Crónica de la trigésima jornada futbolística
RSS

19/3/2002 - 09:48
Enviada por Borja del Pozo Castillo





El Barcelona-Real Madrid acaparó toda la atención de esta jornada. El Real Madrid se adelantó en el descanso pero podía haber sentenciado.En la segunda parte, el Barça, a pesar de realizar un penoso y lamentable encuentro, pudo empatar ante un flojo equipo blanco, que se situa como nuevo líder (1-1). Se coloca primero gracias a la justa derrota del Valencia, aunque se adelantó en el marcador, en Vallecas. El equipo vallecano demuestra su lucha hasta el final (2-1). Tenerife y Mallorca empataron a cero en su lucha particular por no descender. Los "chicharreros" son el colista, pero no conocen aún la derrota con Clemente.

El Deportivo se plantó en Pamplona con su excepcional momento de forma y juego y en quince minutos ya ganaga de dos goles. Osasuna poco pudo hacer ante el "hat-trick" de Tristán (1-3). El Betis sigue arriba a estas alturas de temporada y parece ser que, como muchos esperaban, ya no pinchará. Cuajó una buena actuación en La Romareda y se llevó un puntito antes del derbi andaluz (1-1). Los maños entran peligrosamente en la zona de descenso por primera vez en esta temporada. La Real Sociedad hizo bueno el refrán de "entrenador nuevo, victoria segura". Y así fue, consiguió los tres valiosos puntos ante el Espanyol en el debut de Olabe y Zamora en el banquillo donostiarra gracias al gol de, como no, Darko Kovacevic (1-0).

Con la zona de descenso empiezan a coquetear los dos equipos amarillos, Las Palmas y Villareal. El conjunto canario llegó a empatar tras ir dos goles por debajo en el electrónico pero un golazo de Karpin les sentenció (3-2). El Villareal, por su parte, no pudo pasar del empate en casa ante el Valladolid y ve que las cosas se le empiezan a complicar de seguir estos resultados (2-2). En el derbi andaluz, Sevilla y Málaga se vieron las caras. Reapareció Dely Valdés como goleador y le hizo dos dianas a los de Caparrós (0-2). El Málaga consiguió ganar en el Sánchez Pizjuán después de más de treinta años.

El Glorioso perdió el derbi ante el Athletic. Los albiazules se adelantaron en el marcador con los dos goles de Jordi Cruyff en el primer cuarto de hora. Fue entonces cuando apareció lamentablemente para el interés del fútbol el protagonista del encuentro, el colegiado Daudén Ibañez. Expulsó a Magno y Navarro antes del descanso y el Athletic consiguió la igualada. En una jugada tonta, pitó penalti a la salida de un corner a favor de los bilbaínos y, por si era poco, expulsó también a Téllez. Es decir, se cargó el partido e influyó claramente en el resultado final. Lo peor que puede hacer un árbitro. El Alavés se aleja un poco de Europa aunque continua octavo.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal