Un jugador casi a estrenar
RSS

30/1/2003 - 14:59
Enviada por fidel





El regreso de Tomic al Glorioso es un guiño a los mejores momentos de la historia albiazul, de la cual el serbio fue protagonista. Y para el jugador tiene que representar un alivio, porque por fin puede que le dejen jugar al fútbol. Tras su brillantes inicios en el Partizan de Belgrado, el jugador dio el salto a un equipo de campanillas, la AS Roma, donde el primer año, la temporada 98/99, disputó nueve partidos ligueros. La siguiente capaña, el serbio tan solo disputó un partido de liga, y su cesión al Alavés para la campaña 00/01 vino marcada, como ahora, por la incógnita de cómo podría responder un jugador de calidad tras casi dos años en blanco.

Con veintiocho partidos y dos goles en liga y un protagonismo de primer nivel en la odisea europea de los albiazules, Tomic se ganó el corazón de la afición de Mendizorroza tras unos inicios titubeantes, y regresó a Italia por la puerta grande... para no jugar. Capello le concedió tan solo dos partidos la pasada campaña, algo visto con auténtica perplejidad por los seguidores albiazules, que no le olvidaban, como él no olvidaba una ciudad en la que no ha sido raro verle desde entonces.

En la presente campaña, dos partidos ligueros y una presencia en Champions League han vuelto a dejar a Tomic demasiado tiempo libre. Con un contrato a punto de caducar, la enésima tentativa del Glorioso por hacerse con sus servicios parece que será la buena. El jugador padece molestias en su pierna derecha -estaba entrenando esta semana aparte de la plantilla- por lo que su entrada en el once de Mané deberá de esperar aún unas semanas. Con veintiséis años, aún le queda un futuro en esto del fútbol, del que esperamos poder disfrutar en Mendizorroza.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal