Un rival poco amigable
RSS

02/4/2002 - 13:19
Enviada por fidel





Alavés y Villarreal son los dos supervivientes de la "nueva ola" de equipos modestos que a finales del siglo pasado llegó a la Primera División poniendo los pies en el suelo de una liga que empezaba a ser de las Estrellas. Ni Extremadura ni Numancia ni Mérida tienen ya garantizada su presencia semanal en los boletos de las quinielas; mientras, el Villarreal, con descenso y ascenso incluidos, vive entre el brillo momenténeo y el desasosiego de unas clasificaciones que no se suelen corresponder con las inversiones realizadas. De aquel repóker de embajadores del fútbol profundo en la Meca del fútbol, es el Alavés el que más gloria ha tocado -apodo obliga- tanto en la liga como en Europa.

El Villarreal se le ha dado realmente mal al Glorioso en las escasas veces que ambos se han visto las caras en Primera. Los amarillos -con caras conocidas y entrañables en sus filas, como Berruet o, en sus tiempos, el Gudari Aitor Arregui, han ganado siempre en El Madrigal (2-0 en las temporadas 98/99 y 00/01, y 1-0 en la presente campaña) y han dado guerra en Mendizorroza (victoria albiazul por 2-1 en la campaña 98/99 y victoria castellonense en la pasada campaña por 0-1). Un balance para olvidar, al menos desde la perspectiva albiazul. Este año, con Europa en juego para unos y la permanencia de premio para otros, el choque ofrece a priori grandes alicientes. Es una pequeña final entre dos equipos que luchan por dejar de ser pequeños.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal