Glorioso 1 - Rayo 1: Incapaces de superar el bloqueo vallecano
RSS

02/2/2003 - 11:49
Enviada por fidel





El Deportivo Alavés sigue sin rematar en casa ante rivales de la zona baja de la tabla. Esta vez fue el Rayo Vallecano quien puntuó en Mendizorroza en un choque gris, dominado por el buen trabajo defensivo de la escuadra de Benítez, que mantuvo a raya los intentos de creación de juego albiazules. Mané se vio obligado a realizar varios cambios de posición de jugadores para intentar oxigenar al equipo y encontrar la llave del sistema vallecano.

El partido comenzó con sorpresa en la alineación albiazul. Mané situó sobre el impecable césped de Mendizorroza a Nacho, el jugador del filial que debutó siete días atrás, compartiendo labores en el doble pivote con Helguera. Begoña, el pivote de emergencia usado por Mané en choques previos, se situaba en banda, con lo que el equipo recuperaba la naturalidad posicional perdida por mor de lesiones y sanciones.

Durante veinte minutos el Alavés ganó la partida en la medular, con un Helguera crecido y bien ayudado por Nacho, que tapaba al ex-albiazul Azkoitia. El peligro llegaba de las botas de Ilie y Navarro. Los problemas llegaban por banda izquierda, donde Lloréns, muy nervioso, no podía con Julio Alvarez y hacía surgir los primeros pitos de la grada. Mané se vio obligado a permutar las posiciones de Begoña y Lloréns, atrasando al bilbaino y situando de interior al valenciano.

Todo se complicó para los locales cuando Peragón, especializado en amargar la vida a los albiazules en Gasteiz, desfiló literalmente desde el centro del campo hasta el área de Dutruel y cruzó la pelota que, ante la pasividad del meta galo, terminaba en la red albiazul. Con el 0-1, el Alavés se fue difuminando y el Rayo se asentó, controlando el juego aéreo y dificultando la circulación de balón de los alavesistas.

En el descanso Ilie se quedó en el vestuario, de nuevo con problemas físicos, y su posición fue ocupada por Iván Alonso, que compartió la punta de ataque con Rubén Navarro. Los albiazules continuaron con sus problemas de creación. Poco después, Geli entró por Nacho, y Begoña pasó al medio centro, con el recién incorporado ocupando su posición en la banda izquierda de la zaga. Con el equipo de nuevo en "economía de guerra", Helguera pudo lograr el empate al cabecear un servicio de Lloréns desde el córner. En una jugada similar, en el minuto setenta, Antonio Karmona se adelantó a todos y logró que su cabezazo sí que terminase en la red. Minutos antes, Jorge Azkoitia había visto su segunda amarilla, lo que presagiaba remontada local. Sin embargo, el escenario no varió demasiado pese a la falta de un jugador en el equipo vallecano, y el Alavés terminó perdiéndose en individualidades que no consiguieron desequilibrar la balanza a su favor.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal