Así calificaron al Alavés en Gijón
RSS

11/2/2004 - 11:49
Enviada por José Luis del Campo





La derrota cosechada por el Glorioso en Gijón y la pésima imagen ofrecida por los hombres de Pepe Mel no fue pasada por alto en las crónicas que la prensa gijonesa firmó al día siguiente. En todas ellas se refería a la debilidad del equipo alavés y a la distancia que le ha colocado ya el Sporting al teóricamente rival a batir y “gallito” de la categoría.

Estas son algunas de las opiniones reflejadas en la prensa gijonesa:

Mario Braña de La Nueva España califica en el titular al Alavés de “decepcionante y equipo arrollado por el Sporting de principio a fin”.
Ya en la crónica del partido tilda a la plantilla albiazul como “la más luminosa de la categoría”, a la vez que cataloga la actuación de Pepe Mel: “empezó a perder el partido desde la pizarra, con un planteamiento miedoso, impropio de un equipo con aspiraciones. El Sporting pasó por encima del Alavés al principio y al final del partido”.

Sigue ahondando la actuación de Pepe Mel y el Alavés con párrafos como: “El Alavés dio la impresión de no saber a qué jugaba. Mel, su entrenador, tiene buena parte de culpa, por mucho que la Copa le sirva de excusa. En sus inicios, con equipos de poca monta, Mel era un entrenador intrépido, que llenaba el campo de delanteros. Ahora que nada en la abundancia, no se le ocurre otra cosa que salir a especular en un campo donde necesitaba los tres puntos”.
“Mel se plantó en el Molinón con nueve jugadores de características defensivas, acompañados por De Lucas y Navarro, dos jugadores desequilibrantes pero no tanto”
.....Mel dejó en el banquillo nada más y nada menos que a Pablo, Edu Alonso, Turiel, Iván Alonso y Vucko. Toda una invitación para que cualquier rival se te lance a la yugular” (....) “Dejó en manos de Nacho el centro del campo, un chaval de Oviedo que pronto se vio superado por los acontecimientos y la linea de cinco defensas pronto comenzó a crujir ante la crecida rojiblanca”.

Otro rotativo como La Nueva España y su cronista Mario Bango, escribió:
“El recién descendido Alavés, que conserva gran parte de la plantilla que lo convirtió no hace mucho en una de las revelaciones de Primera y en Europa, no pasó de ser un equipo timorato al principio y roto por la imprudencia de su técnico, después”.
“Da la impresión que Mel planteó el partido con la idea de no encajar ningún tanto y esperar la sorpresa. Por eso jugó con cinco defensas, lo que da idea de sus temores”.



Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal