Rayo Vallecano-D. Alavés
RSS

29/8/2002 - 11:39
Enviada por Mikel Sagarduy





Han pasado tres meses desde aquel último partido en el Sadar y cualquiera diría que fueron tres años. La liga no es la misma. El 11 de Septiembre y la crisis económica, que anteriormente a esa fecha ya venía atisbándose han propiciado que muchos grupos mediáticos acabaran en la bancarrota o en la fusión con la correspondiente desinversión futbolística. El miedo llegó en los clubes (algunos ya dañados de muerte) y ese gran fichaje que vienen haciendo los grandes no se ha producido. Sin esa espoleta, los pequeños no tuvieron más remedio que darse a la “adopción” gratuita.

El caso más flagrante lo protagonizó Ismael Urzaiz. Se fue de casa de los padres dando un portazo y volvió con una mano detrás de la otra en menos tiempo de lo que tarda en pasar un verano (sobre todo este). Antes, unos y otros justificaron en los medios sus respectivas posturas calificando lo contrario de inaceptable; después ambos conscientes de su locura transitoria rectificaron y con la misma frialdad nos convencieron de todo lo contrario. La firma se iba a realizar en Sevilla con Lopera, Joaquín, Cuervas, Caparrós, Gallardo, Tamara y Dantés como testigos. Pero al final se suspendió el acto porque a los dos últimos no les parecía todo aquello demasiado serio y recomendable para sus respectivas carreras

El Deportivo Alavés no ha sido ajeno a este cambio de escenario y la limpia que se quería hacer se ha quedado en nada. Mané tenía en mente regenerar el vestuario con unas diez altas y otras tantas bajas, máxime cuando el ambiente dentro de él, la temporada pasada, y sobre todo en la segunda vuelta, se hacía irrespirable. A final no ha podido ser y el equipo prácticamente será el mismo. Habrá también que tener en cuenta que si lo del vestuario es preocupante quizás lo sea más la media de edad del equipo que ronda los treinta años.

Los refuerzos llegados en líneas generales, son buenos, tanto en el vestuario como en el campo. Luis Helguera va a ser una auténtica sensación (otro caso Tomic en ciernes, puesto que la opción, que no nos han dicho a cuanto asciende, independientemente del rendimiento del futbolista, no se va a ejercer) Edu Alonso va a venir muy bien a unos delanteros rematadores como los que tenemos y la única duda reside en la capacidad regenerativa de un Abelardo en el ocaso de su carrera que en las dos últimas temporadas ha jugado 19 y 7 encuentros respectivamente.

En el lado negativo, de nuevo la banda izquierda. Otra vez ni un solo refuerzo para esa zona. A Mané no le interesa, por lo que sea, buscar competencia en ese sitio y el equipo volverá a jugar con una banda menos. A Edu Alonso se le acumulará el trabajo por el otro lado siendo además más previsible su juego y tanto Rubén Navarro como Iván Alonso contarán cada partido con que sus habilidades se ven reducidas en un 50% debido al pertinaz e intrigante desequilibrio estructural.
Y eso que hay gente como Mara que puede jugar ahí y que además están pidiendo paso a gritos, con un trabajo de pretemporada totalmente encomiable.

No es el caso de Jordi Cruyff que otro año más se quitó de en medio en Luchón (no tiene la base física de los demás) con motivo de una lesión que no le impidió jugar todos los partidos de pretemporada y además contó con cinco días de permiso para acudir al alumbramiento de su primer hijo. Con un trabajo tan escaso y sin demostrar nada, cuenta sin embargo con un puesto fijo en el once titular. El buen ambiente en el vestuario empieza por mantener decisiones justas y ecuánimes.

A todo esto el Rayo espera al fondo. El equipo vallecano de la mano de Vázquez ha hecho la “limpia” que el Deportivo Alavés no ha podido llevar a cabo. Abandonan el vestuario franjirrojo gente como Lopetegui, Alcázar, Cota, Roy, Glaucio, Ferrón, Arteaga, Hernández, Ivan Iglesias, Urbano y Vivar Dorado y se incorporan futbolistas jóvenes bien cedidos del Real Madrid, bien fichados básicamente del Getafe, bien provenientes del Rayo Vallecano B e incluso del juvenil, salvo la llegada de Onopko que se puede entender como algo excepcional.

De la terna Schuster, Pepe Mel y Vázquez la presidenta Rivero se quedó con el último. Curiosamente el gallego de los cinco equipos en los que ha militado en primera división en tres de ellos fue cesado (Compostela, Mallorca y Betis) y en los otros dos quedó el decimocuarto con el Oviedo y el decimoctavo con el Las Palmas (descendido). No son buenos los números de Vázquez que además ha visto como la columna vertebral de su equipo se le lesionaba Quevedo, Michel y Luis Cembranos.

Su sistema será el 4-4-2 cuya exigencia de dos hombres por banda ha motivado la búsqueda de gente para esa zona. Llegaron Julio Alvarez para la banda derecha y Dorado para el lateral izquierdo, pero aún intentaron firmar a Ivan Ania para jugar por delante del mencionado Dorado o de Graff, algo que no ha podido ser dado que el Tenerife pedía un elevado traspaso.

Etxebarria estará en la puerta, Corino o Mauro por la derecha, a la izquierda Graff que buscará subir las bandas, De Quintana (ojo a sus remates de cabeza) y Mainz como centrales. En la medular Julio Alvarez por la derecha, Peragón a la izquierda y el doble pivote formado por P. Sanz y Azkoitia en detrimento de Quevedo, arriba Bolo y Bolic.

A destacar los ya reseñados remates aéreos de De Quintana y Corino, las rupturas por banda izquierda de Graff, los desbordes y centros de Julio Alvarez por la derecha y la movilidad y velocidad de Peragón. No hay que olvidar tampoco que el año pasado vencieron tanto en Vallecas como en Mendizorrotza.



Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal