Dos chispazos salvan a un Alavés verde
RSS

01/9/2002 - 18:11
Enviada por fidel





El Alavés se volvió de Vallecas con un punto tras conseguir compensar con dos rápidos chispazos en ataque los goles encajados fruto de la lentitud defensiva. En un choque típico de inicio de temporada, ambos equipos desplegaron un entusiasmo digno de encomio bajo el bochorno madrileño, aunque mostraron a las claras evidentes aspectos mejorables: el Alavés, sobre todo, evidenció una fragilidad defensiva coral, con centrales lentos, portero inseguro y un centro del campo que acusó la falta de un hombre más en la primera línea de contención.

Los balones largos del Rayo empezaron causando demasiados problemas para el peligro que parecían llevar. Bolic recibía con comodiddad dentro del área, Bolo ganaba la partida a Abelardo, a Geli... hasta que llegó el gol, con la colaboración inestimable de Dutruel, que despejó mal un balón que era de la defensa y propició el gol de rebote de Julio Alvarez.

En honor de los de Mané hay que decir que siguen manteniendo una de sus señas de identidad: no le pierden la cara al partido, y eso acabó dando su fruto. Tras el 1-0, los albiazules intentaron tomar las riendas del choque, algo que no terminaron de hacer aunque sí que llegaron las ocasiones. Jordi pudo empatar al minuto del gol rayista, aunque hubo que esperar hasta el minuto 37 para que Iván Alonso culminase una rápida combinación con el mismo Jordi para batir a Etxebarria.

En la segunda mitad, con el marcador equilibrado, la historia parecía repetirse. Esta vez los problemas vinieron por la banda izquierda albiazul, aunque fue Geli quien se vio forzado a hacer penalti a Peragón cuando éste se iba camino del área chica. Con el 2-1. Vázquez dio la alternativa a Onopko para mantener el statu quo alcanzado, pero Mané quitó un central y un pivote y metió todo lo que tenía delante con Magno y Rubén Navarro. Y le funcionó la cosa al de Balmaseda: el primer balón que cayó en pies de Magno culminó en un tiro raso y cruzado que batió al meta local. En la siguiente jugada, el propio Magno controló un pase magistral de Jordi desde cuarenta metros, pero no pudo negociar bien el centro desde la línea de gol y no pudo finalizar en gol la jugada.

Con el empate llegó la marcha atrás. Mané sentó a Iván Alonso, cansado tras su pelea solitaria en punta, y colocó a Ochoa como tercer central. El cansancio fue haciendo mella entre ambas escuadras, y el choque fue languideciendo hasta el final, no sin antes propiciar unos últimos momentos de agobio ante la menta de Dutruel por la presión rayista, bien resueltos por la zaga alavesista.

Al final, los albiazules consiguieron cosechar el primer punto de la temporada rentabilizando dos ocasiones creadas con rapidez, que compensaron los errores defensivos heredados de la pretemporada y que requerirán más trabajo por parte de Mané y los suyos para poder ser eliminados.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal