D. Alavés - R. Madrid: Antecedentes en Primera
RSS

21/9/2017 - 19:14
Enviada por Esteban Ruiz





Temporada

División

Fecha

Resultado

Anécdotas históricas

2016-2017

29/10/2016

1-4

Tarde de mucho calor. Se presentaba el líder y campeón de Europa en Vitoria. Según datos facilitados por el club, el campo de Mendizorroza se llenó con 19.840 aficionados, aunque se vieron huecos en el fondo de seguridad que ocuparon los seguidores madridistas. La primera parte de los albiazules fue magnífica, plantaron cara a los merengues ahogándoles en el centro del campo. Tal era el empuje vitoriano que para el minuto seis, Deyverson consigue poner por delante a los locales, algarabía en la grada como hacía años no se había visto. Eran los mejores momentos de los albiazules, defendían con orden y salían con peligro al contragolpe. Cumplido el cuarto de hora llega la jugada clave del encuentro, falta al borde del área a favor del Madrid, la barrera está dentro del área, es botada por Bale y Deyverson la despeja a córner con la cabeza, pero ante la incredulidad de todos el árbitro decreta penalti, es tan dudosa la jugada que ni en televisión con paradas y ángulos diferentes se consigue ver si le da en el codo. El penalti lo lanza Ronaldo y consigue el empate. Esta jugada desconcentró a los albiazules que se dedicaban más a protestar que a jugar, de lo que se aprovechan los madrileños para imponer su ritmo. Se cumple la media hora y en una jugada que apenas tenía peligro, Ronaldo desde fuera del área se saca un disparo que tras tocar a Feddal se envenena, descolocando a Pacheco y el balón llega hasta el fondo de la portería. Al descanso se llega sin más sobresaltos. Excesivo castigo para lo visto sobre el terreno de juego. Nada más poner el balón en juego, Camarasa dispone de un mano a mano con Navas pero no acierta en lo que podía haber sido el empate. Ante estos equipos no se puede perdonar. El partido entra en una fase de igualdad y a falta de un cuarto de hora, se produce otro penalti a favor del Madrid esta vez claro, que lanzado por Cristiano es detenido por Pacheco. Todavía había tiempo para el empate y el público así lo presagiaba con su apoyo a los jugadores. En su afán de empatar, descuido la defensa y en los últimos diez minutos encajo dos goles más obra de Morata y de Ronaldo, que conseguía un “hat-trick”. Resultado final bastante engañoso porque la diferencia en el juego y en las ocasiones de gol no fue tan exagerada. El peor del encuentro fue el árbitro, no midió con el mismo rasero las acciones de los jugadores y termino expulsando al técnico vitoriano Pellegrino y a su segundo Tamarit por protestar un saque de banda. Lamentable.

2005-2006

25/09/2005

0-3

En una tarde lluviosa a ratos, pero agradable para jugar, se dieron cita en Mendizorroza cerca de quince mil aficionados. El Alavés aguantó el tipo y dio la cara en la primera hora, incluso gozó de buenas ocasiones para haberse adelantado en el marcador, principalmente en un mano a mano de Bodipo con Casillas. Sin embargo, el Glorioso acusó posteriormente el esfuerzo y surgió la figura del hasta ese momento desaparecido Ronaldo, autor de dos goles y de la asistencia a Guti para el tercer tanto. El Real Madrid sin emplearse a fondo, supero con más facilidad de la prevista a un Alavés que todavía no le ha cogido el punto en su retorno a Primera. Los primeros cuarenta y cinco minutos fueron bastante equilibrados, con llegadas alternativas en las dos áreas y donde se vieron buenas intervenciones de los porteros Constanzo y Casillas. Tras el descanso, los madrileños se han hecho dueños del balón, lo que ha propiciado la generación de peligro y al cuarto de hora ha marcado su primer gol por medio de Ronaldo en el primer balón que tocaba dentro del área albiazul. Este gol deja tocado a los vitorianos que no supieron reponerse, aunque luego tuvieron unos minutos en los que más por casta y corazón llegaron a tener en sus botas el empate. A diez minutos del final, el partido queda visto para sentencia con un nuevo gol de Ronaldo y para cerrar la cuenta ya en el descuento se encarga Guti de marcar el tercero. Los hombres de "Chuchi" Cos no merecieron caer goleados ante el equipo de Luxemburgo, pero la falta de efectividad de cara al gol y la fragilidad defensiva fueron sus puntos débiles. Demasiado varapalo para un conjunto albiazul que se queda colista.

2002-2003

01/03/2003

1-5

Media entrada debido a los altos precios de las localidades y además que era sábado de Carnavales. Ha sido la entrada más floja en lo que va de temporada, solo once mil espectadores, las causas bien sencillas, medio día del club, carnavales y retrasmisión en directo por televisión. A los pupilos de Mané les ha faltado aptitud, se les ve en un pésimo estado de forma y no dieron la talla en ningún momento, de ahí la goleada que les endoso el equipo madridista que sin pisar el acelerador consiguieron que Ronaldo hiciese un 'hat-trick' y celebrase su carnaval particular. El gol del honor albiazul fue obra de Iván Alonso. Los otros dos goles los anotó Raúl. El encuentro empezó con dos ocasiones de Magno y Jordi Cruyff que no acertaron delante de Casillas y ahí se acabó toda la pólvora del "Glorioso". La primera ocasión que tuvo el conjunto blanco en el minuto once fue gol. Con el marcador a favor ya solo hubo un equipo sobre el campo y esos fueron los merengues, que han jugado cómodos y también de que han tenido enfrente unos hombres apáticos. Entre Raúl y Ronaldo se han bastado para decantar el choque. En una indecisión entre el portero y la defensa albiazul se aprovechó Raúl para marcar el segundo poco antes de retirase a los vestuarios. Partido ya casi finiquitado en estos cuarenta y cinco minutos. El equipo albiazul volvió de la caseta un poco más agresivo y consiguen ponerse (1-3) a falta de quince minutos gracias al gol marcado por Iván Alonso. Los hombres de Del Bosque no se dejaron amedrentar y todavía consiguieron dos goles más para dejar un partido en el cual si, llegan a poner una marcha más, la goleada que le hubiese caído a los albiazules habría sido escandalosa. Los vitorianos han encajado once goles en dos partidos, todo un record negativo, seis del Coruña y hoy cinco del Real Madrid. Cuando se llevan jugados casi dos tercios de liga, el equipo blanco se coloca como nuevo líder y el Alavés es cuarto por la cola con tres puntos de ventaja sobre los puestos de descenso.

2001-2002

13/10/2001

0 -0

La entrada en Mendizorroza, no llegó a 16.000 aficionados por poco. Las defensas se impusieron a los delanteros, Iker Casillas y Martin Herrera fueron meros espectadores. Mucho respeto en los dos equipos por lo que se desarrolló un juego bastante gris, mayor control del balón por parte del alavés que no acertó a definir en las jugadas claves. Los pupilos de Vicente del Bosque más que venir a ganar han salido por su actitud a no perder. Le faltaban Roberto Carlos y Zidane y por contra a Raúl y Figo poco se les vio jugar sobre el bien cuidado terreno de juego. Poco se puede comentar del partido, porque ocasiones y juego no hubo, todo se desarrolló en el centro del campo. En los últimos diez minutos, el Alavés pudo quedarse con los tres puntos si, el balón que remató Vucko no se va a la cepa del poste y el posterior rebote se fue a las manos de Casillas. El Madrid no disparó en noventa minutos entre los tres palos de la portería vitoriana. El Alavés con este empate supera al equipo merengue en tres puntos y se coloca en la zona media de la tabla. El árbitro no midió con el mismo rasero a los dos equipos, mostró cinco tarjetas amarillas a los locales por tan solo una a los visitantes, siendo algo injusto con el reparto de las mismas.

2000-2001

07/01/2001

1-3

Gran entrada en Mendizorroza con 17.000 espectadores que han dejado unos buenos dineros en las arcas del club que dirige Gonzalo Antón. Se enfrentaba al líder y ha puesto en varias fases en apuros a su portero Casillas y eso que estuvo en inferioridad numérica desde el comienzo de la segunda parte por la expulsión por dos amarillas de Ibón Begoña. El encuentro se puso pronto cuesta arriba para los albiazules, para el cuarto de hora en un error defensivo local, Raúl se encarga de batir a Herrera. Eran los mejores minutos de los madrileños que tuvieron en los pies de Figo el segundo, pero el cancerbero vitoriano que estuvo magistral lo salvó. El encuentro poco a poco se fue equilibrando y cuando ya estaba a punto de concluir la primera parte, una acción de Tellez sirvió para empatar el partido. Se merecía el equipo local irse a los vestuarios con al menos este resultado. Tras el descanso, se produjo la jugada que empezó a complicar el duelo, fue la expulsión en el minuto ocho de Ibón Begoña por dos amarillas que le mostró el árbitro en un par de minutos. No se había recompuesto el equipo y un minuto después llega el segundo gol del Madrid y para más morbo en propia puerta por el centra albiazul Karmona. Pese a jugar diez contra once, han intentado al menos ir a por un punto. Se tiraron para arriba más por ganas que por juego y a punto estuvieron de empatar por medio de Jordi Cruyff pero no llegó al remate por milímetros. Tantos espacios dejaba el Alavés que el Madrid llegaba con mucho peligro al área local, pero Herrera las desbarataba, pero no pudo a dos del final detener el tercer gol obra de Guti. Ya no hubo tiempo para más. A falta de dos partidos para el fin de la primera vuelta, el Alavés se coloca séptimo a tiro de los puestos de la Uefa, la segunda vuelta promete. El Pichichi Javi Moreno estuvo muy desasistido durante toda la tarde y no pudo pelear el solo contra toda la defensa blanca. La afición, más concretamente los socios, empiezan a estar mosqueados por tanto pasar por taquilla para los partidos tanto europeos como nacionales, con días del Club, medios días, san queremos, etc.

1999-2000

21/12/1999

1-3

Último partido del año en Mendizorroza y ambiente de gala, con 18.000 aficionados que llenaron casi por completo las gradas. Los albiazules derrocharon mucho esfuerzo, ganas y poca mordiente, por el contrario, los blancos -hoy de negro- por la calidad de sus hombres se llevaron los tres puntos para Madrid. Los madrileños saltaron al campo pensando más en defender que en atacar, lo que propició que en la primera media hora el balón estuviese rondando la meta de Iker Casillas, que se lució en tres ocasiones. Una vez más se cumplió la ley del fútbol, el que perdona termina pagándolo. Así, en la lo primer acción de peligro merengue, una falta ejecutada magistralmente por Hierro se coló por la escuadra de Herrera cuando el reloj rebasaba la media hora de juego. Tras el descanso, Mané arriesgó con los cambios y metió a Julio salinas, que formó un tridente con Kodro y Javi Moreno, pero no le salió bien, aunque lo intentaron. Todo se empezó a complicar todavía más con la expulsión a falta de un cuarto de hora de Cosmin Contra por dos amarillas. El Madrid aprovechó pronto esta superioridad numérica y tres minutos después, Guti de un zapatazo desde fuera del área bate de nuevo a Herrera. Todavía los negros marcarían un tercer gol por medio de Raúl. Tanto castigo no se merecía los albiazules y en el descuento Morales bate a Casillas con un gol más que merecido, pero llegó demasiado tarde para poner en apuros al Madrid. Mané confesó al final del partido que “hay días que el balón no quiere entrar”. Los albiazules fueron despedidos con una gran ovación, de una grada que no escatima esfuerzos en sus ánimos durante los noventa minutos, afición de 10. A falta de dos partidos para concluir la primera vuelta, el Alavés se encuentra con 25 puntos en la zona noble de la tabla, séptimo y con buenas perspectivas de conseguir el objetivo marcado de la permanencia. Por el momento los seguidores albiazules nos podremos comer el turrón tranquilos. El Madrid con la victoria se pone líder empatado a puntos con el Valencia.

1998-1999

08/11/1998

1-1

Quince mil espectadores en Mendizorroza. Mané puso en liza una alineación algo distinta a lo habitual, pues llevaba cuatro derrotas consecutivas. En el encuentro empezó mandando el Alavés con mejor juego y presencia en el campo que el conjunto Hiddink. Fruto de esta intensidad llegó el gol a la media hora de Canabal que hacia justicia a lo que se estaba viendo sobre el césped. Antes del descanso todavía dispuso de tres ocasiones clarísimas para sentenciar, pero dos remates de Iñaki Berruet fueron sacados bajo los palos por la defensa madridista con el portero Illgner ya batido, entre Seedorf y Roberto Carlos. Al descanso con ventaja mínima albiazul y sus jugadores fueron despedidos entre aplausos. En la segunda mitad el encuentro se empezó a igualar, lo que propicio alternativas y llegadas no muy acertadas a las áreas. En una de ellas a los cinco minutos, Roberto Carlos acertó a rematar el gol del empate. El equipo madrileño se aprovechaba del cansancio de los vitorianos por el derroche de la primera mitad. La suerte se alió dos veces con los locales, ya que dos zapatazos de Roberto Carlos, el mejor del partido, se estrellaron en los palos de la meta defendida por Kike Burgos. Todavía los hombres de Mané que sacaron en los últimos minutos fuerzas de donde no había, estuvieron a punto de ganar el partido si Canabal acierta en una que tuvo a cinco de la conclusión que se le fue fuera con todo a su favor. La victoria tuvo que quedarse en Vitoria, ya que el Alavés generó más juego, dispuso de las mejores ocasiones y solo le faltó el gol. Con este empate los albiazules rompen una racha de cuatro derrotas consecutivas y se colocan en el puesto diecisiete con ocho puntos en nueve jornadas. El Madrid es segundo por detrás del Real Mallorca.

1955-1956

20/11/1955

1 -3

Más de quince mil aficionados en Mendizorroza en partido declarado de ayuda al club. El Real Madrid defraudó por su pobre juego y además el árbitro le consintió bastantes irregularidades. Terreno bastante embarrado. El líder sufrió de lo lindo para derrotar al Alavés. Hasta el primer gol de los blancos el encuentro estuvo parejo, quizás con ocasiones más claras para los albiazules. Al cuarto de hora llega el primer gol de los merengues en claro fuera de juego que el linier lo marca levantando la bandera, pero es desautorizado por él árbitro que va al centro del campo. Reacciona el Alavés y casi consigue el empate, ya que cuando el balón se colaba en la red es despejado sobre la raya por un defensa. Tan volcado estaba el “Glorioso” que en un contragolpe de los visitantes anotan el segundo que también es muy protestado por el público ya que de nuevo el línea tenía el banderín levantado, caso omiso que hizo otra vez el trencilla. Nueva bronca, pero ya más airada. Por su calidad y contundencia estaban mandando en el partido los merengues. No se da por vencido el equipo local y a cinco del descanso logra acortar distancias por medio de Erdocia, resultado con el que se retiran a los vestuarios. No ven clara la victoria los madridistas, que en el primer cuarto de hora vieron como el Alavés dispuso de tres ocasiones clarísimas para empatar, pero el portero Alonso estuvo muy atento y en otra de ellas Primi lanza fuera cuando ya se cantaba el empate. Lo que son las cosas, en la única acción con peligro de los visitantes estos consiguen en el veinte el tercer gol que sentenciaba el encuentro. Hasta el final, el juego ya decayó, el Alavés se desmoralizo y se dio por vencido, aunque en los instantes finales reclamó un penalti que pareció claro. Pitido final y gritos de protesta e insultos para el árbitro que a lo largo de los noventa minutos no midió con el mismo rasero a los dos equipos. Al final el Alavés sacó doce córneres por dos el Madrid, lo que da muestra del dominio ejercido por los albiazules, que les falta punch arriba, son inofensivos en ataque. Estando a punto de llegar al ecuador de la temporada, el Alavés con la derrota se queda cuarto por la cola y el Madrid se coloca quinto.

1954-1955

31/10/1954

2-4

El Real Madrid se presentó en Vitoria con todas sus figuras Muñoz, Gento, Marquitos y Alfredo Di Stefano que era la primera vez que pisaba este campo y que está considerado como uno de los cinco mejores futbolistas de la historia del fútbol mundial. El resultado fue de victoria merengue que fue ayudado descaradamente por el árbitro. Si no es por este detalle quizás se hubiese dado otro resultado. En el campo se congregaron más de trece mil personas que dejaron una taquilla de 300.000 pesetas y eso que el Real Madrid no andaba bien en la liga. Muchos aficionados vinieron desde Burgos, Logroño y Navarra. Comienza el encuentro con un ligero dominio visitante al que enseguida se le pone el partido de cara, pues para el minuto once consigue el primer gol al aprovecharse Di Stéfano de un barullo en el área albiazul. El Madrid quiere sentenciar pronto y surgen las jugadas de peligro sobre la meta de Berasaluce que se resuelven bien. Mediada la primera mitad el juego se empieza a tornar bronco por las entradas duras de los jugadores madrileños que eran permitidas por el árbitro y encoleriza a los aficionados alaveses que abroncan continuamente al hombre de negro. En la segunda parte sale el Alavés decidido al ataque, Remacha y Echeandía ponen en aprietos al guardameta Alonso pero es el Madrid el que marca al cuarto de hora el segundo gol. No se amilanan los albiazules y cinco minutos después consiguen acortar distancias con el gol de Erezuma de falta directa. Poco dura la alegría ya que dos minutos después llega el tercero del Madrid en una jugada que el árbitro tenía que haber pitado falta de Di Stefano sobre Berasaluce que al ser desequilibrado en el aire se introduce el mismo el balón en la red. Bronca monumental de la grada. Entre protesta y protesta llegó el cuarto gol merengue. Para cerrar el marcador Echeandía consigue a dos del final el segundo gol albiazul. Fin del partido y despedida al árbitro como nunca se había visto en Mendizorroza. La desafortunada actuación arbitral sirvió para encolerizar al público. A cada gol alavesista un grupo de aficionados soltaba un par de palomas blancas. Cuando se cumple el primer cuarto de liga, con la victoria el R. Madrid se coloca tercero a tres puntos del Ath. de Bilbao y el D. Alavés es penúltimo con un punto de ventaja sobre el R. de Santander.

1932-1933

11/12/1932

0-1

Llegaba a Vitoria el campeón de la temporada pasada y el Alavés le plantó cara hasta cerca del final, donde a falta de quince minutos se metió en propia puerta el gol. La entrada en Mendizorroza fue extraordinaria y en las gradas se notó la presencia de aficionados madridistas procedentes de las provincias limítrofes. Campo embarrado. El partido respondió en todo momento a la expectación que se había generado en Vitoria, se jugaron noventa minutos a un ritmo formidable y se veían continuas jugadas de interés y peligrosas, porque el marcador no se movió hasta los últimos minutos del encuentro. Los albiazules no se amilanaron ante los madrileños que saltaron al campo excesivamente relajados, sin realizar apenas esfuerzos y esperando a que en una acción de cualquiera de sus hombres resolvieran el encuentro. Los vitorianos en la primera mitad fueron dominadores en el juego, pero apenas hizo intervenir a Zamora, por el contrario el portero albiazul Urreta estuvo acertado en sendos tiros de Olivares y Regueiro. El juego resulta muy movido, logrando encandilar al público. Al descanso con el cero a cero. Cuando vuelven de los vestuarios, los albiazules son ovacionados por su público y les animan para ver si consiguen mantener al menos este resultado. Debido a este ánimo se crecen y dominan si cabe todavía más el partido sin fruto en el tanteador. Antes del gol visitante tuvo la ocasión de marcar Luzuriaga pero el balón se le fue a la base del poste y Zamora pudo sin riesgo detener el balón. Lo que son las cosas, cuando mejor estaba colocado llega la jugada desgraciada del gol a falta de quince minutos, un centro de Leoncito se envenena, pega en el pecho de Urreta y por el impulso se cuela en la portería, ante la desesperación del público que veía casi asegurado el empate. El resto de los minutos hasta el final, el Madrid duerme el partido y así conserva la victoria, que no ha sido del todo merecida. Resultado injusto. El Deportivo Alavés va en la liga de menos a más.

1931-1932

28/02/1932

0-1

El líder imbatido Real Madrid y menos goleado, sufrió de lo lindo para derrotar al colista Alavés que solo lleva tres victorias. Se intentó jugar el partido en Chamartín dada la difícil situación económica que estaba pasando el club y por ello recibir unos miles de pesetas que le vendrían muy bien a las arcas del club. La Federación consultó con el resto de los equipos y todos dieron su conformidad excepto el Ath. de Bilbao que adujo que no era muy deportivo. Por tanto, al final el partido se jugó en Vitoria con una buena entrada pero sin llegar a las 15.000 pesetas que hubiera recibido si se juega en Madrid. El partido no defraudo a los aficionados que vieron el mejor juego realizado por dos equipos en Mendizorroza. De inicio no daba la sensación que los albiazules estuvieran tan mal en la tabla, derrochó entusiasmo, lucha y más juego que los madrileños durante bastantes minutos. Los intentos de marcar casi siempre morían en la defensa con los ex–alavesistas Ciriaco y Quincoces y en la portería blanca con Zamora, que se bastaron para mantener su portería a cero. El Real Madrid marcó su gol al cuarto de hora por medio de otro ex–alavesista el “negro” Olivares, en una de las pocas ocasiones que tuvieron en los noventa minutos, pues se mostraron bastante inofensivos ante la puerta de Urreta. El Alavés no se acomplejó por esta circunstancia y con un Fede mandón en el centro sirviendo balones a los delanteros que morían en las manos de Ricardo Zamora que sencillamente estuvo formidable en las acciones en las que tuvo que intervenir. El resultado es inmerecido para el Deportivo Alavés ya que si hubiese sido a los puntos, los albiazules tendrían que haber obtenido la victoria o al menos un empate, pero el fútbol no es así, gana el que más goles anota y juegue bien o mal. El público premio con una gran ovación a los suyos. Con esta derrota los vitorianos se adueñan del farolillo rojo y se aleja en tres puntos del Real Unión que marca la salvación. Todavía quedan cinco difíciles jornadas y el puesto de descenso a segunda parece que se lo van a jugar entre los babazorros y los fronterizos.

1930-1931

08/03/1931

2-0

Era la primera vez que el Real Madrid pisaba el estadio de Mendizorroza en Liga. Ya lo había hecho otra vez el año 1928 en Copa. Casi lleno en el estadio y eso que pagaban tanto los socios como los no socios, porque se había decretado día de Ayuda al Club. El Madrid fue recibido con aplausos al saltar al césped que era un barrizal y que propició muchas imprecisiones en el juego sobre todo en los pases en corto y los controles. Los primeros momentos fueron del Alavés que estaba más tiempo en campo madridista que en el suyo, obligando a lucirse al portero internacional Ricardo Zamora, que antes de la media hora se había “comido” un gol al escapársele el balón por debajo del cuerpo que había lanzado Albeniz y que suponía el primer gol albiazul ante la algarabía de la afición. El árbitro permitió en exceso las entradas duras de los visitantes que las pasaba por alto, hasta que poco antes del descanso un aficionado saltó al campo con ánimo de “ayudarle” a pitar esos lances del juego, pero no paso a mayores siendo retirado por la guardia civil. En la segunda mitad el Real Madrid insiste sobre la portería de Beristain que realiza varias paradas de mérito impidiendo el empate madrileño. El segundo gol local lo marcó de nuevo Albeniz que se aprovechó a diez minutos del final de un barullo generado en el área blanca. Los últimos instantes carecen ya de interés y finaliza el partido con victoria albiazul. El Alavés al retirarse es aclamado por su público. Con esta victoria y a falta de cuatro partidos, los vitorianos se encuentran con los mismos puntos que los madrileños y a tres puntos del descenso.




Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal