Previa: Málaga - Deportivo Alavés
RSS

22/11/2002 - 17:48
Enviada por Mikel Sagarduy





El Glorioso necesita encadenar dos o tres victorias seguidas para ganar en credibilidad sólo que Málaga se me antoja una plaza especialmente complicada para tamaña empresa. Es complicada, muy complicada porque al Málaga le gusta tener la pelota y si la propuesta rival es quitársela para jugarla le hace daño, le desnaturaliza y, en definitiva, le mete en problemas. El asunto es que el Deportivo Alavés va con otras intenciones. Con Desio por delante de la defensa el equipo huye del balón y ni Astudillo ni Cruyff están capacitados para dar coherencia al juego en la parcela ancha. La sombra de Pablo es alargada, pero su baja no justifica un planteamiento para perder por poco. El del domingo lo es. Uno más en la larga lista de derrotas orgullosas que Mané acumula haciendo gala de ello.

El Deportivo Alavés va a la Rosaleda a evitar el centro del campo y la solución es mandar balones largos a un solo delantero contra cuatro defensas. Si Rubén Navarro o Iván Alonso y Mara quedan para perseguir rechaces el partido de la Rosaleda seguro que es el acicate necesario para justificar su suplencia para los restos.

El Málaga propone, con menos plantilla, un fútbol distinto y me da envidia por ello. Pierde y gana como todos pero basa su fútbol en una defensa ordenada de cuatro, con Roteta y F. Sanz de centrales, que viven en un gran momento de forma y que inician el juego con multitud de posibilidades en el horizonte.
Por delante de ellos, Romero destruye y “rasca” si es necesario. Sandro es el Pablo, boquerón de aspecto frágil, pero con una calidad indiscutible en el movimiento de la pelota. La verdad es que tiene opciones: Gerardo por la derecha y, sobre todo, Musampa por la izquierda garantizan profundidad, verticalidad y desborde. Con Musampa han tenido paciencia, después de dos temporadas en blanco. Ahora recogen los frutos de la confianza y la continuidad de la que Illie o Mara, por ejemplo, no han disfrutado.

Tanto Gerardo como Musampa, sobre todo, se ven relevados continuamente por Josemi y Valcarce respectivamente, aunque el peso ofensivo lo llevan los primeros. En el Málaga no existen los “trivotes”. En realidad no los necesitan. Son el refugio para entrenadores a los que un delantero les parece excesivo. Peiró no es de esos. Pone dos delanteros que van de cara, siempre en ventaja y finalizan maravillosos pases desde las bandas.



Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal