Esto tiene buena pinta
RSS

18/11/2003 - 16:07
Enviada por fidel





Vivimos un año excepcional en el Glorioso. Por primera vez en más de quince años el equipo está en una categoría inferior a la del año anterior, algo que recordamos, por cierto, muy pocos de los que vamos a Mendizorroza, simplemente por razones demográficas. Por primera vez en seis años, el entrenador no es Mané, por primera vez en diez años tenemos un entrenador no vasco. Por primera vez en doce años somos favoritos desde el principio para estar en lo más alto. Por primera vez en lustros el Consejo apura los plazos para la Junta General.

Múltiples variables que hacen apasionante esta temporada. Yo me lo estoy pasando pipa, al menos, observando el entorno albiazul, en el que estamos todos desorientados, a falta de sistemas de referencia que creíamos firmes, o a los que, al menos, nos habíamos acostumbrado.

Por ejemplo, ¿cómo valoramos el empate del sábado ante el Levante? Si uno considera que el rival jugaba en su casa, que es uno de los favoritos oficiales de la competición, que va para arriba, que en su casa marca casi siempre... el empate es un buen resultado. Si se ve el partido, y considerando lo antes dicho, te encuentras con que al rival se le controla, se crean ocasiones claras y se consigue mantener la puerta a cero.

¿Y qué pasa con la clasificación? El equipo está algo mejor que como estaba tras la jornada doce del año en que se subió por última vez de Segunda a Primera. No está mal.

O sí. El entorno no parece destilar la ilusión que se espera de quien aspira a crecer, sino que se ve empapado por el resabio de quien fue grande no hace mucho y sigue pensando que lo es, sin darse cuenta de que los demás no están ahí para mayor gloria nuestra, sino para defender lo suyo. Con el equipo a dos puntos del ascenso se siguen leyendo algunas dudas de hacia dónde nos puede llevar este técnico, al que le sigue cayendo críticas, cuando no es por lo que hace es por lo que dijo y no hace. O habla demasiado o habla con demasiados, ya no se sabe cuál es el pecado original que ven algunos en el míster.

Valga todo el rollo anterior para volver a manifestar mi confianza en este equipo y este técnico. Claro que me preocupa que no ganemos fuera. Pero es lo que hay: si creas tres ocasiones y no haces ninguna, ¿de quién es la culpa? ¿Del mismo que ha conseguido que el equipo mantenga un buen rendimiento defensivo? ¿Se puede criticar al técnico por alinear un día a varios hombres fuera de posición y, acto seguido, volver a criticarlo por no mantener la alineación el partido siguiente? Si Mel dijo que iba a jugar con cuatro hombres atrás y luego lo hace con cinco con determinada frecuencia, ¿qué hacemos? ¿Le condenamos por mentiroso o alabamos su capacidad de adaptarse a la situación y de renunciar a imponer su dogmatismo en aras del pragmatismo?

Nos puede el complejo de superioridad, que nos lleva a análisis simplistas y a peticiones irreales. ¿Quién es el guapo que plantea todos los partidos para salir a ganarlos desde el minuto uno hasta el noventa? ¿En qué novela policiaca que se precie se pone desde el principio, como pie de página, "el asesino es el mayordomo"? Me parece excelente salir a jugar un partido con un guión, con la idea de aguantar para luego dar el zarpazo. Me pareció excelente el sábado en el Ciudad de Valencia, como me lo pareció hace tres años en San Siro.

Seamos positivos. El equipo tiene todavía una gran capacidad de mejora. Y va a dos puntos solo de las posiciones de ascenso. La cosa tiene, le pese a quien le pese, muy buena pinta.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal