Betis-Glorioso: notas personales tras el partido
RSS

14/1/2003 - 07:36
Enviada por fidel





Marcharse del campo cinco minutos antes de que acabe el partido puede ser una buena forma de evitarse el atasco de salida, pero es una falta de respeto al fútbol. Y en partidos como el del domingo, el balompié -castizo nombre que lleva el Real Betis en su nombre completo- se tomó su venganza. Pasado el minuto noventa llegaron dos goles, la mitad de los que se dieron en el choque. ¡Que se fastidien todos esos mastuerzos que se dedican a molestar a todo su entorno largándose antes de que acabe el partido! Pido perdón por este inicio semifaltón, pero es que siento cerca de un vomitorio en Mendi, y cada domingo, a partir del minuto 40 de la segunda parte, se complica lo de ver el campo, y me alegra cuando estos tempranillos se pierden algo bueno.

¿Qué equipo tuvo más suerte el domingo? Aunque el Alavés tuvo mucha -goles en el minuto 93 con la defensa contraria tomando café son cosas que no se ven todo los días- el Betis se salvó de lo que llevaba toda la pinta de ser una derrota para los verdiblancos. Mediada la segunda mitad, un Alavés que volvió a mostrar esa cara que a veces enseña lejos de Mendi, mandona, creadora de ocasiones, se estaba comiendo al Betis, cada vez más inseguro, con un claro desequilibrio entre defensa y ataque. En esto llegó Mané y mandó parar. Se dio por bueno el punto, se reforzó la función defensiva del centro del campo, se cedió la batura a un Betis que, precisamente, donde más calidad tenía era en la creación y se dejó el posible juego ofensivo a la posible existencia de algún contraataque. La cosa salió bien, si lo que se pretendía era sacar un punto de un campo a priori difícil, como es el de Heliópolis. Si somos resultadistas, nada que objetar. Y si somos metarresultadistas y queremos algo más que simplemente sumar, pues casi tampoco. Salvo que sucedió lo que parece normal -que el Betis te la líe adelante, con Casas y Joaquín- y nos salvó lo anormal -que Turiel remate solo en el área chica un servicio de Begoña en el minuto 93- por lo que las conclusiones, más allá del resultado, son contrapuestas: somos capaces de mandar en el campo de un equipo que apunta a la zona Champions, pero somos ramploncetes cuando aparcamos el autobús bajo el larguero. Aunque conclusiones, que las saque quien tenga que sacarlas.

Volvió a funcionar bastante bien el tridente Magno-Navarro-Ilie, que se está consolidando como una gran opción cuando se trata de combinar técnica, rapidez e inteligencia en el juego. Sigue faltando remate, pero el primer paso, el de crear ocasiones, se está dando. Y eso que Ilie estaba "desequilibrado", según la perla que se ha echado el rumano de agente. También funcionó Begoña en ayuda al pivote Helguera. Está bien que en un momento en el que la plantilla se acorta por la marcha de Eggen, se alargue a su vez por la entrada en el equipo de Luis Helguera, y por la reconversión de Begoña a una nueva posición. Me da la impresión de que si un día nos echan al portero sin poder hacer cambioso, será Ibon el que la pueda coger con las manos desde ese momento. Y si sigue en el estado de forma actual, no descartemos ver que pare el penalti.

Volvieron los tres centrales, lo que no evitó que nos metiesen un gol de cabeza con centro desde la banda -remata el que va de cara, y los centrales miran atentos...- ni que nos buscasen la espalda en tiempo de descuento y nos hicieran el 2-1. No parece que nos luzca, pues, mejor el pelo con tres centrales que con cuando solo hay un par sobre el campo. La riqueza táctica que parece tener el Alavés con tanta gente de calidad -supuesta, al menos- en el eje de la zaga, queda reducida a la nada.

Y llega la Copa. No hay excusa, salvo que el partido transcurra por derroteros muy extraños, para no pasar: somos un equipo de Primera ante un equipo -un buen equipo, eso sí- de Segunda, al que nos vale con ganar en casa para meternos en cuartos de final. A priori, ¿quién no hubiese firmado esas condiciones? Ahora hay que ponerlo todo en el campo para que lo que dice la lógica lo acabe diciendo el marcador. Así que... ¡a por ellos, oé!


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal