Glorioso 2 - Sporting 1: Notas personales tras el partido
RSS

08/9/2003 - 16:07
Enviada por fidel





No se si voy a poder muy objetivo a la hora de comentar el partido del domingo. Llevámbamos tanto tiempo sin ver al Alavés ganar en casa que el solo hecho de ver el 2-1 en el marcador al final de partido fue suficiente para que saliese muy contento de Mendi. No creo que fuese un buen partido, aunque sí que hubo bastantes detalles a lo largo del mismo curiosos, dignos de ser comentados.

Por ejemplo, ¡cómo se mueve Mel! No para quieto en el banquillo. Al menos en eso el equipo ha cambiado. También lo ha hecho en la situación de los banquillos titular y visitante, una declaración de principios sobre la implicación en el partido del técnico. Que sea paravien.

Otra novedad: este Alavés juega sin palomeros. Durante buena parte del partido, cada vez que el Sporting disponía de una jugada a balón parado ante la meta de Gaspercic, los once jugadores albiazules adoptaban posiciones defensivas, ninguno se quedaba en el círculo central para fijar gente del rival. ¿Concentración defensiva? ¿oportunidad desaprovechada?

Me da la impresión de que tenemos de nuevo juego por bandas. En la izquierda, Angel me encantó. Es un lateral que juega más tiempo por delante del interior que por detrás. A Begoña le dio toda una lección de movilidad. El equipo fue muy bien por ahí. En el otro lado, Galván hizo mejorar también a Edu Alonso. Fue bonito ver cómo Galván charlaba con algunos aficionados en algunos momentos cuando el balón se encontraba parado.

Trotta tiene madera de ídolo de la grada albiazul. Es un central -Mendizorroza admira a los hombres del eje de la zaga- va bien al corte, se incorpora al ataque en jugadas a balón parado... de esta faceta vino su único lunar este domingo, cuando un saque de falta cerca del área sportinguista dirigido a él se perdió y propició una contra que fue la mayor ocasión de peligro visitante. Fue una manifestación, como lo fue el gol asturiano, de las cosas que quedan por hacer en cuanto a conjunción en el equipo.

Me impresionó Kiko. Ojo, no digo que me impresionase positivamente, sino que me causó una gran impresión, de jugador diferente, con envergadura y con inteligencia. Si será un buen jugador para este Glorioso o no, lo dirá el tiempo. De momento, espero disfrutar este año viendo cómo se despeja esa incógnita.

Y pude ver cosas que no había visto nunca en un partido de fútbol. Por ejemplo, el que un delantero del Sporting fuese a bloquear la salida desde la barrera de un defensa del Alavés cuando los asturianos se disponían a sacar una falta cercana al área de Gaspercic. Tampoco es muy corriente ver cómo un equipo cándido, con hechuras de filial -el Sporting del principio- se acaba transformando en un grupo duro, casi leñero, todo ello en pocos minutos. Una metamorfosis que no le sirivó al equipo de Marcelino par arrancar ningún punto, pero que contribuyó a hacer más interesante el partido.

En fin, que volvemos a ganar en casa, que el equipo va poco a poco encajando sus piezas, que los nuevos gustan, que los veteranos no van a peor, que Gaspercic lo hizo bien y tiene un aire a Paco Leal... Hay que seguir teniendo paciencia con el equipo. Se la merece, y con el tiempo parece ir mejorando. A mi, por lo menos, me gusta.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal