Se agota la paciencia
RSS

10/12/2002 - 06:51
Enviada por Héctor Fernández





El Deportivo Alavés ha entrado en alerta. No digo roja porque, como indican algunos, todavía puede ser peor... o mejor.

Seguramente muchos tendremos un punto de vista diferente con alineaciones, estratégias o demás cuestiones del equipo, pero lo que no podemos negar son las evidencias que ahora mismo le rodean. Hay situaciones flagrantes.
Dicen que los mejores análisis vienen acompañados de buenas fuentes y saber entender las sensaciones que transmite a quien analizas. Hablar nuevamente de Mané es caro. No es nada agradable decir que para que este equipo resurja hace falta un cambio en el banquillo y menos con la persona que ha sido responsable de parte de los mayores éxitos deportivos de este club. Pero los momentos de ruptura tarde o temprano llegan, y seguramente al final de la pasada temporada hubiera sido menos traumático que llegar a otro escenario como es el actual.

El mister está ofuscado en muchos sentidos. Está cometiendo los mismos errores tácticos una y otra vez y lo que es más preocupante, comienza a despejar balones fuera y habla, cosa que antes no hacía, de los árbitros en más ocasiones que antes. Últimamente su trato con la prensa ha sido pésimo, rayando en ocasiones la mala educación. Solo hay que escuchar la rueda de prensa de la renovación de Ilie u otras situaciones en las que ha ninguneado a compañeros que nunca, en general, le han levantado ni la voz, ni la pluma.

Manejarse en situaciones tan complicadas como la actual requiere de tacto, afán por tener mas amigos que enemigos y desenmascarar ciertas situaciones que en algunos sectores importantes de la afición, están sentado demasiado mal. No digo que pongan a ciertos jugadores, si no que no se comentan injusticias con las personas que forman esta plantilla. Después de cometerlas, lo que no se puede es pedirles un esfuerzo extra, cuando antes les has negado en muchas ocasiones hasta sentirse miembros de este grupo. Ahora resulta que al Alavés le interesa que Brandan pueda tener ficha en el primer equipo. Veremos si le interesa al jugador quedarse o buscar recuperar su dignidad deportiva en otro club, pero ciertamente me gustaría que alguien saliera a la palestra para darnos una explicación de lo que ha pasado con el argentino. También merece explicación Helguera, porque quiero recordar que los jugadores cedidos lo son para jugar por lo menos algunos minutos. Y más y más, que podemos estar hablando muchas horas de jugadores o de más cosas de las que nadie quiere hablar pero que perjudican a este club en su imagen.

Lo que ocurre es que, hasta hace muy poco he creído que Mané tenía que ser el hombre encargado de sacar este barco adelante, pero los continuos cambios en el equipo me quitan la razón. Si Mané no da con el equipo ideal ¿tan grave sería que los destituyeran?. Quizá haya otro entrenador en el mercado que si lo haga, con lo cual no creo que el cese fuera traumático en el plano deportivo, pero seguramente, como se demuestra en el fanatismo de cierto sector, sí en el social. Por cierto, que me hablen ahora de lo que afectaría a las arcas del club me parece una broma. El club más saneado de primera división está en condiciones de fichar más que nunca, sabiendo lo que puede ocurrirles a los equipos de 2· división con los derechos de televisión la próxima temporada. Aunque si hay que prescindir del famoso hotel de ejecutivos para salvar esta situación, adelante.

Ojalá el equipo salga del pozo, y si tiene que ser con Mané y yo me equivoco, pues bien también. Como alavesista que soy, de corazón, ojalá sea así, pero con el estado actual del paciente pintan calvas si no se busca un revulsivo inmediato en el seno del club, un golpe en la mesa de una plantilla que ha perdido algo más que la fe en el entrenador.



Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal