R. Sociedad - D.Alavés: Antecedentes en Primera
RSS

03/3/2018 - 00:58
Enviada por Esteban Ruiz





Temporada

División

Fecha

Resultado

Anécdotas históricas

2016-2017

22/10/2016

3-0

Derby vasco que no se producía en Primera en el Estadio de Anoeta desde hace 11 años y gran entrada en el campo, unos 25.000 aficionados entre los cuales se podian ver a cerca de tres mil albiazules desplazados desde Vitoria por la mañana, paseando y poteando por el Casco Viejo y bares adyacentes al campo. Buen ambiente de camaradería entre donostiarras y babazorros. Los albiazules, hoy de granate, han jugado el peor partido de lo que va de temporada y han caido con justicia en San Sebastian. El Alaves saltó al campo mas replegado que de costumbre, defender con muchos y no hacerelo bien. Hasta el minuto veinte, los vitorianos aguantaron como pudieron los ataques de los donostiarras por las bandas, se achicaban balones como se podía y el gol solo era cuestión de minutos que llegará y así en una internada, un pase atrás y el capitan Xavi Prietro anota el primer gol local. Este gol sentó como una losa a las huestes de Pellegrino que no supo reaccionar ante esta situación. Sus hombres no estaban compitiendo como otros partidos, llegaban tarde a los cortes, el balón se perdía enseguida y asi poco peligro se creaba ante la puerta de Rulli, aunque Camarasa a la media hora tuvo un mano a mano contra él y no acertó a batirle cuando el portero estaba en el suelo tras realizar una gran parada a Edgar, fue la gran oportunidad para conseguir el empate. Lo mejor que podía suceder era retirarse con esta mínima desventaja a los vestuarios y que el mister realizase algún cambio por lo menos para no ser vapuleado por los txuri-urdin. Introdujo los tres cambios en los primeros compases de la reanudación, se inicio todo igual y así antes de cumplirse el primer cuarto de hora, Willian José marca el segundo gol que deja ya más que sentenciado el encuentro, justo un par de minutos antes se había lesionado Laguardia y bien que lo aprovecho el delantero local. Con media hora por jugar, los donostiarras estaban disfrutando de su partido más relajado de lo que va de campeonato. Dejaba que pasaran los minutos y el Alavés apenas inquieto, solo algunas acciones de Femenia que fue el único jugador albiazul al que se le pude sacar de la quema. Todavía los vitorianos encajaron un tercer gol obra de Carlos Vela ya en los minutos finales. Resumiendo, partido para olvidar de los albiazules que no han tenido su tarde. La afición vitoriana aún resignada por lo que habia presenciado sobre el césped, les despidio con aplausus aunque un poco forzados. El próximo fin de semana visita Mendizorroza, el campeón de la Liga, de Europa y del Mundo de clubs, osea el Real Madrid, habrá que mejorar mucho para competir contra ellos.

2005-2006

11/09/2005

2-1

El Alavés saltó al terreno de juego como dormido, sin la intensidad que había puesto en el primer partido liguero jugado en Vitoria contra el Barcelona y que termino con empate a cero. Día lluvioso en San Sebastián con veinte mil aficionados en las gradas y entre ellos como siempre una amplia representación albiazul. La Real desde el principio fue más ambiciosa que el Alavés, les encerró en su área y pronto empezó a jugar con el marcador a favor, ya que en el minuto diez Barkero de penalti marca el primero. Este tanto despertó a los alaveses y Quique de Lucas tuvo minutos después la gran ocasión para empatar, pero su remate fue detenido con una gran parada por el meta realista Riesgo. El partido empezaba a nivelarse, a diez minutos del descanso una falta al borde del área vitoriana es magistralmente lanzada por Barkero que supone el segundo gol. Se retiran al descanso con un marcador quizás algo abultado. La reacción de los babazorros en la segunda parte llegó demasiado tarde, fueron los últimos veinte minutos donde estuvo más incisivo pero el gol que podía hacer soñar con la remontada llegó en el noventa en una falta directa que Quique de Lucas la mando a la red y ya no hubo tiempo para más. Se da la circunstancia que los tres goles fueron a balón parado. Derrota que escuece porque de haber puesto una marcha más en la segunda mitad, ya que la primera la regaló, otro resultado más favorable hubiese conseguido, pues la Real estaba jugando a no perder.

2002-2003

09/03/2003

3-1

El equipo vitoriano ha iniciado una caída en barrena, encaja goles con facilidad, en los tres últimos partidos ha recibido catorce. Gran primera parte donostiarra donde anotó los tres goles y aburrida en la segunda, donde la Real bajó su rendimiento dado que el Alavés ya había tirado la toalla. El comienzo no fue malo, hubo igualdad en ocasiones, una de Iván Alonso que peco de lentitud, todo lo contrario que Nihat que en una galopada en el quince dejo un centro medido para que Kovacevic lo enviase al fondo de la red. El gol deja tocado al “Glorioso”, la real no cede y fruto de su intensidad a la media hora Nihat hace el segundo y poco antes del descanso Karpin hace el tercero. Juan Pablo que volvía a la portería poco o nada pudo hacer en los goles. Menos mal que los locales salieron relajados en la continuación, porque si no algún gol más hubiese caído en el zurrón vitoriano. El Alavés más por orgullo que por juego consiguió su gol a falta de diez minutos al transformar Rubén Navarro un penalti. Terminó el encuentro atacando, pero sin poner en aprietos graves a Westerveld. Pitido final y decepción entre la hinchada albiazul desplazada hasta Anoeta. Al equipo alavesista se le ve desmotivado, desanimado y algo desunido. Con esta derrota los de Mané se sitúan en el puesto diecisiete con 28 puntos los mismos que Osasuna y a dos puntos del descenso que marca el Español. Todavía quedan 13 jornadas, todo un mundo y se puede enderezar el rumbo.

2001-2002

19/01/2002

1-2

Víspera del Patrono donostiarra San Sebastián y el Deportivo Alavés con su victoria amarga la noche de la tamborrada en Donostia. Cerca de veintisiete mil aficionados en las gradas con cerca de un millar llegados desde Vitoria. Los fallos realistas y los aciertos alavesistas condicionaron el encuentro para que los tres puntos viniesen para Gasteiz. Primera victoria en liga que consiguen los babazorros en toda su historia en un derby celebrado bien en Atocha o Anoeta. Partido abierto y con ocasiones por ambas partes. Lo mejor para el Alavés ha sido el resultado por su eficacia casi al cien por cien de cara al gol. Los hombres de Mané fueron de menos a más, aprendió de sus errores y se aprovechó de los que cometieron los guipuzcoanos. El partido se puso muy cuesta arriba para los vitorianos, ya que para el minuto siete había encajado el gol de Kovacevic, que había vuelto a la Real tras varios años por tierras italianas. Con el marcador en contra y ante el conformismo del equipo txuriurdin, el Alavés empezó a sacudirse el empuje local y poco a poco se fue soltando, mostrando buenos detalles. Hasta el descanso hubo bastantes minutos de bostezo. El paso por los vestuarios parece que sentó mejor a los visitantes que a los locales, que en menos de dos minutos ya había puesto en aprietos a su portero. Había que aprovechar esta situación y Mané dio entrada a tres jugadores, Magno, Witchge y Jordi Cruyff, que pronto se hicieron los amos del centro del campo. Previamente al empate albiazul, el Alavés lo estaba pasando mal, la Real dispuso de dos ocasiones claras donde lo más fácil era marcar y perdonó, y en el fútbol ya se sabe el que perdona lo paga. Faltaban veinte minutos, el equipo albiazul empieza a llegar con asiduidad al área y a quince minutos del final logra el empate por medio de J. Cruyff. Este gol pone nervioso a los locales y espolea a los babazorros, que se aprovechan de un fallo garrafal del meta Westerveld y su defensa, que dejan un balón en el área pequeña para que Magno lo lleve hasta la red y subir así el segundo gol al casillero vitoriano. Quedaban tan solo cinco minutos. Con el pitido final, júbilo entre los gasteiztarras que ven como su equipo, cuando acaba de comenzar la segunda vuelta -21 partidos- se mete en Liga de Campeones, al ser segundo en la tabla a tres puntos del Real Madrid. La Real por el contrario se queda cerca del precipicio a Segunda.

2000-2001

18/03/2001

1-1

Campo de Anoeta casi lleno, 28.250 espectadores. En este partido se despide el presidente de la Real Luis Uranga que deja el cargo después de nueve años en el club. El Alavés jugaba en Donostia después de haber eliminado entre semana al Rayo Vallecano en la Uefa con la euforia que ello supone pues ya se encuentra en semifinales. Empezó el partido desgastando a su rival, presionando en todo el campo y no dejando a la Real construir juego. Luego se ha nivelado y han empezado los donostiarras a mandar arrinconado a un equipo vitoriano muy replegado, aunque agazapado para en algún contragolpe aprovechar que tiene en sus filas al Pichichi de la categoría Javi Moreno. En un despiste al borde del descanso se adelantaron los donostiarras con un gol de De Paula al aprovecharse de un error en la defensa vitoriana, que deja tocados a los babazorros. En la segunda mitad, Mané pone un delantero más, Iván Alonso, y ahora sí que va a por todas, hizo que el equipo txuriurdin reculase, un balón se fue al palo y todo no podía salir mal, hasta que antes del cuarto de hora, Contra desde fuera del área y tras pegar en un jugador local que despista a Alberto, consigue empatar ante el delirio de los más de un millar de aficionados vitorianos que se habían desplazado hasta San Sebastián. Desde aquí hasta el final, fútbol abierto con ocasiones más claras para los realistas que solamente en jugadas de estrategia pusieron en aprietos la portería albiazul. Se llegó al minuto noventa con empate, que para el Alavés es un paso hacia Europa mientras que para la Real supone un escaso botín para su huida de las posiciones de descenso. Mané al final del partido destacó y pidió a los aficionados albiazules que disfrutasen de lo que está haciendo el equipo tanto en la Liga como en Europa, ahora a semifinales contra el Kaiserlauten, ¿se podrá llegar a la final?. Solo queda un escollo.

1999-2000

24/10/1999

1-1

SEmpate entre dos equipos que tuvieron bastantes imprecisiones. La directiva realista puso unos precios a las entradas bastante desorbitados y eso originó que en Anoeta se viera mucho cemento, pues la afición alavesista apenas se desplazó desde Vitoria. Los albiazules bien pudieron dejar sentenciado el partido en el primer tiempo, pusieron cerco a la portería de Alberto, donde además del gol que marcó Astudillo en el minuto veinticinco mandaron otro balón al palo por medio de Pablo y lo que es el fútbol, con todo en contra la Real consiguió empatar antes del descanso con un gol de fortuna de Rekarte. La segunda parte ante el conformismo de los vitorianos, los realistas hicieron un quiero y no puedo. El árbitro quiso ser el protagonista del encuentro en esta segunda mitad y en un partido en el que no hubo ninguna entrada dura, ni entraron las asistencias al campo, hubo tres expulsados, primero Contra por dos amarillas al cuarto de hora, cinco después se fue a la caseta por dos amarillas López Rekarte y a cinco del final les hizo compañía Mutiu por el mismo motivo. El Alavés tuvo en los instantes finales la oportunidad de llevarse el derbi, pero Karmona falló cuando lo más fácil era empujarlo a la red. Reparto de puntos que d lleva la inquietud a los jugadores que entrena Krauss y da tranquilidad a los hombres de Mané, que rompe dos rachas negativas, la primera se vuelve a marcar y la segunda vuelve a puntuar. Debuto el canterano albiazul Asier Salcedo.

1998-1999

24/01/1999

2-1

Después de cuarenta y cuatro años, primer derby oficial en el Campo de Anoeta que registró una entrada de 27.000 aficionados, con gran presencia de seguidores vitorianos que ocupaban uno de los fondos del estadio. Buen partido el realizado por el Alavés y derrota que escuece por las circunstancias en las que se desarrolló el choque. Salió en tromba el equipo vitoriano, un tiro al palo, otra ocasión muy clara y a la tercera en el minuto once, llega el gol de Sívori, todo se ponía de cara. Con el partido más que controlado y faltando cinco minutos para el descanso, se produjo un cambio radical en el partido. La Real consigue su primer gol, en una acción en la cual el portero albiazul Tito – que debutaba en Primera – no midió bien su salida y dejo que cabecease a placer Kovacevic- Este gol afectó al equipo y en una falta que no acertó a despejar la defensa, llega el segundo de nuevo marcado por Kovacevic. Al descanso se retiran con un excesivo castigo. Tras volver de los vestuarios, el Alavés se presenta con diez jugadores debido a que Pablo había sido expulsado en los pasillos por haber dicho algo fuerte al árbitro. No pareció en principio notar esta desventaja y puso en aprietos a la Real. A falta de quince minutos una chiquillada de Nicola Berti le supone la segunda amarilla y deja a sus compañeros con un hombre menos. Todavía con nueve, dispuso de una acción para el empate, pero no se acertó. Con este encuentro se pone fin a la primera vuelta, el Alavés está en puestos de promoción de descenso, con 16 puntos, los mismos que los dos últimos Salamanca y Extremadura y a dos del Valladolid que marca la salvación.

1955-1956

22/01/1956

1-1

El campo de Atocha registró un lleno casi total con cerca de tres mil vitorianos que no dejaron en ningún momento a sus colores. Resultado de empate, que dejó más satisfechos a los donostiarras que a los babazorros. Terreno bastante embarrado que perjudicaba la creación de juego y al cual se adaptaron mejor los vitorianos con su lucha y sentido de la anticipación, nada de juego defensivo al contrario juego de ataque, pero sin fruto, donde la defensa donostiarra se las deseaba para frenar tanta incursión sobre todo por las bandas. El dominio lo tenía el Alavés y sin embargo fue la Real la que se adelantó inmerecidamente en el marcador. Antes de retirase a los vestuarios le fue anulado un gol a Echaniz que pareció legal. Con uno a cero injusto se retiraron los veintidós jugadores a la caseta. A pesar del gol en contra, los albiazules salieron presionando y fruto de su empuje llegó el gol de Echeandía que hacía justicia a lo visto sobre el césped, que fue muy festejado por la afición albiazul, aunque esta vez el equipo babazorro vistió completamente de azul. Con este gol el Alavés se replegó un poco y dejo que pasaran los minutos sin arriesgar más de la cuenta. Cuando el encuentro estaba a punto de concluir, Ucelay consiguió otro gol que fue anulado por el árbitro Ortiz de Mendivil, ganándose de nuevo una gran bronca, el arbitraje estuvo mal para los dos bandos. Por el buen encuentro realizado, los vitorianos fueron despedidos entre grandes ovaciones. Este es el segundo partido de la segunda vuelta y el Alavés se encuentra en el cuarto puesto por la cola.

1954-1955

10/10/1954

2-0

El Alavés se presentó en Atocha con un equipo de circunstancias, casi ningún jugador ocupo su demarcación habitual y la defensa era totalmente nueva y fue por ahí por donde se decantó el encuentro. El equipo albiazul está vez vistió de blanquirojo. Partido equilibrado en los primeros compases donde el juego brusco de los guipuzcoanos deja al Alavés con dos hombres menos por las lesiones de Remacha e Ibarra, que se reincorporarían sobre el minuto veinte. En cualquiera de las dos porterías puede llegar el gol, pero es el equipo txuriurdin que mediada esta parte anota el primero en una buena acción de todo el conjunto local. Antes de irse a los vestuarios, Remacha es agarrado dentro del área y cuando el árbitro parece que va a pitar penalti, se retracta y saca ña falta fuera del área y concede un golpe franco que se lanza sin consecuencias. Se gana la bronca de la afición vitoriana que acudió a Atocha. Tiempo de descanso que vendrá bien para poner en orden alguno de los defectos que se han visto en esta primera mitad. Vuelta de los vestuarios, el Alavés no encuentra la manera de hacerse con el balón y apenas inquieta al portero local. Transcurren los minutos y a diez del final, la Real marca su segundo gol, con lo que el partido ya está visto para sentencia. Los dos puntos se quedan en San Sebastián. El Alavés después de jugados cinco partidos es el colista de la clasificación, con solo un punto, además es el equipo más goleado y el menos goleador.

1932-1933

18/12/1932

3-1

El resultado no refleja lo ocurrido sobre el césped, ya que los vitorianos no fueron acreedores a esta derrota tan exagerada. Buenísima entrada en el campo de Atocha. En el primer tiempo los albiazules hicieron un juego más que notable, pero la falta de gol les condenó a marcharse al descanso con el cero a cero, que de haber tenido la delantera un poco de fortuna podían tener sentenciado el encuentro. Cuando se retiraron los locales a la caseta fueron abroncados por su público por el poco juego que había realizado. En la continuación el dominio empezó siendo local y en la primera acción clara que tuvieron marcaron su gol, se llevaban solo cinco minutos. Desconcierto en los vitorianos que es un querer y no poder. Pasada la media hora, en otra acción aislada los donostiarras consiguen el segundo y casi a renglón seguido el tercero. No era justo que el Alavés se marchase a Vitoria sin marcar y Albéniz anota el gol de la honrilla. Hasta el final aunque quedaban pocos minutos, los vitorianos pusieron cerco a la portería donostiarra, haciéndoles pasar por momentos de apuro. Final con derrota por la negadez ante el gol. Se llevan cuatro partidos jugados y los albiazules solo han ganado uno y perdido tres, se encuentran terceros por la cola con dos puntos.

1931-1932

21/02/1932

4-1

Muchísimos alaveses en el campo que se hicieron notar en las gradas con sus gritos de aliento. Corrección entre las dos aficiones. El Alavés jugó mejor que los donostiarras pero perdió por su falta de pegada. Partido aburrido durante la primera media hora donde los dos equipos pecaban de centrocampismo. Pasados estos minutos, unas veces dominaban los guipuzcoanos y otras los alaveses. En un abrir y cerrar de ojos, en cinco minutos de inspiración los locales anotan dos goles, ventaja con la que se retiran a los vestuarios. En la segunda parte reaccionaron los albiazules y el poco peligro que creaba moría en el área donostiarra. Un fallo del portero albiazul propicio el tercer gol. Recortó distancias Sañudo antes de la media hora con un bonito gol. Eran los mejores minutos de los vitorianos que se vieron privados de dos penaltis que parecieron claros. Poco antes de terminar el encuentro los locales lograron anotar un gol más, cerrando así un marcador bastante abultado. En este partido lo que ha aprendido el Alavés es que hay que aprovechar alguna de las ocasiones claras de gol que se crean. Del centro del campo hacia atrás el equipo albiazul tiene buenos mimbres. Con esta derrota los vitorianos se colocan penúltimos con siete puntos igualado con el Real Unión.

1930-1931

07/12/1930

2-2

En el Campo de Atocha y ante el Donostia, el “Glorioso” Deportivo Alavés juega su PRIMER PARTIDO EN PRIMERA DE SU HISTORIA y consigue el primer punto gracias a los goles marcados por Manolo Olivares. El partido en general fue bueno y los dos equipos hicieron un fútbol práctico pese a tratarse de los inicios de Liga. El Deportivo Alavés saltó al campo sin parecer un equipo que debutaba en la máxima categoría y se adelantó por dos veces en el marcador. En la primera mitad sea sentido cómodo jugando cerca del área y de ahí vino su primer gol al aprovecharse Olivares de un fallo de la defensa donostiarra. Estaban los albiazules dominando, pero en un contragolpe al borde del descanso llegó el empate donostiarra por medio de Cholin de un zapatazo desde fuera del área. Sin más sobresaltos termina esta primera parte. La segunda comienza con dominio vitoriano que se aprovecha de las imprecisiones de los locales que regalan de nuevo el segundo gol a Olivares que solo tuvo que empujar el balón a l fondo de la red. El equipo realista estaba contra las cuerdas, pero se crecen y juegan mejor, ponen cerco a la portería de Beristain y la defensa con Ciriaco y Quincoces tienen que emplearse a fondo. Antes del gol del empate, hubo una jugada muy clara en la que un defensa albiazul despeja el balón con las manos dentro del área, el árbitro no quiso saber nada y pito córner. El público se enfada de tal manera que está a punto de saltar al campo, cosa que impide la fuerza pública. El encuentro se equilibra, pero las ganas de los locales son recompensadas con el gol de Cholin que consigue el empate. Quedaban pocos minutos para el final, los dos equipos ceden en su ímpetu y dan por bueno el reparto de puntos. El árbitro al final del encuentro tuvo que salir protegido para evitar males mayores. Manolo Olivares pasará a la historia del Deportivo Alavés por haber sido el primer jugador albiazul que marca un gol en Primera División.




Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal