Desde el Camp Nou
RSS

16/4/2002 - 10:41
Enviada por Asier





Este domingo he tenido la suerte de poder presenciar el partido en directo desde el Camp Nou, y os aseguro que es una experiencia inolvidable. Un campo, el del Barça, que el mero hecho de verlo desde fuera impresiona y que, por lo tanto, es de suponer que por dentro es algo indescriptible. Prácticamente una obra de arte en el mundo de la arquitectura ya que no tiene ni una sola columna.

Dejando el estadio a un lado, entramos en lo importante, en el partido, en ese desgraciado resultado de 3-2, que sin duda alguna aseguro que es injusto. Empiezo con lo que más me indignó, que fue el árbitro. El primer gol de Saviola, y lo digo con seguridad ya que estaba en línea con el mismo, fue precedido por una clara falta a Herrera. Y otra más, el gol que anularon a Astudillo, o mejor dicho, no dejaron meter, no tuvo ningún tipo de fuera de juego por parte de Ibon.


Respecto al juego de ambos equipos, tengo que decir que en varios y numerosos momentos daba la impresión de que los Babazorros jugábamos en casa y que, eso sí, con bastantes más asientos en las gradas, estábamos jugando en el mismísimo Mendi. Aunque esta idea se me quitaba de la cabeza al momento debido a la pasividad de la afición culé, ya que sólo se oían gritos y ánimos (si se pueden considerar así) cuando el Pibito Saviola tocaba el balón. Esto fue algo que realmente me impresionó, ya que habiendo por lo menos 60.000 personas o "aficionados" no se oyera ni mú. Aunque bueno, de Vitoria tampoco podemos decir mucho...



Debo acordarme de la defensa que supo guardar el tipo en todo momento con los geniales Coloccini y Téllez, mucho mejor y mucho más destacado sin duda Fabricio. Todos los balones por alto eran suyos, aunque también hay que tener en cuenta que su marcaje estaba destinado al pequeñito Saviola. En los pases largos también supieron guardar la compostura y recuperar balones al igual que la medular, como por ejemplo el siempre incansable Astudillo o el gasteiztarra Pablo. Por fin metieron goles los delanteros, dos preciosos goles de Magno e Iván Alonso, el primero de ellos con una estupenda internada y mejor pase de Rubén Navarro. Así que, podemos decir que los delanteros rindieron, aunque desgraciadamente no sirvió de mucho. De todos modos, quién sabe, viendo como está la clasificación debemos acordarnos de la situación con el Málaga y que al final un solo gol puede ser relevante.


Después de todo esto, no me queda más que decir que el partido fue una gran experiencia y que recomiendo a todo el que pueda el viajar con el Alavés, no sólo por el fútbol sino también por el simple hecho de viajar y conocer ciudades junto al Glorioso.



Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal