también presionando para evitar que los de Víctor pudieran pensar. Un jugador como Turiel, con problemas cada vez que tiene el balón en los pies en situación ofensiva, puede ser titular en este equipo porque lleva marcada a fuego la disciplina defensiva. Un veterano con una trayectoria poco brillante como Lloréns puede llegar a ganar la liga con este equipo siendo titular indiscutible por la prioridad absoluta que le da en su juego a la seguridad defensiva sobre las veleidades atacantes. En un fútbol cada vez más dado a las distracciones, el Glorioso es el triunfo de la convicción y la fe en un equipo y un sistema que engrandece a quienes encajan en él.

Interesante el duelo creativo entre Pablo y Luccin. Viendo estas cosas uno reflexiona sobre el nivel de paranoia que puede llegar a producirse en determinados colectivos en determinados momentos, y sobre lo bien que nos va sin mirarle la partida de nacimiento ni a jugadores ni a parientes directos. Me gustó Luccin, pero el gol lo metió el de Vitoria, que además está haciendo una temporada soberbia. Fíjate tú qué cosas. ¿Quién de los dos irá a la selección de Euskadi este diciembre?

Lo que tiene poco arreglo es lo de la delantera. Cuando Rubén Navarro se ha ido, tras firmar una vez más un partido mejorable, ha entrado Iván Alonso, y las cosas han ido parecido. El mejor delantero, Magno. Ya empiezan los rumores sobre posibles refuerzos en diciembre, y el primer nombre que silban los fríos vientos es el de Dani, delantero, poco usado por el Barça. Este equipo con delanteros más efectivos sería un fenómeno que me río yo del Estudiantes de Zubeldía y Bilardo.

El caso es que una jornada más nos ha tocado sufrir para al final disfrutar. Que vengan muchas como esta.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal