Que pase el siguiente
RSS

03/10/2002 - 23:57
Enviada por Satur Vivas





¡Que pase el siguiente!. El Deportivo Alavés cumplió el trámite ante el Ankaragucu turco (3-0), un equipo que apenas puso en peligro la eliminatoria si exceptuamos la primera media hora de juego en Turquía. Con la eliminatoria sentenciada, Mané aprovechó para dar minutos a hombres hasta ahora casi inéditos en Liga y reservar a otros como Téllez, Pablo, Desio o Magno para el choque del domingo ante el Real Madrid en el Bernabeu. Los suplentes aprovecharon su ocasión, especialmente Turiel, que con dos tantos reivindica un sitio en el próximo partido liguero.

Pese a que tanto Mané como los jugadores del Deportivo Alavés quisieron curarse en salud durante toda la semana indicando que el Ankaragucu podría ser un incómodo rival en el partido de vuelta de la primera eliminatoria de la Copa de la UEFA, la única realidad que se vio sobre Mendizorrotza fue un Deportivo Alavés muy superior al cuadro turco, incluso sin tener que realizar ningún esfuerzo. Pese a la precaución, en el foro interno de la plantilla se sabía que la eliminatoria estaba sentenciada. El partido fue más un entrenamiento, debido a la endeblez y desorganización rival, que un choque en sí, con tres puntos en juego o con el pase a la siguiente ronda como premio. El destino estaba decidido. Dutruel fue un espectador de lujo hasta casi un cuarto de hora antes del final, cuando tuvo que intervenir ante el nigeriano Agustine.

Y más tras el primer tanto albiazul, conseguido, cómo no por un Iván Alonso que sigue en racha. El uruguayo está demostrando que es el ‘nueve’ titular del equipo sin ninguna duda. Sus goles demuestran al técnico que la pasada temporada se equivocó dando infinitas oportunidades más a Rubén Navarro que a él. Goles son amores y el charrúa está demostrando un día sí y otro también que ‘paga’ la confianza con goles. La jugada del 1-0 fue un prodigio de toque y oportunismo. La triangulación entre Turiel, Astudillo, el remate de Ilie al travesaño y la certificación de Alonso, fue de lo mejor de un choque gris, sobre todo en la primera mitad. La presencia de un espontáneo ondeando una bandera kurda puso el toque reivindicativo al partido.

Ya en la segunda parte, el Alavés, más pensando en el Real Madrid que en los turcos, se dedicó a intentar agradar. A veces se consigue y a veces no. Esta vez, no es que se viviera la mejor noche de fútbol, pero el aficionado, entre el ‘bocata’, la bota de vino y alguna jugada de calidad, pasó un rato agradable. Una arrancada de Turiel, al inicio de la segunda parte significó el segundo tanto vitoriano que, por si quedaba algún incrédulo, dejó el choque visto para sentencia. El centrocampista pudo aumentar su cuenta en otra jugada similar diez minutos después del gol. Fue el jugador más incisivo del choque, pues rondando la media hora de juego de esa segunda parte se reivindicó como un centrocampista con llegada. Un centro medido de Ibón Begoña fue rematado a la red con la testa. Era el 3-0. De esta manera acabó el partido.

Mané aprovechó este partido de vuelta para dar entrada a jugadores poco utilizados en la liga, tales como Otxoa, Karmona, Luis Helguera, Mara, Ilie, Rubén Navarro o el propio Turiel y reservar a otros, para el choque del domingo en el Bernabeu ante el Real Madrid y probablemente Ronaldo. Los Geli, Téllez, Pablo, Desio o Magno estarán más descansados. Dosificación. Esa es la palabra. Y es que participar en tres competiciones obliga a repartir esfuerzos y minutos. Por otro lado, es una buena forma para mantener contentos a todos. O por lo menos a casi todos.

El Deportivo Alavés volverá a estar presente en el bombo que determine la ronda siguiente. Comienza de esta manera la andadura vitoriana en la UEFA. De igual manera que hace dos temporadas, eliminando a un cuadro turco. Ahora debería de tocar un noruego. ¡Que pase el siguiente!.


El entrenador del Deportivo Alavés, José Manuel Esnal "Mané", aseveró en la sala de prensa de Mendizorroza que el choque de Copa UEFA se desarrolló tal como esperaban, aunque también comentó que el "1-0 nos permitió jugar con más control sobre el balón. Creo que el partido se encauzó rápidamente y al final todo se sometió al guión esperado, ya que salimos bien al contraataque y en las primeras opciones se resolvió perfectamente una oportunidad para encarrilar el resultado y la eliminatoria", resumió.

El técnico de Balmaseda no supo despejar la incógnita de si todo se debió a que los turcos se rindieron muy pronto, o si fue el Deportivo Alavés quien, con su acierto a las primeras de cambio, dejó el camino de la victoria totalmente expedito. "Yo vi que durante la primera mitad los hombres del Ankaragücü sí lo intentaron, pero no pudieron, y en la segunda otra vez volvimos nosotros a la carga, aunque ellos lo intentaron en el primer cuarto de hora de este período con dos disparos lejanos y teniendo la pelota en su poder, pero la solvencia defensiva de mi equipo con relación a su ataque fue la que marcó la diferencia", concluyó José Manuel Esnal "Mané".

El rumano Mihai Stoichita, entrenador del equipo de la capital otomana apuntó que la clave fue que "todo se acabó en el m. 5 de partido cuando el Alavés hizo el primer gol, y a partir de aquí el encuentro no tuvo más historia". Aludió a la moral de sus jugadores, demasiado frágil. "La moral de mis jugadores se vino abajo a raíz del tanto de Iván Alonso, y yo pienso que el Alavés fue superior, por lo que les felicito por su juego y les deseo mucha suerte en el futuro dentro de la Copa de la UEFA", remachó Stoichita



Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal