Osasuna 0-Glorioso 1: Un Alavés renovado vuelve a ganar lejos de Mendi
RSS

18/2/2001 - 13:31
Enviada por fidel






El Alavés consiguió ante Osasuna romper varios maleficios en noventa minutos de frío. Por una parte, los albiazules lograron la victoria tras un jueves europeo. Además, los de Mané acabaron con el maleficio del Siglo XXI lejos de Mendizorroza consiguiendo por fin vencer lejos de Gasteiz. La presencia de Iosu Sarriegi en el once inicial acabó con la sequía en el primer equipo del filial. Y, además, el buen partido de Magno y su gol acabaron con la maldición que parecía acompañar al italobrasileño desde su fallo de película en Barcelona. Cuatro puntos de inflexión ante un Osasuna que reafirmó la condición de candidato al descenso, mientras los albiazules se reenganchaban definitivament en la lucha por plazas europeas.

Mané hizo su pequeña revolución en el once inicial, táctica y de hombres. Volvió a los tres centrales, dando entrada a Iosu Sarriegi, junto con Eggen y Téllez; colocó a Azkoitia, junto con Desio y Tomic, en la medular, colocando, también de manera poco habitual, dos hombres en punta, Javi Moreno y un sorprendente Magno, que regresaba al equipo inicial tras su baja por motivos disciplinarios el pasado domingo.

Y la apuesta le salió bien al técnico de Balmaseda. Enfrente, Lotina dispuso un equipo similar. El resultado, un partido al tran-tran, de esos que el Alavés se acostumbró el pasado año a resolver a su favor.

El escaso peligro llevado por los osasunistas fue bien resuelto por la tripleta de centrales albiazules. El novato Sarriegi tuvo el mejor debut posible: arropado tácticamente en un esquema que puebla la zaga, se desenvolvió con soltura, mostrándose como una alternativa perfectamente utilizable si las circunstancias lo exigen. Y dada la escasez de la plantilla alavesista, seguro que lo exigirán.

Al descanso se llegó con empate a cero, tras birlar Ansuategui dos penaltis a los albiazules, por una "corbata" a Javi Moreno y un avasallamiento a Magno por parte de Nuno. El único peligro ante la meta de Herrera lo provocó un despeje comprometido de Téllez.

Tras el descanso, el control de los alavesistas, que tenían bastante más claro qué hacer con la pelota, fue aumentando, aunque sin excesivo peligro para Osasuna. Mané dio entrada a dos de los titulares, Jordi y Pablo. El partido lo acabó resolviendo una jugada personal, esta vez de Magno, que se deshizo de su marcador y cruzó ante Nuno.

De ahí al final, continuó el control alavesista, con un Iván Alonso activo y un Osasuna impotente para recuperse en el marcador.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal