Glorioso 3 - Valladolid 1: con los goles llegó la felicidad
RSS

03/3/2002 - 12:30
Enviada por fidel





Faltaban goles, y llegaron. Y con ellos el Alavés recuperó la senda de la victoria, además en casa, algo que la escuadra albiazul necesitaba a todos los niveles.

No fue fácil, porque el Valladolid aprovechó un nuevo despiste defensivo a la hora de buscar el fuera de juego para adelantarse en el marcador y meter el miedo en el cuerpo a un Mendizorroza que estaba para pocas bromas. Pero el Alavés, en un gesto de voluntad importante, no se vino abajo, sino que siguió, erre que erre, buscando la meta de Ricardo, con más fe que acierto, sin demasiada verticalidad pero con insistencia, llevando el juego primero con balones largos, y luego con Turiel erigido en director de orquesta ante las dificultades de Pablo para deshacerse de su par.

El trabajo de desgaste, que incluso llegó a levantar algunos pitos en la grada por las dudas a la hora de encarar puerta por parte de los albiazules, culminó cuando Magno anotó el empate en una jugada personal no exenta de tensión, al disponer el jugador varias ocasiones para haber rematado a puerta antes de cuando finalmente lo hizo. Corría el minuto 38 y el partido llegó al descanso con una igualada merecida por los albiazules y que daba al trabajo del equipo la tranquilidad de un resultado no desfavorable.

En la reanudación la tónica del partido siguió marcada por el dominio, en algunos casos territorialmente abrumador de los albiazules, que combinaban el trabajo en punta de los dos hombres más adelantados, Magno y Navarro, con las aportaciones por banda. Precisamente una internada por banda derecha sirvió para adelantar a los albiazules, y una nueva acción de Geli puso el 3-1 de la tranquilidad en el electrónico de Mendizorroza a falta de casi media hora para el final del partido, una situación de tranquilidad que no se recordaba ya por Vitoria.

De ahí al final siguió el dominio albiazul ante un Valladolid al que parece que le pasó factura el mismo "síndrome de los 39 puntos" que tan negativos efectos había tenido hasta este partido en el devenir alavesista en el campeonato. Al final, la victoria albiazul sitúa de nuevo a los de Mané en posición de optar a una plaza en Europa y aleja casi definitivamente cualquier atisbo de peligro en las últimas jornadas. Además, todo ello aderezado por un juego con más presencia ofensiva y coronado, por fin, con la guinda del gol.



Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal