Las señas de identidad
RSS

29/10/2002 - 03:55
Enviada por Héctor Fernández





Después de un partido como el del otro día, creo que era mejor coger aire, relajarse y entonces valorar.
Que te metan seis goles en Barcelona puede ser hasta normal. En mi comentario previo al partido, decía que el Barça es uno de los equipos con mejores movimientos ofensivos y que carecía de efectividad. Hacía referencia a la lentitud de los defensores alavesistas y el hándicap que eso supondría de cara a este partido y que la alineación nos llenaba a muchos de ilusión. Todo esto, evidentemente, dentro de una normalidad, es decir, que el Deportivo Alavés intentaría romper el juego blaugrana, madurar el partido y esperar a la contra, como en el Bernabéu pero sin errores defensivos no forzados.

Vaya sorpresa. El día que menos te lo esperas y en el sitio seguramente menos adecuado, al cuerpo técnico se le ocurre cambiar las señas de identidad del equipo y jugarle de igual a igual a los culés. Podemos decir que es un acto de valentía, pero también un suicidio. Muy fuerte y muy confiado tuvo que llegar el Alavés a Barcelona para que el entrenador tomara esa decisión tan inesperada, sabiendo que el mejor Alavés ha sido el que dominaba el cronómetro al segundo, que especulaba con el resultado y que de esta especulación hacía virtud. El entrenador se equivocó y lo reconoció en sala de prensa, algo a lo que nos tiene muy poco acostumbrados y que parece una primera reacción. Eso sí, este encuentro traerá cola en el seno de la plantilla para jugadores que no dieron la talla en el Camp Nou.

Cambiar las señas de identidad tiene este riesgo. Jugar a lo que no eres se paga muy caro en esto del fútbol. Nadie le pide al Alavés que haga fútbol samba. Queremos ver a un equipo ordenado, que pelea hasta el último balón, con seguridad defensiva y que aprovecha las ocasiones que genera. En este sentido, da la sensación de que el entrenador no acaba de encontrar a los jugadores adecuados para estos cometidos, pero también debemos preguntarnos si el entrenador tiene fuerzas para ser el primero en tirar del carro. Yo creo que las tiene y lo ha demostrado, pero los resultados mandan y lo que tantas veces ha salvado la imagen que ha dado el Alavés en algunos campos, puede ser la gota que colme la paciencia de la Directiva y sobre todo de la afición.

De momento hay que mantenerse a la espera. El calendario ha sido complejo y en este momento comienza una nueva liga para el Alavés. ¿Estará el equipo a la altura de las circunstancias?.



Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal