Glorioso 0 - Sevilla 1: Hasta luego, liderato
RSS

16/12/2001 - 12:12
Enviada por fidel





Llegó el Sevilla a Mendizorrotza y se llevó tres puntos más el liderato, que dejará en Madrid de regreso a tierras más cálidas. En un partido trabado, en el que el Alavés se encontró frente a una copia de gran calidad de sí mismo, los de Caparrós aguantaron mecha, bloquearon la creación alavesista, marcaron el ritmo del choque, lanzaron algún contraataque con peligro y aprovecharon los fallos albiazules para hacerse con el partido, en un gol con cierta fortuna. Lo que ha hecho el Alavés en los campos de media España ayer le tocó padecerlo en sus propias carnes.

El partido tenía mala pinta desde el principio. El Sevilla -que se había estudiado muy bien al Glorioso- intentó ahogar a Pablo, y Turiel tuvo que llevar el peso del juego más de lo que a los albiazules les interesa para sentirse cómodos. Y no hubo comodidad, sino más bien todo lo contrario. Cosas de la globalización, el Sevilla, que en otro tiempo fue paradigma del juego exquisito, ayer ganó la batalla del antifútbol. Dio casi tanta leña como la que recibió, leyó la mente de un árbitro pardillo, encajando tarjetas sin perder los nervios pero cortando el juego una y otra vez con jugadores por los suelos, algunas veces por entradas albiazules y otras porque pasaban por ahí, y una vez caídos, con el partido de cara, para qué levantarse... Encima consiguieron que Téllez se fuese a la caseta antes de tiempo por otra de esas jugadas raras en las que el central alavesista frena su progresión como jugador por hacer lo que, con la cabeza fría, no debería hacer.

El caso es que el equipo cede el liderato, pero sigue arriba en la clasificación, con, eso sí, algo más de experiencia en el juego de trincheras, algo en lo que los albiazules son expertos, aunque a veces -las menos- se encuentran con la horma de su zapato.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal