Análisis y Previa
RSS

17/10/2002 - 14:47
Enviada por Mikel Sagarduy





Han pasado cinco jornadas y el Glorioso se encuentra abajo en la clasificación con cuatro puntos, víctima de los errores de su entrenador. A veces, los equipos pierden porque sus futbolistas están mal físicamente, porque el bloque cuenta con muchos lesionados, porque no logran hacer gol…En este caso es la baja forma del entrenador la que ha llevado al equipo a estar donde está.

En Vallecas se vio a un Geli en un estado delicado, desbordado y desastroso, llegando tarde, mal y nunca hasta cometer un penalti de aquellos que no son pero que parecen serlo al estar uno superado. En la otra banda, izquierda, Begoña de lateral: un peligro. En el primer gol desbordaron a Geli bascularon los centrales hacia esa zona para achicar y tardó un mundo en llegar; Julio Alvarez montó la tienda de campaña en el área pequeña y sólo tuvo que esperar a que Dutruel le dejara el balón en los pies para empujarla. Begoña, entre tanto, llegaba y aplaudía. Después cometió un penalti alevoso, en otra tardía llegada, que la mala conciencia de Puentes Leira no quiso ver.


A Desio ni se le vio. Bueno rectifico verse se le vio siempre detrás de Jorge Azkoitia que se llevó todos los rechaces.

Llegó el Racing a Mendizorrotza y con el la catástrofe. De nuevo se vio a un Geli absolutamente desbordado. El colmo vino cuando se fue varias veces al ataque y no volvía, cosa que empezó a ser aprovechada por Pablo Lago primero y por Munitis después. Abusaron entre los dos de él hasta que se quitó de en medio y en un corner provocado por esa circunstancia trajo el 0-1 con error arbitral incluido. Mané asistió impertérrito a todo ello sin rectificar.
Cabe señalar que Nafti e Ismael hicieron el partido de su vida: en defensa sólo tenían que esperar que Tellez pasara el esférico a Pablo para presionarle la salida y robar dado que Desio, horrorizado ante la posibilidad de recibir, se escondía en la media punta. Cuando robaban a Pablo, Desio cojo, no llegaba y el ataque a la defensa (o sea a Tellez) era total: conclusión ¿la defensa es lenta?

Con 0-1 en contra y el partido ya muy avanzado entraron Mara y Begoña. El primero encaró dos veces y forzó dos faltas, el segundo recibía junto a la cal de la medular y todas atrás. Rehuyó descaradamente el desborde: illa, illa, illa Begoña pesadilla!!!!!
En la rueda de prensa Mané se desperezó y cargó contra el árbitro. También dijo algo de la disputa y la mala suerte.

La segunda salida fue Villarreal. Ese puzzle de lujo roto por Víctor Muñoz. Se ganó en el campo maldito donde antaño se salía con tres centrales que chocaban entre sí y aparecía todo el equipo colgado del larguero a la espera de recibir el primer bofetón para después deshacer todo lo hablado y comenzar una remontada imposible. Bastó con una defensa bien organizada, una banda derecha muy equilibrada con Edu y Astudillo y dos puntas con Ilie un poco atrasado, de enlace.



La cuarta jornada fue la del desacierto. Se jugó como nunca y se perdió como siempre. El Deportivo Alavés se adelantó en el marcador por medio de un extraordinario centro de Llorens (de esos que se le contabilizan dos a lo largo de toda la temporada) bien rematado (como siempre) por Iván Alonso. El juego era bueno y a pesar de jugar con diez (Desio volvía a ser titular) el equipo estuvo por encima del rival. El problema fue el pésimo estado en que se encuentra Desio. Sus compañeros lo saben y cuando el balón rondaba esa posición Astudillo abandonaba su banda y caía ahí, junto a Pablo para cerrar. No sólo eso sino que Tellez hacía lo propio en el centro de la defensa. El recurso sirvió hasta que Irureta metió un hombre en esa zona (Tristán), entre los centrales y Pablo. Las fuerzas se fueron diluyendo y entre tanto, el más desafortunado “de los Manés” hizo acto de aparición sin brújula y ganando 1-0 y con el Coruña desbocado en la medular quitó a Magno (que, como no trabajaba defensivamente, todavía le quedaba movilidad y capacidad de generar peligro en ataque) y metió a Ilie. El cambio, por supuesto, precipitó todo. Tras varias pérdidas empató Tristán desde el punto de penalti. Tellez y Abelardo cogían a los centrales de ellos en el área pequeña y por detrás estaba Tristán al que cogía Desio que ya no podía recibir ayudas. Tras el empate, volvió Mané a escena y quitó a Pablo para meter a Turiel. Cuando ganaba mete a un delantero y deja la vía de agua, y ahora que empata intenta tapar dicha vía, pero genera una nueva. A partir de ahí, sin Pablo en el campo, el balón no le dura al equipo en los pies y no crea una sola jugada de ataque. Todo era correr hacia atrás y en otra pérdida llega la falta del segundo gol que es idéntico al primero.



Al finalizar el partido Mané vuelve a argumentar la derrota en función del mal arbitraje y culpa a sus delanteros de no aprovechar todas las oportunidades de gol. Asimismo reconoce que quitó a Pablo para meter a Turiel porque va muy bien de cabeza y el equipo necesitaba con el 1-1 un hombre capaz de desplegar trabajo físico en esa zona. ¿Por qué lo tienes en el banquillo entonces y sale Desio?

Por ahí en medio está el Ankaragükü. Para Mané es el mismísimo Milán de Sacchi. Allí se fue con un respeto cerval e injustificado. En cuanto el equipo quiso jugar y presionar un poco arriba metió dos goles y se acabó. Si les presiona adelante desde el primer minuto les metemos cinco.
Pero el resultado para la vuelta era algo justo y a Mané le debió parecer aquello peligroso. Pues nada, un 5-4-1 en casa y a jugar a la contra. El resultado bochornoso. Claro, el Ankaragükü que Mané esperaba en tromba tenía más miedo que cuarenta viejas, sabedores de lo que son, y le dieron la iniciativa al Glorioso, que sorprendido redondeó una primera mitad lamentable. De nuevo tres centrales que no sabían a quien cubrir y que se pasaban el balón de uno a otro sin saber qué hacer. En la parcela ancha también se produjo un desorden histórico, en la que tampoco nadie sabía qué hacer, ante tanto respeto infundado.

En lo positivo se vio el debú de Helguera que sólo con las maneras de comportarse en un terreno de juego se ve que es un gran jugador, necesario para el equipo y fundamental para la confianza de Pablo. Por otro lado, la defensa, sin Tellez, es un desastre en la salida del balón, ya que Abelardo está mal y se vio como Ilie en la medular pierde su oremus. Su sitio está 30 metros del gol, sacarle de esa zona es anular su velocidad y se convierte en un futbolista vulgar.

El último choque fue el del Bernabeu. Mané toca fondo. Otra vez tres centrales, que acabaron chocando otra vez los unos con los otros. ¡ Y un solo hombre por cada banda!!. Contra Figo y Miñambres, Llorens; contra Zidane y Roberto Carlos, Edu Alonso. Al primer balón que toca Roberto Carlos en la medular le sale Edu Alonso, le hace un sombrero y se la deja a Zidane que en el pico del área grande (donde se tendría que encontrar con un dos contra uno) se encuentra a Abelardo (que está pidiendo banquillo tras cinco jornadas) y todos sabemos lo que pasó. En la otra banda, lo mismo: desbordado Llorens, caía a esa zona Ochoa por lo que Téllez solo, se quedaba en el centro en un dibujo cómico y absolutamente desbordable. Por delante de ellos, Desio “de referencia”, “ayudado” por Pablo a su izquierda y Astudillo a su derecha. Sólo en la primera mitad contabilicé siete pérdidas de balón de Desio, que se hartó de mover balones horizontales al pie de Pablo, sin ninguna funcionalidad. Al final, un partido para estar juntitos y coger confianza se convirtió en un jaleo que agranda las dudas al equipo.

El de la Real es un partido clave y lo es porque ni en Barcelona se va a ganar (aunque Osasuna empate) ni al Sevilla en Mendi tampoco. Si al Ankaragücü se le tenía un respeto abismal, al Besiktas pánico y en la copa, a un solo partido en Eibar, Irún o Zaragoza y en un más que seguro planteamiento especulativo tenemos todas las de perder.

Si Mané no reacciona y para de hibernar nos veremos muy pronto eliminados de todo y en el fondo de la clasificación. Lo grave es que bajo mi punto de vista y lo digo con todo convencimiento este equipo tiene futbolistas suficientes para estar LUCHANDO POR LA UEFA. Es el hastío, el cansancio de un Mané a ojos vista confundido el que está llenando al equipo de dudas y eso ya lo reflejan las declaraciones de los futbolistas, que saben que juegan bien, pero inexplicablemente pierden y de esa forma muchos equipos se fueron a segunda con mejores plantillas que la nuestra.

El propio Mané reconoció (después, por supuesto, ya que no tiene la humildad de hacerlo en la rueda de prensa posterior) que el día del Racing se equivocó y estoy convencido de que en su fuero interno piensa lo mismo de todos los demás, pero seis años sometido al desgaste de un banquillo (aunque en éste no haya ninguna presión ni de la prensa, ni del público, ni del presidente) limita la capacidad de reacción.

Y eso es lo peligroso, que se obceca, que en su equipo no juegan los mejores, que no reacciona y que siempre va a la zaga del equipo y entrenador rival, Y últimamente más.

Hace cosas del tipo de sacar titular durante cuatro partidos a Geli y viendo que ya en el primero está garrafal (no futbolísticamente sino físicamente) espera al quinto para sacarlo de la convocatoria en un partido en el que tan sólo tienes un lateral derecho en el campo (Bernabeu). Si está mal, lo dejas en el banquillo, pero si lo quitas de la convocatoria es que está garrafal ¿Por qué entonces le das tres partidos de liga?

En verano no querían renovar ni a Karmona ni a Desio. Cosa que me pareció absolutamente respetable y normal en los ciclos vitales del fútbol y de las personas. Resulta que Desio al que no quería renovar y que no jugó ni un partido la temporada pasada empieza de titular, sin ritmo, sin sitio y cojo. A la espera quedan dos hombres de rendimiento cien, como Turiel y Helguera. ¿A qué juegas Sr. Mané?
Si esto no es estar estéril de ideas esperaremos a la 37 jornada para sacar pañuelos.

Por todo ello, el partido contra la Real es clave. Los donostiarras tienen mucho peligro. No por el fútbol que desarrollan, que no es bueno, sino por la extraordinaria pegada que tienen con Kovacevic ya en forma y con Nihat que le da otro registro en ataque, parecido al que Ilie podría dar acompañando a Iván Alonso y no en la medular.

El fútbol de la Real es muy simple: balones a Karpin por la derecha y a De Pedro (otro año más silbado en Anoeta) o Gabilondo por la izquierda, centro al área y remate de Kovacevic. Por la izquierda Aranzabal, en plena recesión, únicamente cumple labores defensivas.

Si las bandas están tapadas cae Nihat a zonas de creación para abrir espacios arriba y dar movilidad.

Como mejor juegan es con rapidez a la contra y con espacios y su punto débil está en la defensa. Edu Alonso en el mano a mano con Aranzabal tiene todas las de ganar y los centrales Schurrer y Jauregi son muy flojos.

Westervel_Rekarte, Shurrer, Jauregi, Aranzabal_Karpin, X.Alonso, Boris o Aranburu, Gabilondo_Kovacevi, Nihat.






Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal