Glorioso 2 - Barça 0: Por la garra al liderazgo
RSS

01/12/2001 - 16:17
Enviada por glorioso.net





Histórica victoria alavesista en un intenso partido ante el Barça, en el que los albiazules dominaron de principio a fin y lograron en noventa minutos memorables borrar de un plumazo la pobre imagen que se trajeron entre semana del Molinón, meterse a la afición en el bolsillo y terminar el día como líderes, setenta años después, de la Primera División.

Mané dio entrada a Turiel en el doble pivote, junto con Pablo, y a Ibón Begoña, Astudillo y Magno por delante de ellos, con Rubén Navarro en punta. Un equipo que se volcó de inicio en la presión al rival, que para el minuto diez hubo de rehacer su defensa, asignando a Puyol la tarea de vigilar a Magno. Este cambio solucionó solo en parte el despiste defensivo del Barça, incapaz de encontar el sitio en el campo ante el esforzado trabajo de presión albiazul. En el otro lado del campo, Coloccini y Téllez iban dando buena cuenta de Rivaldo y Kluivert, a los que poco a poco fueron sacando del partido con una mezcla de velocidad y contundencia.

Al trabajo alavesista le faltaba la guinda del gol, y este llegó de penalti, tras un excelente pase de Pablo a Rubén Navarro, que este -en su mejor partido de la temporada en Mendizorroza- controló en el área y forzó a Andersson a cometer penalti sobre el punta albiazul. Lloréns se encargó de anotar su quinto gol de la campaña y de colocar al Glorioso como líder provisional. Corría el minuto 22, faltaba aún una eternidad para concluir, pero lejos de cambiar la historia del partido por el gol, se acentuaron las características del mismo: el Alavés siguió controlando, cada vez con más autoridad, mientras que el Barça continuaba a la búsqueda de un espacio bajo la luna gasteiztarra. Turiel envió al poste un balón al filo del descanso, en medio de la noche cerrada de los catalanes.

En el descanso Rexach debió de leer la cartilla bien leída a sus hombres, porque en la reanudación los blaugrana subieron la intensidad de su juego, intentando presionar y elevar el tono físico del partido. Sin embargo, el Alavés siguió cómodo en el partido, en un tipo de partido -en clave de garra- para que está excelentemente preparado. Un soberbio gol desde treinta metros de Ibón Begoña terminó por despejar la incógnita que flotaba aún, mediada la segunda mitad, sobre Mendizorrotza, que no era otra que la de saber qué podía poner sobre el césped el Barcelona para contrarrestar la concentración y el alto tono físico que los albiazules estaban desplegando.

La entrada de Saviola no varió gran cosa el panorama, aunque al Conejo le cupo el honor de ser el único jugador sobre el césped -y ayer, posiblemente sobre el planeta- capaz de superar a Coloccini. Solo una vez, eso sí. El caso es que el partido terminó con el Alavés mandando. En el campo y, ¡qué cosas!, en la clasificación de la mejor liga del mundo. ¡Qué cosa más linda!


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal