Comentario sobre Alavés y Baskonia
RSS

28/2/2001 - 04:15
Enviada por Satur Vivas





Me apetecía mucho escribir estas líneas. Lo hago en frío, pasados ya unos días desde que el jueves pasado nuestros representantes nos pusieran los pelos de punta. Alegría, emoción, satisfacción, euforia. Palabras que lamentablemente no podemos sacar de manera habitual de nuestro vocabulario. Y es que el deporte nos hace muchas veces abstraernos de la sociedad en que vivimos. Nuestro país, bendito país, vive una situación límite desde el punto de vista político (atentados de ETA , la falta de un diálogo que sería la única manera posible de conseguir la paz, etc.), desde el punto de vista económico (ha mejorado la situación, pero todavía la tasa de paro es preocupante) y desde el punto de vista social (vivienda, drogas, SIDA, etc.)

Pues bien, como decía, el deporte es algunas veces la única vía de escape que tenemos para no pensar en otras cosas. La tarde noche del jueves fue un ejemplo. Y eso que desgraciadamente no todos pudimos ver simultanear ambos encuentros a través de la caja tonta. Menos mal que existe la radio, que puede estar en varios sitios a la vez. Y afortunadamente en Vitoria existen varias cadenas y buenos profesionales que nos lo cuentan con todo tipo de detalles. Pues a través de las ondas y con el televisor encendido, creo que se vivió la jornada más importante, emocionalmente hablando, del deporte alavés. No eran finales, no eran títulos, pero sí fue el reconocimiento de dos equipos, de dos instituciones, de dos aficiones, que en una ciudad que apenas supera los 200.000 habitantes, se codean con clubs cuyos presupuestos son infinitamente superior, y a ciudades cuyo número de habitantes (ATENAS y MILAN) están muy por encima de Gasteiz.

Pese a, como decía antes, escribir ya tranquilamente y en frío, no puede abstraerme de los que significaron estos triunfos. Escribo como periodista, pero también como aficionado. Porque los profesionales de la información, aunque algunos no se lo quieran creer, también queremos que nuestros equipos estén en lo más alto. Nos emocionamos de igual manera que el aficionado que se ha metido entre pecho y espalda varias horas de coche o de aquel cuyas posibilidades económicas le permite viajar por ejemplo en avión. Yo no sé si en TAU eliminará al OLYMPIAKOS o si el DEPORTIVO ALAVES conseguirá acceder a las semifinales de la UEFA. Lo que tengo claro es que el jueves 22 de febrero no se va a olvidar. Quedará para los anales de la historia.

Me alegré y pensé especialmente en esos aficionados albiazules, algunos de ellos conocidos, que pude ver en televisión, llenos de ilusión a la salida del vuelo que les llevaba a MILAN. Pensé aún más en cuatro amigos que ni cortos ni perezosos cogieron su coche y carretera y manta. "Si ganamos y no estoy allí, no me lo podría perdonar", me dijo uno de ellos. Y me vino a la mente una imagen, no sé muy bien porqué. O mejor dicho, sí lo sé. Seguro que a muchos de los amigos de GLORIOSO.NET también. La imagen fue el campo de ELGOIBAR. Hace ya unos cuantos añitos. No tantos, diría otro. Aquel día, aquel gol de TXOSA, comenzó a cambiar la historia del DEPORTIVO ALAVES. Recuerdo aquel partido subido al techo de los vestuarios del campo, narrando el partido para COPE VITORIA. Recuerdo perfectamente a varios aficionados, con los que hice amistad que aún conservo y ellos saben quienes son. Lloraban, reían, se abrazaban a los jugadores. Ellos estuvieron también el jueves en Milán.

Por todo esto, por la madurez del equipo, por la calidad de sus jugadores, su coraje, su garra y la mayoría de edad del club, escribí hace unos días sobre aquel discurso de evitar el descenso. El tiempo, o mejor dicho, los resultados, me dan la razón.

Si una alegría enorme nos dio el cuadro albiazul, también nos la dio el BASKONIA. Hoy quiero llamarle así, porque ese es su origen. Un humilde origen que ha desembocado en uno de los clubs más profesionales de la ACB sino el que más. Y es que ganar en EL PIREO no está al alcance de cualquiera. Insisto que no sé si el equipo de IVANOVIC pasará a la siguiente ronda de la Euroliga, pero lo que está claro es que el TAU puede pelear con cualquiera.
Para mí (conocida es mi pasión por el basket) fue un resultado histórico. No tan emotivo como el del ALAVES, no tan emotivo como las victorias en la Copa del Rey (sobre todo la primera) y ni mucho menos tan emocionante como la consecución del título de la Recopa en el Araba ante el PAOK SALONICA, pero sí es un triunfo de los llamados de calidad.

Pese a no ver el partido, la voces de RAFA MUNTION (RADIO VITORIA) y MARCE RODRIGUEZ (SER) me trasladaron hasta el Olimpo de los Dioses. Hasta ese Parthenón que he visitado varias veces junto a los jugadores del TAU. Recuerdo haber estado allí junto a los ABAD, LASO, IÑAKI GOMEZ, TALAVERON, CAZORLA, PERAS, MILLERA, MANEL COMAS, PAQUITO GARCIA, JESUS SECO, etc.

Recuerdo también las aventuras y desventuras de los primeros viajes europeos (lo de Europeos es un decir). Aquella competición, la Recopa, cuyos viajes eran infames por obra y gracia de una FIBA que contentaba así a países tercermundistas. Recuerdo aquel viaje a MACEDONIA en aquella avioneta. Sí aquel viaje que nos dejó secuelas a todos. Aquel momento crítico en mitad de la tormenta. Pensé que no salíamos de allí, ¡cómo sudaba el piloto! ¡qué mal lo pasamos todos, especialmente MIGUEL ANGEL REYES! En fin, recuerdo cuando en Belgrado robaron los pasaportes de la expedición vitoriana. O la visita al muro de las lamentaciones. O los 20 bajo cero de Moscú. Todo ese sufrimiento, para conseguir disputar la máxima competiciones. Todo un logro.

En ambos casos, BASKONIA y ALAVES, ALAVES y BASKONIA no vale esa frase de "Cualquier tiempo pasado fue mejor…"



Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal