¿Estamos soñando?
RSS

10/12/2001 - 09:20
Enviada por Asier





El Glorioso sigue haciendo historia, sigue aguantando ahí arriba, en lo más alto, en la cumbre de la supuestamente mejor liga del mundo. ¿Estamos viviendo un sueño? No, nuestro equipo ya es una realidad, estamos ahí porque tenemos que estar ahí. Ya no es el equipo revolución, es el líder, el Deportivo Alavés, el Glorioso.

Pasando a analizar el partido de la Romareda, y como novedad, voy a analizar el equipo empezando por la delantera. Rubén Navarro, un jugador que realmente no gusta (mejor dicho, no gustaba) a los seguidores albiazules y que demostró que puede valer para eso que queremos de él, que puede ofrecer más de lo que ofrecía hasta ahora; en definitiva, que puede marcar. Dos preciosos goles, más el segundo sin duda, que dieron al Alavés la posibilidad de seguir viviendo este "sueño" una semanita más.

Bogdan Mara fue otra de las piezas clave en la victoria del Glorioso. Supo aprovechar al máximo la titularidad que Mané le brindó en la tarde del domingo. Se olvidó de la masiva individualidad de la que pecaba en sus primeros partidos como albiazul y pasó a entender el comportamiento y la filosofía de este Deportivo Alavés: el trabajo en equipo, el compañerismo, la falta de individualidades ... Mara supo pelear, trabajar, dejar incluso jugadas de calidad pero eso sí, sin caer en el cegamiento que le podía causar la oportunidad de destacar. Él mismo dijo, de hecho, esto mismo que estoy nombrando, en unas declaraciones posteriores al partido.

Pablo, Astudillo y Turiel; como siempre, supieron mantener el control ante un transitado pero inoperante centro del campo maño. Astudillo no recuperó tantos balones como nos tiene acostumbrados, pero trabajó igual que siempre, corriendo kilómetros como sin juicio. Pablo y Turiel, consistentes, trabajadores, en definitiva, como debe ser una buena medular (el pase de Pablo a Rubén en el segundo gol es para grabarlo y verlo en momentos bajos). Ibon Begoña volvió a jugar un partido muy serio, como suele ser habitual en él fuera de casa, lejos de la presión de ese grupo de aficionados que no le perdona ni un fallo.

La defensa, como de costumbre, infranqueable en la mayoría de los casos. Téllez y Coloccini, fuertes y concentrados, frenaron al presumiblemente enrachado Yordi y al resto de compañeros aragoneses. Kanu, disfrutó de su titularidad, jugó como debe jugar, y no nos dio tiempo a echar de menos al lesionado Geli. Y Llorens, más de lo mismo, concentrado y consistente, frenando las pocas internadas de los zaragozistas.

Así que, espero poder comentar dentro de siete días que hemos ganado al Sevilla. Decir que seguimos ahí arriba, cada vez más cerca de lograr ser campeones de invierno, que como todos sabemos, da una moral increíble de cara a la segunda vuelta; y más aún en un conjunto como el Glorioso.



Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal