Glorioso 2 - Sporting 1: El Alavés aprende a ganar en casa
RSS

07/9/2003 - 14:25
Enviada por fidel





El Deportivo Alavés volvió a ganar en casa siete meses después. Los de Mel consiguieron sus tres primeros puntos en el presente campeonato tras remontarle un 0-1 al Sporting de Gijón en un partido trabado, en el que los albiazules volvieron a caer en algunos errores en la función defensiva pero en el que se reencontraron con el gol y mostraron tener más oficio que un rival que comenzó pareciendo un equipo filial y que terminó fajándose para intentar arrancar el empate.

La cosa comenzó mal para los locales, que encajaron un gol hacia el cuarto de hora del partido en una nueva pérdida de balón en el centro del campo, que aprovechó Ismael para batir a Gaspercic tras el rechace de este de un primer tiro de Bilic. Por suerte, el juego del Alavés por bandas dio pronto fruto. Una falta en la zona izquierda del ataque albiazul sirvió para que Pablo pusiese la bola en el segundo palo, donde Trotta culminó la jugada con un cabezazo que supuso el empate. Corría el minuto veintitrés. Hasta el descanso, el Alavés gozó del control del balón ante un Sporting ordenado.

Fue justo en la primera jugada de la reanudación cuando una penetración por banda izquierda de nuevo del recién incorporado Iván Alonso culminó en un centro de este que fue rematado por otro Alonso, Edu, superando a Valencia. El Alavés iniciaba así la segunda mitad con el marcador de cara, mientras que el Sporting, con el partido perdido, aumentó un punto su presión. Un contraataque gijonés tras el saque de una falta por parte albiazul en las inmediaciones del área de Valencia pudo llevar el equilibrio al marcador. Gaspercic, muy entonado toda la tarde-noche, desvió en última instancia el remate de Rubén. Corría el minuto setenta y dos y fue la última ocasión clara del choque. A partir de ahí, el juego pasó de trabado a brusco, el Alavés terminó por regalar la medular pero el Sporting no fue capaz de sacar rendimiento en el marcador a su dominio territorial.

De esta manera, Mendizorroza volvía a ver ganar a su equipo tras siete meses de penurias. La grada, muy animosa durante todo el partido, despidió con aplausos a sus jugadores, unos aplausos al buen resultado y al trabajo hecho por un equipo al que le sigue faltando mucho para estar afinado, pero que promete enganchar cuando esté rodado.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal