Notas tras el Athletic-Glorioso
RSS

24/5/2000 - 00:00
Enviada por Satur Vivas





Punto y final a una extraordinaria temporada. El DEPORTIVO ALAVES se ha convertido por méritos propios en el mejor equipo de Euskadi durante la temporada del tan cacareado año 2000.

Con esfuerzo, trabajo y acierto los albiazules han conseguido la mejor clasificación de su historia, superando el octavo puesto que consiguieron hace ya ni me acuerdo. Creo que no había nacido ni mi padre. Pocos vitorianos se acordarán de aquel resultado. De éste, sin embargo, nos acordaremos toda nuestra vida. Y pudo haber sido mejor, pues una victoria en SAN MAMES hubiera puesto al equipo en la segunda plaza tras el campeón, el merecido campeón, DEPORTIVO DE LA CORUÑA.

Clasificarse para la UEFA no es moco de pavo. Es algo que está al alcance de muy pocos. Muy pocos me refiero a equipo cuyos presupuestos se encuentran en la zona media y baja de entre los 20 equipos de la categoría de oro del fútbol nacional. Un éxito rotundo, por tanto. Un éxito logrado a base de esfuerzo y de un cambio de mentalidad del técnico en los partidos fuera de MENDIZORROZA y claro está, acompañado de un buen equipo. No digo que la calidad del DEPORTIVO ALAVES se asemeje a los grandes equipos, pero reconozco que el equipo de esta temporada tiene mejores mimbres que el de la pasada. Eso que quede claro. Ahora se demuestra que las incorporaciones especialmente de CONTRA, ASTUDILLO, HERRERA, JAVI MORENO, TELLEZ, EGGEN o NAN RIBERA junto a la vuelta de MORALES supusieron un acierto por parte de la junta directiva que preside GONZALO ANTON. La base del equipo estaba formada, pero había que dotar al equipo de mimbres que juntos, hicieran de la palabra equipo, el éxito de la temporada. EQUIPO, por encima de individualidades. Pero esas individualidades son necesarias para definir en momentos claves. Y así lo han hecho.

Me queda el mal sabor de boca del último partido en SAN MAMES. No por el juego del equipo, que mereció más. Sin duda tuvo oportunidades más claras que el ATHLETIC. Lo que pasa es que a veces la mala suerte y otras el palo, impidieron que el balón entrase más a menudo en la meta de LAFUENTE.

Digo que me queda el mal sabor de boca, porque una victoria hubiera situado, tras las derrotas del REAL MADRID y ZARAGOZA y el empate del BARCA en la segunda plaza. Eso hubiera sido el no va más. Pero no nos lamentemos.

Llevo muchos año en esto del periodismo y sabía que el ATLETIC no iba a regalar nada. Creo incluso que es lo más justo, para preservar la limpieza del deporte, el llamado fair-play. Favorecer a unos significa "jorobar" a otros. El cuadro de LUIS FERNANDEZ, además en la despedida del de TARIFA no iba a escatimar esfuerzos. No lo hizo. Incluso dio alguna patada que otra de más. Precisamente eché en falta en el DEPORTIVO ALAVES alguna patadita para decir "oye, que aquí estoy yo, que me estoy jugando más que tú". Todos tenemos conocimiento de que existen las primas a terceros, pero como no están legalizadas ni existen "papeles" que lo demuestren, pues nadie, o mejor dicho, no mucha gente se moja en estos menesteres. Pero que existen lo sabemos todos. Y en BILBAO dicen que las había. Algo, insisto, normal en estas últimas jornadas. No sabemos ni cuánto, ni cómo, ni quién, pero lo intuímos.

JULEN GUERRERO dijo tras el partido que esto es un negocio donde priman los intereses más que el sentimentalismo. Y es verdad. Lo entiendo y los afectados deben de entenderlo. Una temporada les pasa a unos y otra le pasará a otros. Y no hay que rasgarse las vestiduras. En este mundillo nadie regala nada. Ni a tus hermanos que viven a 60 kilómetros.

Lo que más me fastidió fue ver a un ANTONIO KARMONA desecho tras la derrota. Es el que menos lo merece. Es un vizcaíno que vivió uno de sus días más tristes. Para otro vizcaíno, JULIO SALINAS fue un día especial. Se retiraba del fútbol en el lugar que lo vio nacer, SAN MAMES. Marcó un gol que desgraciadamente no sirvió para mucho. Y un tercer vizcaíno, JORGE AZKOITIA, espléndido final de temporada el suyo, fue el más claro y el más crítico con la afición bilbaína. No merecía el DEPORTIVO ALAVES el desplante, la mofa y el cachondeo que sufrió. Ni el DEPORTIVO ALAVES ni la afición vitoriana que se desplazó a la llamada catedral. Algunos empiezan a llamarla simplemente ermita.

Como escuché después del choque, "ya nos veremos el año que viene" y quien sabe si con las tornas cambiadas.

Desde esta página mi más sincera felicitación al DEPORTIVO ALAVES por la magnífica campaña realizada.



Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal