Coruña 0 - Glorioso 1: notas personales tras el partido
RSS

03/2/2002 - 10:10
Enviada por fidel





Gran victoria la del Glorioso en Riazor. Ante uno de los grandes equipos de Europa. Una forma gloriosa de terminar con la crisis antes de que ésta nazca. Un paso adelante en la clasificación y, sobre todo, una inyección de moral para todos, incluidos los aficionados, sufridores superlativos cuando los resultados se tuercen, pero también disfrutadores al máximo de las glorias que nos ha sido dado vivir en estos años.

El equipo que saltó a Riazor dio la impresión de estar altamente motivado y con la consigna clara de mantener los cinco sentidos en el partido durante los noventaitantos minutos. Volvimos a ver el equipo ordenado de los mejores tiempos, incluso mejorado. Por contraste, el mercado de invierno parecería haber traído a Mendizorroza un equipo nuevo, con muchas caras nuevas en relación el que hace pocos días bordeó el ridículo en Vallecas. Una vez recuperadas las señas de identidad queda lo complicado: mantener el nivel. No necesariamente de resultados -no se puede ganar siempre- pero sí de actitud, que eso sí que se puede exigir siempre. Sobre todo cuando hemos visto que este equipo, en cuanto le roza la apatía, se convierte en vulgar.

Vi al equipo incluso mejorado en lo que está siendo su talón de Aquiles este año: el ataque. Nada de locuras -tampoco hay que pasarse- pero vi otra actitud también en esa faceta. Se hizo un gol, y se pudieron hacer algunos más. Incluso la presión profunda realizada por el Glorioso en determinados momentos de la segunda parte puso en bastantes aprietos al Depor, aun corriendo unos riesgos impensables en este equipo cuando gana 0-1. Una agresividad que convierte el equipo en una escuadra a la que no me gustaría enfrentarme.

Y hubo, o eso pareció, más juego de apoyo entre compañeros. El triunfo llegó de la mano de la solidaridad. Un error se palía con la atención de otro compañero. El ejemplo más claro, que salvó dos de los puntos, fue la cabeza de Geli que evitó el gol

Hubo algunos cambios realmente espectaculares en la prestación de algunos hombres respecto a las últimas actuaciones del equipo. Por ejemplo, Jordi. Mostró su calidad en alguna jugada particular, pero, sobre todo, se convirtió en el líder ofensivo del equipo, complementando la labor de creación de Pablo, otro de los que brillaron, éste en su regreso tras la sanción. Y el eje defensivo Téllez-Coloccini volvio a rayar a gran altura. Prácticamente he citado al eje del equipo.

El equipo lleva una racha de victorias y derrotas a pares, con un nivel de juego poco brillante. Ante el Depor vimos lo mejor de su repertorio, poco después de haber visto lo peor del mismo no hace mucho ante el Rayo. Ahora solo falta logar la regularidad.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal