La jornada de las goleadas
RSS

24/2/2003 - 12:21
Enviada por Borja del Pozo Castillo





La 23ª jornada ha sido la de las goleadas ya que cinco de los diez encuentros terminaron con tres o más goles de diferencia. La Real Sociedad, con más efectividad que brillantez en su juego, volvió a recuperar el liderato que el sábado perdía momentáneamente tras la victoria del Real Madrid frente al Valladolid. Los donostiarras se impusieron a Osasuna con goles de Kovacevic y Mikel Alonso, el hermano mayor de Xabi, quien se estrenó como goleador con la elástica txuri-urdin (2-0). Por su parte, los madridistas dieron la vuelta al partido ante los pucelanos, quienes comenzaron ganando y jugando mejor, en cuatro minutos. Portillo sentenció (3-1). El colista de la clasificación y Decano del fútbol español, el Recreativo de Huelva, goleó a un Atlético de Madrid que fue muy inferior a los andaluces. El Recre impuso su ley e hizo tres auténticos golazos, a cada cual mejor, firmados por Romero, Xisco y Benítez (3-0).

Sevilla y Espanyol completaron un férreo partido (ocho tarjetas amarillas y dos rojas) que se decantó tras un gol en propia puerta del defensa catalán Soldevilla (1-0). Los “periquitos” siguen siendo antepenúltimos. Los hombres de Caparrós vencieron antes del derbi sevillano del próximo fin de semana en el Ruiz de Lopera, mientras sus vecinos, los béticos, cayeron goleados en su visita al Camp Nou (4-0). El equipo de Antic continua su mejoría con un gran Saviola, autor de un “hat-trick”. Cocu firmó el otro tanto culé, resultado que le permite al Barça superar en el gol-average personal a los pupilos de Víctor Fernández. El mismo resultado que el que se vio en el campo azulgrana fue el que consiguió el Valencia, que sigue su escalada particular en la tabla, en el Teresa Rivero frente al Rayo (0-4). Baraja fue el “crack” de los levantinos y un director excepcional de juego, además marcó un gran gol de falta. Gustavo Benítez empieza a estar en la cuerda floja y los vallecanos permanecen en puesto de descenso.

Dos empates hubo esta semana, el que protagonizaron el Mallorca y el Athlétic de Bilbao en Son Moix y el del Málaga y el Celta de Vigo en La Rosaleda. En el primero, bermellones y bilbaínos empataron a uno en un flojo partido en el aspecto futbolístico. La nota destacable fue el partido número 500 de Miquel Soler en Primera División, con lo que entra en el ranking de los históricos. En el empate entre andaluces y gallegos, destacó la buena actuación del meta celtiña, Cavallero, quien evitó el triunfo de los hombres de Joaquín Peiró. La nota determinante para el reparto de puntos final fue la expulsión de Mostovoi. El Rácing de Piterman logró su tercera victoria consecutiva, esta vez ante el Villareal en El Madrigal, y lo hizo por la puerta grande goleando al “submarino amarillo” (0-3).

El Deportivo de La Coruña pasó por encima del Alavés en Riazor, en un choque donde los alaveses dieron la cara sólo los primeros veinte minutos. A partir de ahí, un inspirado Tristán (3 goles) y el “pichichi” Makaay (2 goles) fundieron al Glorioso en una contundente derrota. Luque, nada más salir al campo, también se unió al festín gallego para cerrar el encuentro con media docena de goles (6-0). Claro está, que sin intención de quitar mérito a los delanteros locales, se encontraron con una floja defensa que otorgó todo tipo de facilidades. La zaga de los de Mané se ha llevado 17 goles en sus visitas al Real Madrid, Barça y Deportivo, con lo que deja patente la mala actuación de alguno de sus hombres en los grandes campos. Viendo el papel de jugadores que vienen como las mejores incorporaciones alavesistas, la gente se pregunta el porqué no se cuenta con Téllez, de quien se dice que no está en forma. Si se midiese por el mismo rasero a todos... Y es que, en el fútbol, hay una de cal y otra de arena. Para enmendar errores y la imagen dada, que mejor que frente al Real Madrid en Mendizorroza esta jornada... Todo un espectáculo.

















Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal