La marca de la categoría
RSS

29/9/2003 - 13:16
Enviada por glorioso.net





¿Qué distingue la Segunda División española del resto de las categorías? No parece que sea la presión que ejercen los equipos, ni la mayor o menor calidad mostrada por los jugadores enrolados en sus equipos. En Segunda las victorias valen tres puntos, los equipos salen al campo con once hombres y los linieres corren la banda. Eso sí, la Segunda División es diferente. ¿En qué?

Hay un punto en el que la categoría en la que milita actualmente el Deportivo Alavés marca la diferencia con el resto: el porcentaje de partidos empatados, muy superior al del resto de campeonatos europeos. De los cincuenta y cinco partidos disputados en las cinco jornadas que llevamos de campeonato, veintisiete han terminado en tablas. Casi un 50% -un 49,1%, en concreto- una cifra considerable, en comparación con la cantidad de empates que se vienen registrando en otras categorías. Por ejemplo, en Primera División ha habido quince empates en cincuenta partidos, un treinta por ciento. En el conjunto de la Segunda B, sesenta y cuatro de los doscientos cuarenta partidos, un 27%, acabaron sin vencedor.

Y fuera de aquí tampoco se encuentran cifras similares de empates. En la Premier League, el número de empates es hasta ahora de 21 entre 68 partidos jugados (un 30,9%), mientras que en la First Division inglesa, los 25 empates entre 109 partidos suponen apenas un 23%. En Francia, el porcentaje de empates no llega al 20%, y en la Bundesliga, tanto en Primera como en Segunda, la cifra de empates supone el 27% de los partidos jugados. En Italia, cuna del catenaccio, el porcentaje de partidos que terminan en empate se eleva hasta el 37%, bastante por debajo del valor de este ratio en la categoría en que milita el Glorioso. En Portugal se quedan en el 17,3 % de empates, en Suecia este guarismo es del 24%, en Rusia se van al 27%, en Bélgica llegan al 33%, mientras que en Holanda se quedan en el 20,4. Al otro lado del Atlántico, en las ligas brasileña y mejicana es un 27% la proporción de partidos empatados, siempre lejos de la Segunda División española.

La consecuencia inmediata de esta peculiaridad de la Segunda División, si es que se mantiene a lo largo del torneo, es que el ganar partidos es, por lo escaso, realmente importante, con una trascendencia clasificatoria mayor que en el resto de torneos. Si el Glorioso consigue encadenar dos victorias seguidas en los próximos partidos que juega en casa, podra comprobar en su propia situación clasificatoria, lo importante que es ganar en la Liga de los Empates.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal