Glorioso 1- R. Madrid 5: Del set al amarreko
RSS

01/3/2003 - 15:38
Enviada por fidel





El Alavés sigue tratando de usted a la nobleza de la Liga de las Estrellas. Tras encajar seis goles en Riazor, los de Mané saldaron este sábado su choque ante el Real Madrid con cinco tantos en contra y dejando una vez más la impronta de equipo inferior, pobre de recursos y abonado al sufrimiento máximo en una liga en el que los resultados dicen día a día que la salvación se va a vender cara.

Casi como un calco de lo sucedido la semana anterior, los albiazules se encontraron antes del descanso con el partido muy cuesta arriba, víctimas de la contundencia del rival y de la falta de contundencia propia. Pese a llegar con cierta facilidad a las inmediaciones del área de Casilla, los de Mané no acertaron a resolver cara al gol. Ni Jordi en dos ocasiones ni Magno resolvieron, mientras que Ronaldo, en la primera ocasión en que dispuso de un balón con cierto peligro, servido por Raúl, superó a Lloréns y batió a Dutruel de tiro cruzado. Era el minuto once. Poco después, Raúl sacó un remate en el área albiazul, evitando el 0-2. Este llegaría antes del descanso, tras aprovechar el 7 blanco una indecisión del meta y la zaga albiazul tras el saque de una falta desde la banda izquierda local. Al descanso había quedado claro ya quién era quién en la Liga.

Cabe señalar en favor del Alavés que esta vez no desapareció del campo, como sucedió en Riazor tras los primeros minutos. Siguió intentándolo, pero muriendo en el borde del área, sin pegada, incapaz de crear inquietud a Casillas. En el otro área, las cosas eran bien distintas.

Mané, que al final optó por mantener los dos centrales, dejando a Ochoa fuera del once y dando entrada al recuperado Edu Alonso, incorporó a Ibón Begoña por éste a falta de media hora. Begoña fue recibido con cariño por la grada de un Mendizorroza medio poblado, y aportó su dosis de garra, aunque el partido se decidió por la abismal diferencia de calidad entre ambos equipos, que le sirvió al Real Madrid para golear sin desgastarse en exceso. Incluso cuando parecían contemporizar, mediada la segunda parte, los de Del Bosque siguieron anotando. El Alavés tuvo un pequeño premio a su trabajo, e Iván Alonso, que había sustituido a Navarro, consiguió rematar a la red un balón suelto en el área de Casillas. Era el 1-3 a falta de un cuarto de hora. Pero no hubo lugar a dudas: poco después Ronaldo culminaba una contra ante una desordenada defensa albiazul. Pocas veces se podrá ver un duelo tan desigual como el mantenido en ocasiones entre Ronaldo y Lloréns. El brasileño se perdió el Carnaval carioca, pero se regaló un hat-trick. Lloréns no pudo con él en el primer gol y le habilitó en el tercero, rompiendo el fuera de juego. Desde la demostración de Figo ante Josete en el Camp Nou en el partido de hace cuatro temporadas, nunca un lateral zurdo albiazul se las había visto en una situación tan desigual.

Al final, nueva goleada en contra, y una semana más de preocupación por un equipo que a veces se relaja, y cuando no lo hace muestra unas carencias impropias de una escuadra de Primera División. ¡Lo que nos espera de aquí al final!


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal