Empate en Ibaia
RSS

19/2/2001 - 08:28
Enviada por Nuria Zaldibar





El Alavés no tuvo ni acierto ni suerte y sufrió y mucho (no tanto como los pocos aficionados que se dieron cita en Ibaia que un minuto más y casi acaban con síntomas de congelación. ¡Qué frío leche!) frente a un Real Unión que tenía pegado a su trasero y que tras el empate continua igualmente un punto por detrás.

En una mañana tremendamente fría los albiazules mermados por las bajas, afrontaron el partido a duras penas resistiendo a un Real Unión que demostró poco, (si exceptuamos la labor de sus dos mejores hombres Blas y Larrumbide que ocasionaron más de un problemilla a la zaga alavesista) pero que supo aprovechar los momentos de desconcentración de los locales.

El Deportivo Alavés comenzó mal y terminó, si me apuran, salvando los papeles por los pelos. Las desgracias se cebaron con los locales. Ya de entrada y cuando el reloj señalaba el minuto 21 Romo fallaba el disparo de una pena máxima, sobre Agote, estrellando el esférico en el larguero.

Desolación, malas caras y el ánimo casi por los suelos. En la reanudación, y a falta de males, el conjunto dirigido por Javier Zubillaga (conocido por los albiazules, debido a su puesto como secretario técnico del club alavesista en épocas pasadas) se aprovechaba en el primer minuto de un fallo garrafal en el despeje del siempre espeso Romo. Mención especial merece el trabajo del guardameta Juan Pablo que lo hizo fenomenal y salvó de la quema a los locales en más de una.

Las cosas aún se pusieron peor. Climatológicamente hablando las temperaturas bajaron aún más y Asier Salcedo era enviado a la ducha tras acumular su segunda amarilla un minuto después de que los visitantes se adelantaran en el marcador.

Cuando las cosas parecían estar peor, ante el tremendo varapalo sufrido y con un hombre menos, los de Cándido Arroyo encontraron la luz. Sorpréndanse. Romo enmendó el desasosiego y los errores, propios y ajenos, con un cabezazo tremendo que acabó colandose en la red. Todo hay que decirlo el centro preciso de Agote fue la clave para el tanto local, pero la cabeza de Romo también tuvo su parte de culpa….

El colegiado catalán se desentendió en el minuto 64 de un penalti claro favorable a los locales cometido sobre Cerezo. Hubiera sido la puntilla.

Pero a falta todavía de muchos minutos para finalizar el partido los albiazules no habían terminado su cúmulo de desgracias.

El siempre luchador Jon Guevara debía abandonar el terreno de juego debido a un pinchazo en el abductor de la pierna derecha. Una importante baja debido a la función y trabajo de este interior izquierdo. En su sustitución, Benito que regresaba al césped de Ibaia tras una importante lesión que le había tenido apartado durante muchos partidos de los terrenos de juego.
Gabarain hizo casi de todo. Cambió de puesto según se iban sucediendo los acontecimientos. De central a interior derecho y tras la lesión de Guevara pasó a ocupar el lado izquierdo mientras Benito se incorporaba al centro de la defensa. Multiusos.

Al final, como siempre, los nuestros pasando apuros. Otro empate y ya van quince. El Alavés B noveno en la tabla con treinta y seis puntos. ¡Quién da mas!…. Por cierto que seguimos hablando de un equipo que tiene como objetivo no ya jugar el play-off sino el ascenso o señores …¿a estas fechas hemos modificado el argumento?. El Aficionados “va bien”.






Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal