Así, así, así gana el GLORIOSO
RSS

11/12/2001 - 05:31
Enviada por Satur Vivas





Parodiando la famosa frase que en muchos campos le cantan al Real Madrid, aquello de "así, así, así gana el Madrid" (no en sentido positivo por cierto), al DEPORTIVO ALAVES sí podría referirse la frasecita de marras. Cualquiera que tuviera la suerte de presenciar el choque ante el Zaragoza, menos Txetxu Rojo, claro está, pudo ver un equipo con empaque, bien situado en el campo. Incluso me atrevería a decir que controló cuando quiso, como quiso y donde quiso al Real Zaragoza.
Este equipo tiene una virtud importante, al margen del trabajo que realiza durante la semana. Me refiero a que todos los jugadores se sienten importantes. Bien es cierto, como ha manifestado recientemente el rumano Mara que "no tenemos en la plantilla un Zidane o un Figo y por eso tenemos que trabajar todos para que no se resienta el bloque". Pues ese es el gran éxito del Glorioso. Que si no es Magno sea Navarro el que marque; si el pase no lo puede dar Pablo, que sea Jordi, Mara o Astudillo; si hay que realizar una cobertura a un compañero no se escatimen esfuerzos. La unión de todos estos factores está determinando que el Alavés juegue a gusto y sepa rentabilizar los goles que consigue.
Sé que el trabajo del grupo impera sobre la actuación individual, pero no me resisto a señalar a dos hombres que para mí, están marcando ahora mismo la diferencia entre un equipo de mitad de tabla a otro que está ahí arriba: Pablo y Astudillo.
Sé que alguno no estará de acuerdo conmigo, pero de la misma manera que se les critica cuando temporadas anteriores lo hicieron mal, ahora es lógico alabarles que reciban elogios. Se habla mucho de Coloccini y Téllez como pareja infranqueable, pero hacia arriba, son estos los que marcan la pauta. El argentino porque corre varios kilómetros a lo largo de un partido. Astudillo es un hombre que necesita estar al cien por cien físicamente para rendir. Ahora lo está y eso se nota en la recuperación de balones. Algo que sin duda beneficia entre otros a Pablo. Un hombre que ha cambiado su forma de juego hasta conseguir una madurez que seguro va a despertar el interés de más de uno. Ya no es aquel jugador con técnica exquisita, pero que apenas corría. En este equipo corre como el que más. Afortunadamente mantiene esa clase innata que siempre ha llevado consigo. Lo bueno es que se ha convertido en el líder del centro del campo y eso el equipo lo agradece.
Líderes una semana más, ahora en solitario. Como las pilas de Duracell, "que dure y dure y dure". El calendario es propicio para llegar como líderes de invierno.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal