Alavés-Inter: notas personales sobre el partido
RSS

15/2/2001 - 16:53
Enviada por fidel





  • Pues ha sido histórico de verdad. No me lo pasaba tan bien en un partido desde la época de la General. Bien como tiene que ser en un partido: con el 1-0 al borde del descanso, con el 1-1 cuando aún no nos habían bajado las pulsaciones, con el sufrimiento de ver al equipo hundido, con la alegría de verle resucitar, con la esperanza de resolver aquí, con la perspectiva de dar la campanada en una de los templos del fútbol mundial.

  • El partido ha sido intenso, vibrante. Con un Inter en horas bajas, según decían, pero con calidad para dar y tomar. Un rival perfecto para calibrar el grado de grandeza de este Alavés. Para contrastar los defectos albiazules, para realzar las virtudes de los de Mané. Un miembro de esa élite del fútbol continental en la que nunca osamos soñar que algún día nos harían un hueco. Un árbitro ideal para juzgar lo que somos.

  • Y con un Alavés que ha pagado con sangre deportiva los escasos errores cometidos, pero que con esa misma sangre ha sabido remontar, apelando a algo en lo que nadie supera hoy por hoy a la escuadra albiazul, la fe. Fe en un sistema sencillo pero efectivo. Fe en el compañero, siempre alguien presto a apoyar. Fe en las virtudes individuales, esa fe que se convierte en alternativas de juego, o lo que es lo mismo, que convierte la gris disciplina táctica en multicolor oferta de juego. Una fe que cuando le ha faltado al equipo lo ha hecho mediocre, una suma de jugadores regulares, alguno bueno, pero sin brillo, mediocre. Una fe que, en partidos como este, ha aupado a este colectivo a las cimas de este deporte, que reconforta en los momentos duros, que da alas en los momentos alegres, una fe que está haciendo más grande que nunca a este Alavés.

  • No puedo menos que dar las gracias a este equipo. Gracias por hacernos sentir orgullosos de ser sus seguidores. Gracias por hacernos amortizar decenas de malos años con partidos como el de ayer. Gracias por hacer que, vaya como vaya el resultado en cualquier partido, tengamos motivos para seguir confiando en vosotros. Gracias por hacer que el viaje a San Siro sea ilusionante no solo desde el punto de vista turístico. Gracias por hacer que cuando decimos que somos del Alavés la gente no nos mire ya como bichos raros.

  • Bueno, hoy me ha salido la vena sentimental, pero es que lo sucedido ayer tiene poca explicación mental y mucho de sentimiento. Durante muchos años, ochenta años de historia, ha habido gente, seguidores del Alavés, que solo ha vivido momentos de desazón. Cuando veo los últimos cuatro años del equipo, me acuerdo de alguna gente que soñó con esto y que no lo está pudiendo ver, porque ya no está. Y me doy cuenta de que somos una generación afortunada: conocimos al Glorioso en tercera, en regional, jugando contra el Abetxuko, contra el Alegría, siempre, eso sí, orgullosos de los colores, y ahora vemos al Rosemborg, nos vamos a Milán, disfrutamos viendo pedir la hora al Nou Camp... pocos equipos dan a sus aficionados tantos contrastes en una generación. Solo queda esperar que los buenos tiempos duren. Seguro que sí.


  • Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal