Glorioso 1 - Coruña 2: Notas personales tras el partido
RSS

30/9/2002 - 00:00
Enviada por fidel





Esta vez perdimos mejor. En los anales de ls liga quedará que en la temporada 02/03, el Coruña le ganó al Glorioso por 1-2. Será verdad, pero no toda la verdad. Para comprender el partido del sábado hay que hablar de un equipo que mejora, de una escuadra que domina durante buena parte del tiempo a un grande de Europa, de un Alavés que lavó su imagen tras bordear el ridículo de la soberbia ante el Racing. Bien es verdad que el relato, para ser completo, ha de contar cómo el equipo no fue capaz de anotar más que una vez, que con el marcador de cara no supo aguantar al rival cuando éste tomó las riendas del partido, que con tres centrales -en teoría- encajó un gol de cabeza de un jugador que remató solito un saque de falta, y que también, con tres centrales, permitió dos rebotes ofensivos -valga el simil basquetbolero- en la jugada de la remontada.

El "equipo de geometría variable" que está buscando Mané fracasó no porque la idea sea mala, sino porque los actores para llevarla adelante anduvieron despistados. A veces da la impresión de que el técnico albiazul fuerza la situación táctica para acomodar a los hombres que tiene en mente deben de ser los once que jueguen. Y eso no siempre funciona. Parece que, en este inicio de temporada, el jugador más en forma para ocupar el carril derecho es Edu Alonso, no Geli. Lo que sucede es que éste último puede ir bien como central, para una emergencia, y esta polivalencia le acaba dando un puesto en el once inicial, cuando posiblemente no debiera de tenerlo, al menos ahora. Que te cuelen dos jugadas a balón parado al final del partido es fruto del despiste, y éste lo es del cansancio. En este sentido tendrá que currárselo Mané para corregir esto.

Donde parece que se va encontrando el camino, a duras penas, es adelante. El equipo ofreció más opciones que el patadón a seguir buscando a Iván Alonso. Las bandas, con Edu Alonso y Lloréns -ejemplo claro de un equipo asimétrico, en el que suben el lateral de un lado y el interior del otro- funcionaron mejor que ante el Racing. Funcionó la estrategia, e Iván Alonso parece que se ha reencontrado con el gol tras un año chupando banquillo por decisión técnica. Además, a Ilie se le van cada día mejores cosas, aunque algunos medios con sede en Madrid hayan ninguneado su presencia en el choque del sábado.

Siguen los problemas con los árbitros. No me refiero a esas decisiones que dicen que provocaron la derrota ante el Depor -que pueden calificarse de rigurosas, y que invitaría a todos a visionar con detenimiento y pensando que el del rojo es del Glorioso, lo cual ayuda a centrar el criterio- sino al recurso permanente al arbitraje para justificar resultados que se pueden atribuir, tanto o más que a las actuaciones de los de negro, a los errores propios. Supongo que un club que se atreve a proponer medidas para salvar al fútbol profesional tiene que tener muy bien atada sus relaciones con todos los estamentos que constituyen este mismo fútbol profesional como para tener la certeza de que no van a por él. Luego no cabe hablar de persecución arbitral. ¿Por qué, entonces, se producen situaciones como la del día del Racing, con un árbitro que se enroca en su errónea decisión, o como la del otro sábado, cuando el colegiado cobra una falta rigurosa al borde tanto del área como del final del partido? Puede que la insistencia de algunos jugadores albiazules en protestar hasta el saque de centro pueda tener algo que ver. En este aspecto también tendría que trabajar el equipo, volviendo a adoptar una apariencia más humilde.

El caso es que el salvómetro se nos ha averiado. Con cuatro puntos en cuatro jornadas nos dice que hace falta liga y cuarto para conseguir los cuarenta y cinco puntos necesarios para estar salvados, y eso me temo que no es posible. Bien es verdad que hay nueve equipos por debajo del Glorioso, así que pese a este inicio que nos produce desasosiego, la clasificación nos reconforta. Aunque ya se sabe aquello de que "mal de muchos, epidemia", o como se diga. Convendría salir cuanto antes de esa zona a tres puntos del descenso, sobre todo porque parece que hay equipo para estar algo más arriba. El Bernabéu puede ser un buen sitio para seguir con la mejora y cosechar algún punto que será de oro, por el refuerzo moral que supondría. A ver si es verdad.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal