Celta 2 - Alavés 1: Notas personales tras el partido
RSS

09/12/2002 - 09:26
Enviada por fidel





Pues a mi me gustó el Alavés de este domingo. Puede que jugásemos como nunca y perdiésemos como siempre. Pero, puestos a palmar, prefiero que sea adelante, con el rival acongojado y creando ocasiones, aunque luego no las metamos. Me parece impresentable el "juego directo" del patadón y esperar, aunque se empate o gane, pero cuando el equipo sale a jugar, con gente capaz de meter miedo, y a veces gol, al rival, y acabamos cayendo porque metemos la pata dos veces y no metemos gol en las diez ocasiones que tenemos, no me alegro por el resultado, pero me reconcilio con el equipo.

Hacía ya un tiempo que no veía un partido en el que con el 2-0 no veía al Glorioso derrotado. A un Glorioso imperfecto, que sigue pagando con una sangría que no cesa de puntos cada error en la zaga, porque no consigue hacer gol más que muy de tarde en tarde. Pero un Glorioso luchador, con recursos creativos bien aprovechados, sin bajar los brazos hasta el final. Ante el Celta se perdió, pero tengo la profunda certeza de que con este tipo de planteamientos, a la larga, el equipo sacará más puntos que con el mezquino del fútbol directo y la invocación al dios de las flautas para que haga sonar alguna de vez en cuando. Ante el Málaga conseguimos un punto con Dutruel excepcional y buenas dosis de sierte. Ante el Celta, perdimos tres puntos por una zaga que se distrajo una vez, por una delantera que no acertó en las varias ocasiones de que dispuso y por alguna decisión errónea arbitral. Olvídense de la suerte.

Tras el partido me queda un temor: que a la vista de la derrota, Mané decida olvidarse de este tipo de planteamientos y volvamos a ver al equipo amarrategui que aburre y, de vez en cuando, empata. Nos aburriremos mucho más, y creo que el resultado, a la larga, sería peor.

Me preocupa la lesión de Astudillo. Es el pulmón del equipo, está en todas partes, juega todos los partidos... es la constante positiva de este equipo. Y que siga así.

¿Por qué Mané no cuenta ni con Eggen ni con Ochoa? Partido tras partido se ve que el centro de la zaga no es lo que era, que por ahí vienen los goles contrarios, que campa por sus respetos la inseguridad. Al final, pese a todo, juegan los mismos. ¿Están mal los que no juegan? ¿Lesionado? ¿Son indisciplinados? Es que no se entiende la insistencia en que jueguen los que están mal. Si es cierto que un entrenador no se tira piedras contra su tejado, aquí parece que estamos hablando de la excepción a esa regla. O algo no sabemos o alguien tiene las ideas un tanto opacas.

Se ha apretado la tabla por abajo, y salir de ahí va a costar cada vez más. La plantilla parece aportar menos soluciones de las deseada. Esperemos que el club sepa moverse bien por est mercado de invierno y de las entradas y salidas quede saldo, tanto económico como deportivo.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal