Alavés 1 - Villarreal 0: El Glorioso pone tierra de por medio
RSS

16/2/2003 - 13:16
Enviada por fidel





Importante victoria la lograda por el Deportivo Alavés este domingo en Mendizorroza. Los de Mané, que llevaban varias jornadas sin resolver en casa, sufrieron de lo lindo ante un buen Villarreal pero consiguieron resolver bien una de las pocas jugadas de ataque en que consiguieron sorprender a la zaga amarilla. Fue Tomic, el único refuerzo invernal, quien culminó una buena jugada de Magno a falta de un cuarto de hora para el final, en el primer tiro a puerta de los albizules hasta ese momento.

La presencia del balcánico en el once inicial era uno de los alicientes del partido, como lo eran la presencia de dos puntas en un Alavés de marcado perfil ofensivo y la visita de uno de los equipos en mejor forma del campeonato. Con estos ingredientes, el choque comenzó alegre, con el Alavés usando las bandas y el Villarreal serio, intentando buscar a Palermo. Fueron unos minutos en los que brillaron Magno y Geli por parte local, con Tomic muy participativo y Helguera mostrando que cada vez está más asentado. Lástima que los servicios desde las bandas no encontrasen rematador. Con el paso del tiempo, el partido se fue asentando, con el Villarreal confiando más en Víctor entre líneas que en un Palermo que veía cómo la batalla en el área albiazul la tenía perdida ente Karmona. Sin embargo, fue el argentino quien pudo desnivelar el marcador cuando, al filo de la media hora, envió la pelota al poste de la meta de Dutruel.

En la segunda parte, con el Villarreal buscando sorprender al contraataque, volvió a brillar Tomic, esta vez por su inteligencia a la hora de cortar de raíz algunas acciones de contraataque amarillo. Con la gasolina escasa, una jugada personal de Magno -cuyo número estaba en la tablilla de los cambios- bien combinada con movimientos de los puntas, dejó a Tomic solo para anotar. Fue el colofón a un retorno a Mendizorroza triunfal para el ex de la Roma, que terminó extenuado como improvisado delantero centro.

Apretó el Villarreal al final, pero no pudo superar el orden albiazul. Los últimos minutos vieron un espectáculo más visto en las canchas de baloncesto que en los campos de fútbol: el banquillo albiazul en pleno siguió en pie las evoluciones de sus compañeros en el peleado regreso a la senda de las victorias. Parece que la sombra de Bugedo es alargada, por suerte para la entidad albiazul, que ha puesto tierra de por medio con las posiciones de descenso cuando llega el invierno del calendario, y que irá a Riazor con una cierta tranquilidad clasificatoria.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal