Glorioso 3 - Inter 3: El coraje mantiene vivo al Alavés en Europa
RSS

15/2/2001 - 13:57
Enviada por fidel





Vibrante choque el disputado esta noche por Deportivo Alavés e Inter en un Mendizorrotza entregado que pasó del tormento al éxtasis en diferentes momentos y que deja abierta la eliminatoria, que deberá resolverse en un choque que se anticipa apasionante el próximo jueves en San Siro.

Sorprendió Tardelli alineando de titular al Chino Recoba y dejando, por problemas físicos, a Laurent Blanc. Dos vicisitudes que tuvieron protagonismo decisivo a lo largo del partido. Mané puso en el campo el once previsto, que se encontró con un Inter muy ordenado, con Vieri y el Chino trabajando la presión y haciendo pasar dificualtades a un Alavés al que le costó más de media hora hacerse con el control efectivo del partido. Los albiazules adolecieron de una lentitud inicial, aunque fueron poco a poco fueron aprovechando los huecos que iban creándose en la medular interista.

Cuando todo parecía encaminarse al descanso con el cero a cero inicial, Javi Moreno demostró su grandeza europea adelantando a los albiazules a la salida de un corner. Sin embargo, una indecisión de la medular albiazul en el descuento permitió a Recoba demostrar por qué es el jugador mejor pagado del mundo: una rápida escapada le dejó solo ante Herrera. El Chino no perdonó y recompuso el empate antes del descanso.

En la reanudación, el Alavés salió frío, tanto como la grada, inmersa en dar fin al tradicional bocata futbolero. El Inter, de nuevo con Vieri y Recoba de obreros de lujo, enseño al Alavés lo que es Europa: dos nuevos despistes y la pareja milanista, que entraba como cuchillos en mantequilla en una zaga albiazul desordenada, pusieron el 1-3 que parecía dejar visto para sentencia partido y eliminatoria.

Pero si algo tiene el Alavés es capacidad de reacción. Empujado por una grada dispuesta a no dejar pasar la cita con la historia, el equipo apretó los dientes y se volcó con orden sobre la meta de Frey, aprovechando los huecos cada vez más evidentes dejados por los milanistas en la zona ancha del terreno visitante. Primero Téllez, de libre directo, y después Iván Alonso pusieron el empate, regalando de paso a los aficionados un partido de ida memorable y una semana para soñar con una gesta, posible como nunca, en San Siro.

Incluso los alavesistas pudieron haber resuelto el partido. Ibón Begoña y Magno dispusieron de ocasiones claras, pero el marcador no se movió de un empate épico, en un partido que ha entrado por pleno derecho, por lo visto en el campo y por lo vivido alrededor de él, en la historia del Deportivo Alavés.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal