La aspirina albiazul
RSS

24/2/2003 - 07:20
Enviada por José Luis del Campo





El discurir del Glorioso por la presente Liga se asemeja más al equipo aspirina que se presenta en el campo que más se le requiere y que propina el enfermo la medicina necesaria para terminar con los achaques.

La visita Riazor no hizo sino confirmar el efecto terapéutico del Alavés. Irureta cumplía 500 partidos en un banquillo de Primera División y el Deportivo llegaba con la afición de uñas tras el empate ante Osasuna y la derrota europea ante el Basilea. No pasa nada porque allí llega el Alavés y saca de su maletín los antídotos perfectos para reanimar al enfermo.
Tristán se redime de sus males y con su "Hat trick" se reconcilia con la grada. Makaay rellena dos papeletas más para hacerse con el Pichichi y Luque hace buena se leyenda de marcar nada más pisar el césped.
Para que la fiesta fuera completa y en plena borrachera de goles, el Alavés fue el invitado prfecto para que Juan Carlos Valerón y Manuel Pablo retornarán a la competición oficial después de muchos meses de inactividad. Vamos que sólo faltó que Molina hubiera vuelto a pisar un campo de fútbol después de su enfermedad, aprovechando la presencia del endeble Alavés.

Después de ese varapalo se volverá a recuperar esta semana el discurso de recurrir al espíritu que siempre ha definido al equipo, pero ya han pasado demasiadas jornadas de Liga para repetir ese argumento y lo que se empiezan a necesitar ya son hechos y menos palabrería.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal