Getafe 0 - Glorioso 0: un punto desde la imprecisión
RSS

27/9/2003 - 11:50
Enviada por fidel





El Deportivo Alavés consiguió en Getafe el primer punto lejos de Mendizorroza en la presente campaña. Los de Mel dispusieron de una clara ocasión para haber desequilibrado el marcador si Kiko hubiese transformado un penalti a favor de los albiazules en el minuto 35 de la segunda mitad. Sin embargo, Aragoneses atajó el flojo y colocado disparo del delantero albiazul.

Hubiese sido demasiado premio para los méritos mostrados por los gasteiztarras el llevarse los tres puntos del Alfonso Pérez. Si bien la zaga de tres aguantó el escaso impulso ofensivo local, con apuros en varias jugadas a balón parado durante la primera mitad, la capacidad de creación de juego del Alavés sigue siendo muy limitada, marcada por la imprecisión en los pases y la escasa conexión con los hombres de punta, esta vez Kiko y Vucko. La pequeña revolución de Mel no consiguió galvanizar el juego del equipo y, paulatinamente, durante la segunda mitad, fueron volviendo al campo algunos de los veteranos que habían quedado fuera del equipo. Primero fue Begoña, que entró en el descanso por un Téllez lastimado. Después fue Edu Alonso, y terminó Iván Alonso.

Fue el charrúa quien representó, a escasos minutos del final, la falta de ambición que se fue apoderando de los albiazules, que fueron reagrupándose cerca de Gaspercic según iba avanzando una segunda mitad sin apenas tiros a puerta y sin más sobresaltos que los producidos por algunos despistes de la zaga albiazul. Iván Alonso prefirió convertir lo que podía haber sido un contraataque en una jugada de pérdida de tiempo, yéndose hacia el banderín de corner con la pelota. Resultadismo químicamente puro y, a la vez, un canto a las carencias de un equipo, el Alavés, que sigue sin mostar síntomas de la calidad que se le supone y que ante el Getafe hubiese debido marcar diferencias.

Cabe señalar en el lado positivo de la balanza la verdad estadística de que el equipo lleva ya dos partidos seguidos con la portería a cero -numérico consuelo que no sirve para ganar, pero al menos sí para no perder- y el buen tono de Trotta y, especialmente esta vez, de Ochoa, que arregló con su rapidez algún despiste zaguero. Y el punto, que suma.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal