Crónica de la decimoquinta jornada futbolística
RSS

05/12/2001 - 08:39
Enviada por Borja del Pozo Castillo





Uno de los grandes beneficiados de la jornada fue el Madrid tras su victoria por la mínima ante Osasuna (2-1). El conjunto blanco marcó dos goles, bajó el ritmo y se llevó algún sustillo final. El Málaga ganó a los pupilos de Toshack con un único gol de Miguel Ángel (1-0). Darío Silva fue expulsado y la Real no supo aprovecharse de dicha circunstancia. El Málaga se llevó los tres puntos ante un posible rival directo. El Valladolid ya no deja escapar los puntos de casa y venció a un Rayo Vallecano, colista de la Liga, falto de ideas (3-1). El Rayo se hunde un poco más.

El Deportivo volvió a perder lejos de Riazor. Esta vez, ante un Espanyol que vuelve a salvar el puesto de su entrenador. Un gol de Tamudo (1-0) convirtió el partido en la cuarta derrota consecutiva de los coruñeses fuera de casa. El Betis ganó, como es característico de esta jornada, por la mínima con un golazo de Joaquín (1-0). El Tenerife acabó con ocho jugadores y poco pudo hacer. El Betis se sitúa como colíder de la clasificación. El Villareal cierra una semana un tanto desgraciada tras la grave lesión de Palermo con una derrota en Balaídos (3-1). El Celta se impuso con cierta facilidad y entra en los puestos europeos.

El Valencia se abona a las tablas. Consiguió su noveno empate en lo que va de competición (1-1). Un golazo de Luque adelantó al Mallorca. Los valencianistas embotellaban al Mallorca pero el contragolpe del conjunto bermellón era muy peligroso. Fue Mista quien con su gol evita una pequeña crisis en la ciudad del Turia. En el Insular, Las Palmas y Sevilla protagonizaron uno de los partidos más disputados. Una parte para cada uno, los dos gozaron de ocasiones para adelantarse en el marcador y finalmente, el once canario se llevó el gato al agua. El tanto de Josico dio la victoria a los amarillos (1-0). Dos golazos del ‘pichichi’ Urzaiz sirvieron para que el Athletic ganara su partido al equipo de Txetxu Rojo (2-1), quien volvía a San mamés como entrenador visitante. Los bilbaínos están en puesto de Liga de Campeones, a un punto del líder, el Alavés.

El Glorioso anuló por completo al Barça y le impidió desplegar su fútbol. El equipo de Mané salió a ganar el partido desde el primer minuto y con una asfixiante presión y un trabajo digno de admiración, el Alavés ganó por dos goles a cero. El Barcelona estuvo a merced del equipo babazorro y no disparó a puerta hasta el minuto 75 de partido. El Alavés escribe, con esta victoria, otra brillante página que añadir a su historia ya que es el nuevo líder de la Liga de las Estrellas. El Alavés vuelve a ser primero después de 71 años. El Glorioso levanta pasiones entre el mundo del fútbol gracias a su buen quehacer, su humildad y su lucha constante. Y es que el nuevo líder, enamora.



Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal