Deportivo Alavés - Sevilla F.C: Antecedentes en Primera
RSS

04/3/2017 - 17:09
Enviada por Esteban Ruiz





Temporada

División

Fecha

Resultado

Anécdotas históricas

2005-2006

12/03/2006

2-1

En Mendizorroza cerca de trece mil aficionados han presenciado una victoria balsámica y agónica del Alavés. El encuentro tuvo muchas alternativas y acciones para comentar en esta primera mitad. Los hombres de Juande Ramos salieron más enchufados al campo y a base de tocar y tocar pusieron en aprietos a Costanzo, que vio como en el minuto diez Saviola le batía por bajo el que suponía el gol visitante. El Alavés cinco minutos después tuvo una acción ni que pintada para empatar, el defensa hispalense Aitor Ocio despeja un balón con la mano cuando ya se colaba en la red, roja directa, expulsión y penalty. El lanzamiento de Nené se lo detiene Palop. El Sevilla está con diez y el Alavés empuja y empuja hasta que el delantero brasileño se toma la revancha del error anterior y consigue diez más tarde empatar el encuentro. Ahora hay unos minutos de igualdad que se rompen pasado un minuto del tiempo reglamentario con el gol del albiazul Bodipo, que daba la vuelta al marcador. Gol psicológico ya que no hubo tiempo para más. El Sevilla en la segunda mitad quería pero no podía, su inferioridad numérica le estaba pasando factura, mientras el Alavés esperaba a la contra. Se complicaron las cosas a los albiazules en los últimos seis minutos por las expulsiones de Bodipo y Juanito, lo que provocó un sufrimiento donde los jugadores aguantaron con nueve las acometidas sevillistas y los cinco minutos de descuento que añadieron. Júbilo en la afición por la victoria tan agónica conseguida y que permite al “Glorioso” abandonar momentáneamente la zona de descenso, cuando queda un cuarto de Liga por jugarse. Todos los enfrentamientos en los que el Alavés tiene como contrario al Sevilla, son de una intensidad inusual, siempre predomina el juego brusco y esta temporada no iba a ser menos, el árbitro mostró ni más ni menos que nueve amarillas y tres rojas directas a Aitor Ocio, Bodipo y Juanito.

2002-2003

03/11/2002

1-0

Se llevan ocho jornadas y por fin el Alavés consigue la primera victoria en casa de la temporada. No fue un buen partido, ya que los sevillanos se dedicaron a dar patadas y a perder tiempo continuamente. Los albiazules aplicaron el ABC en defensa: anticipación, balones fáciles y contundencia y con esas premisas el mantener la puerta a cero es sinónimo de puntuar. No llegaron por poco a catorce mil los espectadores que se dieron cita en el campo del Paseo de Cervantes. “Mané” ya había pronosticado un partido muy trabado y táctico, que se tradujo en un bodrio para el espectador. Muchos errores y eso sí, excesiva agresividad en los veintidós futbolistas, lo que propició que se vieran muchos encontronazos y patadas. El encuentro se puede resumir por las escasas ocasiones de gol que hubo debido a los continuos parones que cortaban el ritmo de juego. Los albiazules tuvieron en las botas de Iván Alonso las más claras, pero este pecó de falta de acierto y en otras de individualismo y no supo aprovechar ninguna. Los vitorianos estuvieron una hora sin poder derribar el cerrojo diseñado por el técnico Caparrós. En la última media hora, el Alavés apeló a la épica, entró Magno al campo y dio un poco más de frescura y de sus botas salieron los escasos balones de peligro. Cuando todo apuntaba a que el marcador se quedaría con el cero a cero inicial, llegó con el tiempo añadido ya superado, el gol albiazul obra de Rubén Navarro que enganchó una gran volea desde la media luna que se coló como un obús en la meta de Notario. Júbilo en las gradas y pitido final sin que se llegue a poner el balón en juego. El triunfo se lo llevó el equipo que más lo buscó por su garra y orgullo. Victoria que le sirve a los babazorros para respirar de momento y salir del sótano de la tabla que es el descenso. El Alavés que hoy ha dejado su portería a cero, es el equipo más goleado en estas ocho jornadas de liga.

2001-2002

16/12/2001

0-1

Partido con pocas ocasiones de gol, muy trabado en el centro del campo con continuos parones y así no se puede crear juego (anti fútbol). El encuentro se caracterizó por noventa minutos de continuos parones por las entradas a destiempo y juego duro de las dos partes, donde en este intercambio perdieron los más pardillos, llámese albiazules como Téllez que tuvo que desfilar antes de tiempo para los vestuarios. Por la mañana se habían inaugurado las instalaciones deportivas de la nueva escuela de fútbol bautizadas con el nombre del “Glorioso”. Por la tarde, los cerca de quince mil aficionados que se acercaron hasta Mendizorroza tenían la ilusión de seguir viendo a su equipo, el Alavés una semana más de líderes, pero enfrente estaba el Sevilla que vino a amargarles el día. Los albiazules intentaron jugar un partido de fútbol, pero los hispalenses de Caparrós no les dejaban, cayendo en la trampa del juego bronco planteado desde el inicio. Los vitorianos comenzaron con muchas ganas amparados por la confianza de ostentar el liderato, salieron en tromba a por los tres puntos. Sin cumplirse el minuto cinco, ya Notario tuvo que sacar un balón con dificultades rematado por Turiel. Poco a poco se equilibra el juego y poco antes del descanso los sevillistas ponen en un brete a Herrera que resuelve con acierto. La segunda parte se convirtió en una sucesión de duras entradas y despropósitos permitidos por un mal árbitro que no supo cortarlas a tiempo. En este intercambio el peor parado fue el Alavés que se quedó con diez por la expulsión con roja directa Téllez por un codazo cuando todavía quedaba más de la mitad de esta parte. Mané entonces dio entrada a otro defensa para intentar al menos arañar un punto. Un fallo infantil con una pérdida del balón en el centro, permitió al Sevilla a cinco del final conseguir su gol por medio de Casquero y ya no hubo tiempo para más. Cuando quedan dos partidos para terminar la primera vuelta el Alavés con la derrota pierde el liderato y caen hasta la tercera plaza, quedándose a un punto de los líderes R. Madrid y Betis. El Sevilla por el contrario se queda en la zona templada de la tabla. Martin Herrera es el Zamora de la Liga con tan solo diez goles encajados. En este partido tan bronco, el árbitro mostró seis amarillas a los sevillanos y dos amarillas y una roja a Téllez.

1999-2000

03/10/1999

0-0

Tarde fría en Vitoria y diecisiete mil aficionados poblaron las gradas. Los albiazules abusaron en exceso de balones largos, ante un bien ordenado equipo sevillano. Partido aburrido, con falta de brillantez con escasas ocasiones de gol, que bien se pudo llevar el equipo vitoriano, si en los minutos finales, no se topan dos veces con los palos. Al final de los noventa minutos tablas a cero en el marcador. La primera parte se puede decir que no existió, el Sevilla ahogó a los albiazules en la zona de creación y solo se dedicó a dar pelotazos. El Alavés domino territorialmente pero fue incapaz de poner en aprietos al portero visitante Valencia. La ocasión más clara la tuvieron los hispalenses que mandaron un balón al larguero. En la segunda mitad, los albiazules estuvieron algo mejor, Javi Moreno tuvo su oportunidad para marcar, tras superar al portero envió el balón al poste y posteriormente el rechace Magno lo mando fuera. El entrenador vitoriano “Mané” quiso dar otro aire al equipo e introdujo dos cambios, poniendo en liza a Nan Ribera y Julio Salinas, pero tampoco supieron leer el encuentro, ya que el preparador Marcos Alonso había dispuesto un marcaje muy férreo. En los instantes finales, el Alavés tuvo la oportunidad de conseguir la victoria, el remate de Astudillo se estrelló otra vez en el poste y se perdió la oportunidad de encadenar un tercer triunfo en Mendizorroza. El Alavés ve truncada su excelente racha en casa, aun así es séptimo y el Sevilla no sabe lo que es ganar en la Liga, ha conseguido cuatro empates en seis partidos.

1955-1956

18/03/1956

2-1

Una hora antes de comenzar el encuentro, cayó una lluvia torrencial que retrajo a muchos aficionados al campo. A escasos quince minutos del inicio, la entrada era paupérrima y ya cuando el árbitro pita el comienzo las gradas estaban a la mitad de su aforo. En un terreno embarrado por las fuertes lluvias, se disputó un emocionante partido con bastante transcendencia para la clasificación, que se decidió a escasos minutos del final y donde el fútbol brillo por su ausencia. El Sevilla se presentaba en Vitoria con los deberes hechos y no se jugaba apenas nada en el envite, solo el quedar lo más arriba en la tabla. Mendizorroza se había convertido en una laguna y había que esforzarse de sobre manera para controlar el balón. El encuentro empezó con goles, al poco de ponerse el balón en juego, no se había cumplido el minuto, es el Alavés quien se adelanta con un gol de Contrasta. Poco dura esta alegría, ya que en el minuto cinco es Domenech quien acierta a batir a Carlos y establecía el empate. Inicio eléctrico que poco a poco fue bajando de intensidad. Hay acciones por los dos bandos que no fructifican. Con este resultado concluye la primera parte. En el segundo tiempo, pocas jugadas de mérito se pueden reseñar, lo único que hubo en cantidad fueron córner y más córner a favor del Alavés que en media hora llegó a botar hasta doce por tan solo dos de su adversario. Cuando todo parecía que el empate sería el resultado definitivo, se produce a cuatro minutos del final, un barullo en el área sevillista y el más listo de todos, Contrasta acierta a mandar el balón a la red fuera del alcance de Bustos, ante el júbilo de la parroquia vitoriana. Hasta el pitido final, los albiazules se defienden como pueden y en la última jugada en un córner contra el Alavés están los 21 jugadores en el área y por suerte no sucede nada. Victoria que le sirve al “Glorioso” para quedarse en el centro de la tabla cuando faltan cinco partidos y una posición cómoda para conseguir la permanencia. Los dos equipos son despedidos con una gran ovación por el esfuerzo realizado sobre un césped penoso.

1954-1955

06/02/1955

2-1

Los jugadores albiazules están en un buen momento de forma y realizaron un gran partido y se merecieron una victoria más amplia. Tarde lluviosa que propicio una entrada mediocre y campo bastante embarrado. El dominio en la primera parte correspondió a los albiazules, excepto los primeros veinte que es donde el Sevilla anoto su gol por medio de Arza. El Alavés tuvo ocasiones para marcar muy claras, los delanteros dispararon mucho, unas veces el meta Bustos las paraba, otras los postes y sino el muro de defensas que había colocado el entrenador sevillista Herrera. Los espectadores se desesperaban porque no veían por donde podía llegar el gol. Al descanso se retiran en desventaja. En la segunda parte, el dominio si cabe fue mayor, era un acoso total y tanto merodeaba el balón por el área sevillista que algún gol tenía que llegar ya. Así fue, en el minuto doce por fin Wilson consigue batir a Bustos y el público lo celebra con júbilo. Quedaba todavía media hora y la presión de los locales tiene su recompensa con el segundo gol marcado por Wilson en el minuto veinte. El marcador estaba haciendo justicia al juego que estaba generando cada equipo. Los babazorros quieren más y oportunidades tiene para aumentar el resultado, pero solo la mala suerte impide que el balón entre más veces en las redes sevillistas. Los andaluces jugaban a la contra y Berasaluce salvó a su equipo del empate. Se llega al noventa con victoria del Alavés, el público reconoce el esfuerzo y el juego realizado por sus jugadores despidiéndoles con una gran ovación. El dominio de los albiazules fue abrumador, si nos atenemos al número de corners, el Alavés botó dieciséis y el Sevilla tan solo seis. Dos puntos muy valiosos que le alejan en tres del descenso cuando quedan ocho partidos.




Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal