Fútbol y Educación
RSS

07/12/2002 - 05:22
Enviada por Raúl Alústiza





FÚTBOL Y EDUCACIÓN

Se suele confundir adquisición de conocimientos con educación o formación humana, es cierto que lo 1º ayuda a lo 2º, así para lo 1º ya están los colegios, pero para lo 2º, es donde no lo tengo muy claro. Creo que se educa y madura más como persona, principalmente en su propia casa, y después, en otras actividades extra escolares. Una de esas actividades son los deportes, principalmente los colectivos, y especialmente al que yo le dedico mucho tiempo de mi vida, el fútbol. ¡Ojo!, no confundir con el fútbol profesional, que solamente son el ¿0,1 %?,de los millones de practicantes, que somos la mayoría. Partiendo de la idea, que educar es adquirir valores, principios, actitudes, etc, que mejorarán comportamientos y conductas con respecto a los demás y consigo mismo, qué mejor, que aprovechar esta actividad para mejorar y madurar personalmente, porque el mismo juego obliga a cumplir unos requisitos, que son como la vida misma.

1º Hay que respetar unas reglas de juego y una disciplina táctica dentro del campo, y otra fuera de hábitos sanos, como horarios u organización para cumplir otras actividades, alimentación, descanso...

2º Hay que aprender a tolerar pequeñas injusticias, errores arbitrales, así como contactos, golpes y algunos gestos poco agradables que son propios del juego, y que se deben asumir como algo natural, ¿cómo en la vida misma?...

3º Entender que esto es un juego de acierto-error, y que lo mismo que te equivocas tú, se pueden equivocar los demás.

4º Admitir elecciones, alineaciones, selecciones, de jugadores, donde unas veces eres elegido y otras no, pero que el objetivo es el bien colectivo, porque todos juntos es más facil conseguirlo.

5º Aprender a tener una ambición sana, para poder superarse en cada situación, resultados negativos, etc, porque la madurez está en la superación de dificultades.

6º Saber que esto es un juego, y como ocurre en la vida misma, se encadenan ciertas circustáncias favorables o no, donde aparece lo que llamamos buena o mala suerte, y que muchas veces no está relacionado lo conseguido con los méritos realizados.

7º Que las alegrías y las frustraciones, así como los éxitos y los fracasos son pasajeros, y que el equilibrio emocional es el que te dará el verdadero éxito, porque en el partido como en la vida, esto da muchas vueltas. Saber que la derrota está en el transcurrir de los acontecimientos, y que el éxito es el camino no el destino.

8º Porque superar es saber estar en el partido, con todas las dificultades, como saber estar en la vida. Estar formal en clase de Ingles o en un convento de clausura, no tiene mucho mérito, ¿verdad?,
por lo tanto no es una dificultad relacionada con el comportamiento, luego no es algo que por superarlo haga madurar.

9º ¡Ah!, se me olvidaba, además esta actividad contiene beneficios físicos, mentales y psicológicos. Los físicos son evidentes, y los mentales están en relación con la Psicomotricidad, lo que definiríamos como organización armónica e inteligente de los movimientos del cuerpo para responder a cada situación del juego, ósea, inteligencia motriz, y los psicológicos en relación con el cumplimiento de los primeros instintos que pone en practica el ser humano al nacer, jugar.

Conclusión, si todo esto lo dejamos en manos del 1º que pasa, o el más atrevido, que le llamamos entrenador, así nos va. Estos, se deben de llamar formadores, porque cumplen unos mínimos pedagógicos, para transmitir una filosofía del deporte que haga mejorar la vida misma. Claro, que si esta labor la realiza las federaciones del deporte, ¿para qué queremos el ministerio de educación?.

RAUL ALUSTIZA
Entrenador Nacional de Fútbol.



Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal