Historia Albiazul: El primer día en Mendizorroza sin Sarasola
RSS

05/11/2009 - 21:41
Enviada por José Luis Gracianteparaluceta





Partido de vuelta de Promoción de ascenso 4-Julio-1969   Deportivo Alavés 1-Bilbao Atlético 0

Bilbao  Atlético:
De pie de izquierda a derecha:Santamaría, Cenitagoya, Beitia, Zarzosa, Arrue, Birichinaga.
Agachados: Díaz, Monreal, Zubiaga, Platas y Gonzalo.

Deportivo Alavés:
De pié de izquierda a derecha: Aramayo, ”Kaíto”, Ayerbe, Ezquerra, Bernal, Baqué.
Agachados: Amutio, Esparza, Cobos, Búa y Encontra.

Foto: Mendoza


Un  día aciago


Tras el trágico accidente de circulación sufrido por el amezketarra Andoni Sarasola, a consecuencia del cual falleció en Vitoria el domingo 15 de Junio, la moral de los jugadores había quedado muy tocada. Y eso se notó, en el partido de ida disputado en San Mamés el 28 de Junio, donde el equipo alavesista perdió por 3 a 0. Uno de los jugadores que más acusó el golpe fue el motricoarra  Bernardo, a la sazón portero titular e íntimo amigo del fallecido, y que en este primer partido de la eliminatoria, tuvo que ser sustituido por el vitoriano Tobalina en el primer tiempo, cuando el resultado iba 1 a 0.

En el partido de vuelta en Mendizorroza ,con un lleno  a rebosar,  el recuerdo del gran defensa central ,que hubiese fichado por el Español, flotaba en el ambiente de los graderíos y del que no eran ajenos los jugadores, que saltaron al  campo muy nerviosos como se demostró a lo largo de todo el encuentro. Incluso el famoso húngaro Ferenck Puskás, a la sazón entrenador del equipo, alineó en este encuentro, al cancerbero Aramayo que era el tercer portero y que actualmente es el fisioterapeuta del Real Valladolid, puesto en el que lleva un sinfín de temporadas.

Arbitró el trencilla Franco Martínez ,que esta misma temporada ascendió a la Primera División.

El resultado final fue de 1-0 favorable a los locales, gol marcado por el eibartarra Baqué  que posteriormente jugó en la Real Sociedad en Primera, en el minuto 43 del segundo tiempo, a todas luces insuficiente para conservar la categoría y que llevaba al equipo filial de los cachorros ,al ascenso de Tercera a Segunda División, que tenía grupo único. Yo aquella tarde ví lágrimas en los ojos de muchos aficionados de las mas diversas edades, en una mezcla de dolor, impotencia ,rabia y emoción. Hoy día que estoy mal escribiendo estos recuerdos me vienen a la memoria los mismos sentimientos que experimenté aquel día aciago


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal