La mayor ovación de la tarde
RSS

21/4/2002 - 15:03
Enviada por glorioso.net





La pesadilla que comenzó en Londres el pasado once de agosto terminó este domingo en Mendizorrotza, cuando Hermes Desio volvió a pisar, en partido oficial, un terreno de juego. Mendizorrotza recibió puesto en pie a uno de sus jugadores más emblemáticos de los últimos tiempo, uno de esos elegidos para llevar al Alavés de la Segunda División hasta una final europea.

Todo empezó en Craven Cottage, estadio del Fulham, cuando en el minuto ocho de un partido de pretemporada, Desio hubo de retirarse con rotura de menisco y ligamentos. Tras regresar de la gira inglesa, el jugador fue operado el pasado 20 de agosto por el doctor Guillén, junto con el doctor Gaisán, galeno albiazul. Tras la intervención, calificada de "éxito" en su momento, se habló de un plazo de ocho meses para que el jugador volviese a jugar, plazo que se ha cumplido casi escrupulosamente, pese a que el hispano-argentino ha estado durante varios partidos incluido en las convocatorias albiazules.

Queda pendiente, tras esta reincorporación al juego, el asunto de la renovación del jugador, que finaliza contrato este 30 de junio. Una renovación deseada por la afición alavesista y que se está demorando demasiado para lo que la costumbre con los jugadores lesionado suele marcar y para lo que merece un jugador que es parte de la historia de este club.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal